Sánchez confía en una rápida aprobación del acuerdo UE-Mercosur

La secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, reclama “grandes consensos” para que la región salga de la crisis y su predecesor, Enrique V. Iglesias, llama a los políticos a “reaccionar” y buscar puntos de acuerdo

La presidenta de Ceapi, Núria Vilanova; Rebeca Grynspan; Mauricio Claver-Carone; Enrique V. Iglesias, y el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, este lunes en Madrid.
La presidenta de Ceapi, Núria Vilanova; Rebeca Grynspan; Mauricio Claver-Carone; Enrique V. Iglesias, y el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, este lunes en Madrid.Mariscal (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado convencido este lunes de que el acuerdo comercial entre la UE y Mercosur (el bloque formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), cuya negociación se cerró en 2019 tras un proceso de más de dos décadas, estará aprobado “más pronto que tarde”. El jefe del Ejecutivo español ha aprovechado su presencia en la apertura del IV Congreso Iberoamericano Ceapi para urgir a Europa a “mirar hacia América Latina de manera prioritaria” y para anunciar que emprenderá a partir del 8 de junio una gira por la región que le llevará a Argentina y Costa Rica. “Iberoamérica es muy importante para nosotros. Somos conscientes del papel que jugamos, como primer inversor europeo y segundo de todo el mundo tras Estados Unidos”, ha subrayado.

Sánchez ha reconocido que la crisis del coronavirus se está saldando con un “repliegue” de las inversiones españolas en el área, pero ante una audiencia repleta de empresarios Sánchez les ha animado a seguir mirando al bloque: “Les digo que sigan invirtiendo en la región: es una apuesta segura. Aún más después del covid, América Latina es determinante para España”.

En clave más general, el presidente español ha defendido una “recuperación justa, que impulse un nuevo contrato social y un modelo económico más inclusivo”. En pleno debate sobre la subida de impuestos en todo el mundo, a raíz del alza recientemente anunciado en EE UU por la Administración Biden, el presidente del Gobierno ha remarcado que “sin justicia fiscal no hay justicia social” y que los impuestos “justos y progresivos” son “fundamentales para mantener los servicios públicos”.

Más información
Cosecha de soja en Santa Cruz do Rio Pardo (Brasil), en una imagen del pasado 7 de marzo.
La nueva edad de oro del cobre y la soja da oxígeno a América del Sur
El dilema de Latinoamérica: subir impuestos o el abismo de la deuda
El sector informal supone la tercera parte del PIB y el 70% del empleo en los países emergentes

Acuerdos políticos en la era poscovid

En plena recuperación económica tras el mazazo de la covid-19, que ha desatado la mayor recesión desde que hay registros en América Latina, la región afronta ahora un intensísimo calendario electoral. Tras los comicios constituyentes de este domingo en Chile, en los dos próximos años varios países de la región —Perú, México, Brasil, Argentina, Honduras, Nicaragua...— vivirán una sucesión de citas con las urnas, entre elecciones presidenciales, legislativas o de mitad de mandato. En este contexto de “superciclo electoral”, en palabras de la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, varios líderes de la región han llamado este lunes a la consecución de “grandes acuerdos políticos” para salir del abismo económico.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

“En las grandes guerras, y esta es una especie de guerra, los partidos políticos —y todo el mundo— se ponen de acuerdo para hacerle frente”, ha remarcado el ex secretario ejecutivo de la Cepal, expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y predecesor de Grynspan al frente de la secretaría general Iberoamericana, Enrique V. Iglesias. “Los sectores políticos tienen que reaccionar y entender que no se puede perder el tiempo en discusiones que no sirven para nada y que hay que buscar las alianzas. De no ser así, vamos a ser arrastrados por las políticas que fijan otros y no podremos evitar enormes costes sociales”.

Iglesias se ha referido a la necesidad de lograr “grandes pactos” como el “desafío más grande hoy” en Latinoamérica: lograr “sistemas políticos maduros, que representen a la sociedad y que sean capaces de acordar medidas que interesan a todos”. “¿Cómo no creer en América Latina, que es el mayor reservorio del mundo de alimentos y de recursos energéticos y minerales?”, se ha preguntado retóricamente. “Pero, para que además de creer podamos crear, los políticos tienen que poner los grandes intereses de una América Latina unida y que salga al encuentro del futuro por encima de las rivalidades de todos los días”.

Frenar la polarización y los populismos

“La pregunta es si vamos a aprovechar este superciclo electoral para lograr consensos amplios: espero que no sirva para polarizar más a la población y para permitir más populismos en la región, sino para que pueda haber nuevos pactos y consensos”, ha completado Grynspan. “Necesitamos liderazgos a la altura de las circunstancias, también en la sociedad civil y las empresas, para ver no solo el corto plazo sino también el largo”.

La secretaria general Iberoamericana también ha pedido afianzar y ampliar las “alianzas público-privadas” en el subcontinente para aprovechar las “grandes oportunidades”, entre ellas la mayor cohorte de jóvenes de la historia de América Latina. El crecimiento económico pospandemia de Estados Unidos y de China —especialmente por el tirón que está suponiendo sobre el precio de las materias primas—, ha dicho, va a ser “muy importante” para la región. “Pero de nosotros mismos depende aprovecharlo”, ha añadido.

La recapitalización del BID, pendiente

América Latina está en un auténtico punto de quiebre. El primer reto a corto plazo es la vacunación, que marcha a un ritmo notablemente más lento que en los países ricos. El segundo, conseguir la financiación necesaria para suturar heridas y relanzar el crecimiento. “América Latina”, afirma Grynspan, “no saldrá sola de esta crisis: necesitamos más liquidez y fortalecer los bancos de desarrollo”. El reciente anuncio de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) emitirá nuevos derechos especiales de giro para ayudar a los países de renta media y baja es “muy importante”, pero en una región en la que —como recuerda el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, 20 millones de personas han perdido su empleo en el sector formal, 30 millones han pasado a engrosar las filas de la pobreza y 50 millones han salido o están a punto de salir de la clase media, hace falta más.

El BID, de largo el mayor banco de desarrollo del bloque, es uno de los grandes asuntos pendientes a corto plazo. “Es una prioridad”, ha reconocido Claver-Carone en su estreno en una misión internacional desde que asumió el cargo. “Es la primera vez que el Congreso de los EE UU aprueba una línea de 80.000 millones, y en septiembre y octubre vamos a presentar este plan a los gobernadores. Pero hasta entonces, y como sé que hay escepticismo del empresariado español a la hora de invertir en la región, les ofrecemos ir [de la mano] con nosotros”. En cada crisis, ha enfatizado el jefe del BID, “hay oportunidades y tenemos que enfocarnos en ellas: el capital humano de la región es el mejor del mundo; somos la región más talentosa, y lo importante ahora es sobrepasar los retos estructurales y darles oportunidades para que puedan tener éxito”.

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS