La filial de Peugeot en España deja atrás las pérdidas al ganar 8,9 millones

La compañía que opera las fábricas de Vigo y Madrid mejora sus ventas un 22% en pleno año de pandemia

Un operario trabaja en la planta de Stellantis en Vigo.
Un operario trabaja en la planta de Stellantis en Vigo.

Peugeot Citroën Automóviles España, la sociedad mediante la cual el grupo Stellantis (fruto de la fusión de Fiat-Chrysler y Peugeot-Citroën) explota las fábricas de vehículos de Vigo y Madrid, logró el pasado año regresar a los beneficios tras dejar atrás las ampliaciones de capital en su filial argentina de 2018 y 2019 por un importe total de 381,7 millones de euros. Según consta en las cuentas de resultados depositadas en el registro mercantil, la compañía ganó 8,9 millones de euros, frente a las pérdidas de 156,2 millones de un año antes. La cifra de negocios de la sociedad alcanzó los 6.444,2 millones de euros, un 22% más.

Pese a la mejora, los auditores subrayan en el informe de gestión que la firma cuenta con un fondo de maniobra negativo de 263 millones de euros, lo que muestra incapacidad para pagar las deudas a corto plazo con su activo corriente. En todo caso, se considera que los resultados del pasado ejercicio permitieron recomponer el equilibrio patrimonial y, además, en la memoria se menciona la existencia de una carta de Groupe PSA (accionista mayoritario de la compañía española hasta su fusión con FCA para crear Stellantis) que garantizaba los recursos requeridos por la sociedad para mantener su viabilidad.

La filial argentina acumula un deterioro de valor por importe de 781,4 millones de euros y el año pasado, que continuó en pérdidas, se hizo una provisión por un importe de 31,4 millones de euros. Ese impacto se explica por los resultados negativos de la compañía sudamericana, la hiperinflación existente en Argentina y la depreciación del peso frente al euro.

Más información
Stellantis, una fusión "escudo" para el empleo
Peugeot y Fiat dan el visto bueno al nacimiento de Stellantis
La falta de chips obliga a cerrar la planta de Seat

La mejora de los principales datos de negocio de la compañía en pleno año de pandemia se explica porque Peugeot Citroën Automóviles España no se encarga de la comercialización final de los vehículos que ensambla en sus dos factorías. Casi el conjunto de su producción (el 99,6%) lo absorbe PSA, que también es el encargado de negociar los contratos de compra de materia prima. Ese hecho es el que evitó que las ventas se vieran afectadas por los cierres llevados a cabo durante algunos meses en 2020 para contener los contagios de covid-19. Pero ese parón sí se nota en el resultado de explotación de la compañía, recortado un 33% en un año, hasta los 62 millones de euros. Las cuentas anuales no hacen referencia a una posible previsión para el ejercicio 2021 por la incertidumbre generada por la covid y tampoco menciona el impacto de la escasez de semiconductores, que está afectando a toda la industria.

En total, la filial española fabricó 526.568 vehículos en 2020, un 14,5% más. El centro de Vigo produjo 498.639 unidades, un aumento del 22,7%, sobre todo por el tirón del nuevo Peugeot 2008, modelo del que se ensamblaron 195.453 unidades, ocho veces más que un año antes. La planta de Villaverde de Madrid, por su parte, produjo 27.929 vehículos, una caída de producción del 47%. La sociedad no se encarga de la planta de Figueruelas (Zaragoza) que absorbió PSA cuando adquirió el grupo Opel/Vauxhall.

Las cuentas de la compañía atestiguan que la planta de Vigo tuvo que aplazar a causa de la pandemia la celebración del vehículo 14 millones. En septiembre, el centro marcó un récord histórico mensual de producción, al acabar con 59.900 unidades ensambladas. Fue el mes anterior a que el centro lograra otro hito: poner en marcha el cuarto turno de actividad en una de sus líneas, lo que supuso incluir 600 personas más a la plantilla.

En el capítulo de provisiones, Peugeot Citroën Automóviles España contabiliza 345 millones de euros. La mayor parte, 318,9 millones, se explican por actuaciones de inspección fiscal por el impuesto de Sociedades entre 2011 y 2018. Además, se han provisionado 27 millones por una inspección vinculada a las ayudas de la Seguridad Social en un expediente de regulación de empleo de 2020. La compañía asegura que recurrirá a los tribunales el acta administrativa.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS