El Gobierno renuncia a exigir a los pensionistas ajustes en su paga cuando los precios bajen

El Ministerio de Seguridad Social no hará encajes posteriores si la inflación entra en terreno negativo

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en el Congreso.
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en el Congreso.EFE

El Gobierno ha decidido renunciar a compensar la revalorización de las pensiones en el caso de caídas de los precios. A este acuerdo han llegado el Ministerio de Seguridad Social, los sindicatos UGT y CC OO y las patronales CEOE y Cepyme en el encuentro de la mesa de diálogo social sobre pensiones celebrado este lunes. La idea del Ejecutivo era tener en cuenta la inflación de los años pasados y no la prevista, y absorber el alza del poder adquisitivo en los ejercicios posteriores si el índice de precios al consumo (IPC) entraba en terreno negativo. Pero ahora da marcha atrás en aras del acuerdo en el diálogo social.

El Gobierno tiene el objetivo de tener lista para este año la primera fase de la reforma de las pensiones, que incluye volver a la revalorización con el IPC y encontrar un mecanismo para retrasar la edad real de jubilación y acercarla a la legal. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ya había explicado la semana pasada su planteamiento sobre la revalorización de las pensiones con el IPC: compensar los años de inflación negativa a lo largo de los tres siguientes ejercicios de evolución positiva de los precios.

Más información
Escrivá plantea pagar hasta 12.000 euros por cada año que se retrase la jubilación

“Hoy el Gobierno ha atendido una de las demandas sindicales en la mesa de diálogo social sobre pensiones”, ha dicho Carlos Bravo, secretario de Protección Social y Políticas Públicas de CC OO. “La garantía de revalorización del poder adquisitivo de las pensiones cada año con el IPC venía acompañada de una propuesta para que los años en los que el IPC fuera negativo, y por tanto hubiera una ganancia pequeña de poder adquisitivo, se devolviera en los años siguientes. La oposición sindical ha sido muy firme en esta materia y el Gobierno finalmente ha renunciado a ese planteamiento, y por tanto no se produciría esa compensación en años sucesivos”, ha explicado tras el encuentro.

CC OO ha señalado tras la reunión que este punto ha supuesto un avance en las negociaciones, que seguirán adelante. La siguiente reunión está prevista para el próximo lunes. “Era un cambio imprescindible para avanzar en el proceso de negociación en materia de Seguridad Social, pero aún limitado. Es preciso resolver bastantes materias más que todavía no permiten hablar de un acuerdo, tanto en la forma de acceso a la jubilación anticipada como en el factor de sostenibilidad y la derogación completa por tanto de la reforma del año 2013, entre otras”, ha añadido Bravo. Fuentes de UGT han declarado que ha habido “ligeros avances sin concretar”.

La reforma de las pensiones es uno de los grandes cambios incluidos en el plan de recuperación que el Gobierno tiene que presentar a Bruselas para tener acceso a los fondos europeos. El borrador del plan difundido la semana pasada por el Ejecutivo incorpora la actualización de las pensiones con el IPC, el acercamiento entre la edad real y legal de jubilación, la “adecuación” del periodo de cómputo para la pensión en las nuevas carreras profesionales o la “adecuación” de la base máxima de cotización.

Sobre la firma

L. D. F.

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS