Bruselas abraza la propuesta de Biden y ve cerca un acuerdo global para que las multinacionales tributen más

“Esta es la mejor oportunidad para una reforma de la fiscalidad mundial”, dice el vicecanciller alemán

El ministro portugués de Finanzas, Joao Leao, da la bienvenida a la vicepresidenta Nadia Calviño a la reunión del Eurogrupo en Lisboa, este viernes.
El ministro portugués de Finanzas, Joao Leao, da la bienvenida a la vicepresidenta Nadia Calviño a la reunión del Eurogrupo en Lisboa, este viernes.MARIO CRUZ (AFP)

El empujón que ansiaba Bruselas para un impuesto mínimo de Sociedades ha llegado de nuevo desde el otro lado del Atlántico. París y Berlín creen que la propuesta lanzada en las últimas horas por Washington de fijar un impuesto mínimo de Sociedades de “al menos el 15%” a escala global abre las puertas a un acuerdo en la reunión de ministros de finanzas del G-20 el próximo mes de julio. “Esta es la mejor oportunidad y el mejor momento para una reforma de la fiscalidad mundial”, afirmó el vicecanciller alemán, Olaf Scholz. Bruselas confía en que ese pacto catapulte por fin el proyecto de un impuesto de Sociedades armonizado en la UE.

Más información

La Administración de Biden sigue con paso firme en su intención de alcanzar un acuerdo para fijar un impuesto mínimo que grave la actividad de las grandes corporaciones. El pacto es vital para Washington, que quiere asegurarse de que hay igualdad de condiciones en el tablero empresarial mundial para poder subir el impuesto de Sociedades a sus empresas del 21% al 28%. En la última ronda de negociaciones, Estados Unidos ha ofrecido un gravamen mínimo inferior de “al menos el 15%” para vencer las reticencias de las jurisdicciones con una baja fiscalidad.

La propuesta norteamericana generó un inusitado optimismo entre varios ministros de Finanzas de la UE, que este viernes celebraron una reunión informal en Lisboa. Alemania, que coordina esos trabajos en el marco de la OCDE, se mostró especialmente efusiva y apuntó que “parece muy probable” que se llegue a un acuerdo en la reunión de Venecia del G-20 de julio. “La propuesta de empezar a debatir a partir de un 15% es un gran avance. Estoy muy contento de que ahora tengamos la oportunidad de alcanzar este verano un acuerdo en el que llevamos trabajando desde hace tiempo”, sostuvo Scholz.

Su homólogo francés, Bruno Le Maire, consideró que la pretensión norteamericana, en caso de fructificar, constituiría un buen acuerdo. Sin embargo, insistió en que la “cuestión clave” es llegar a un compromiso “lo antes posible” en los dos pilares en los que trabaja la OCDE, que supondrían una auténtica revolución en la fiscalidad internacional. El primero de esos bloques busca que las corporaciones tributen allí donde hacen negocios y no donde está la sede, mientras que el segundo trata de establecer un tipo mínimo impositivo para las grandes corporaciones. “Llevamos trabajando más de cuatro años. Francia no ahorrará en esfuerzos para allanar el camino a un acuerdo”, agregó Le Maire.

Bruselas ve en ese pacto una ventana que le abre la posibilidad de que se armonice el impuesto de Sociedades en la UE tras dos décadas de intentos fallidos. La Comisión Europea lanzó esta semana una propuesta para relanzar ese proyecto aprovechando los nuevos aires que soplan en Washington aplicando casi de inmediato los acuerdos que se alcancen mediante dos directivas. La vicepresidenta segunda de España, Nadia Calviño, respaldó esa iniciativa por la “necesidad de avanzar hacia una armonización fiscal en Europa para tener un sistema más justo y sostenible”. “El cambio en la Administración estadounidense es una buena noticia para que podamos avanzar, y seguiremos trabajando para que haya un acuerdo en la OCDE lo antes posible”, añadió Calviño.

También Bruselas piensa emplearse a fondo en las próximas semanas para arrancar un pacto entre los ministros del G-20 que luego pueda extenderse al conjunto de los 137 países que están negociando las bases de ese nuevo sistema fiscal en el marco de la OCDE. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, quiso ser prudente y recordó que todavía no hay nada amarrado. Aun así, valoró que la propuesta de Estados Unidos “allane el camino” para alcanzarlo. “Estamos muy cerca”, admitió.

Luxemburgo y Países Bajos se manifiestan a favor

Según los cálculos de la OCDE, si se materializan esos planes, un volumen de impuestos que asciende a 100.000 millones de dólares (82.000 millones de euros) podría movilizarse de unas jurisdicciones a otras, lo cual indica el tremendo golpe que supondría para los paraísos fiscales y los Estados de baja tributación. En la UE, Irlanda, Luxemburgo y los países nórdicos han sido los más reticentes a un gravamen mínimo. El tipo impositivo de Dublín, del 12,5%, sigue siendo visto con recelos por muchos de sus socios, que creen que está diezmando la recaudación de sus fiscos. Prueba de ello es que el Fondo Monetario Internacional estima que esa revolución que persigue Biden puede reducir incluso hasta la mitad los ingresos fiscales irlandeses por ese tributo.

Sin embargo, Berlín no quiere dejar pasar este momento para poder aumentar su recaudación fiscal ante las necesidades que impone la pandemia. “Si esto sigue como hasta ahora, en el futuro no seremos capaces de financiar bienes comunes, como educación, universidades o investigación”, zanjó Scholz.

La Comisión ha tenido que ir abordando la planificación fiscal agresiva de esos países a través de la política de competencia. Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la UE ha tumbado varias de sus decisiones de declarar ayudas de Estado ilegales a algunos regímenes aplicados a empresas como Amazon o Apple. La Comisión ha condicionado ahora la recepción de ayudas europeas a algunos de esos países (Irlanda, Chipre o Luxemburgo) a acabar con esos regímenes, pero en Bruselas hay dudas de que estos accedan. “Alguno es capaz de no pedir los fondos antes de cambiar su sistema fiscal”, advierten fuentes comunitarias.

Irlanda o Luxemburgo sostienen que un acuerdo sobre la tasa Google o la imposición mínima solo tiene sentido a escala global. Algunos socios incluso habían argumentado que se podía abrir una guerra comercial con Estados Unidos. Biden, sin embargo, les ha dejado sin razones. Máxime cuando para ganarse su favor ha rebajado el umbral del impuesto del 21% que barajaba hasta el 15%. “Estamos a favor de fijar un impuesto mínimo para tener igualdad de condiciones”, sostuvo el ministro de Finanzas de Luxemburgo, Pierre Gramegna. “Las discusiones están abiertas”, agregó.

También Países Bajos consideró que la “competencia fiscal está convirtiéndose en cosa del pasado”, en palabras del viceministro de Finanzas holandés, Hans Vijlbrief. “Cuando los americanos inician una propuesta así y cuentan con el respaldo de grandes países como Alemania y Francia, sería sorprendente que no se alcanzara un acuerdo”, afirmó en una entrevista a Bloomberg.

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción