Se dispara la apertura de cuentas de peruanos en bancos de EE UU ante la incertidumbre política

La moneda de Perú se ha depreciado un 8% desde el triunfo de Pedro Castillo en la primera ronda electoral el 11 de abril, reflejo de una salida de capital tanto de extranjeros como de nacionales del país suramericano

Una manifestante en contra de la elección de Pedro Castillo sostiene una pancarta, el pasado 14 de julio.
Una manifestante en contra de la elección de Pedro Castillo sostiene una pancarta, el pasado 14 de julio.GIAN MASKO (AFP)

Los bancos en Miami no dan abasto. A diario reciben llamadas y visitas de peruanos que buscan abrir una cuenta en Estados Unidos para proteger su dinero de lo que pudiera traer un cambio de Gobierno en su país. La victoria electoral de Pedro Castillo, candidato de izquierda a la presidencia, ha generado tal miedo, que muchos ciudadanos están buscando la manera de sacar su dinero de los bancos locales.

A Diego Alva, ingeniero industrial de 24 años, lo recibieron en una sucursal de Bank of America con una hoja que advertía, desde el título, que se requería comprobante de domicilio en ese país para abrir una cuenta. “Ni siquiera me dejaron conversar con un asesor”, contó el limeño en un video de YouTube a sus miles de seguidores el mes pasado. Al final, Alva logró abrir su cuenta en otro banco en Miami, en donde pondrá parte de sus ahorros en dólares.

MÁS INFORMACIÓN

El video, titulado “Cómo abrir una cuenta bancaria en USA siendo peruano”, acumula más de 78.000 visualizaciones y, hasta la fecha, siguen subiendo. Es, por mucho, el contenido más exitoso que Alva y su compañero, Juan Diego Cuya, han publicado en su canal Bolsillos Llenos, un blog de finanzas personales que iniciaron a partir de la pandemia. En las semanas después de la elección del 6 de junio, y a partir de peticiones de sus seguidores, el enfoque del blog se centró en los riesgos del país a partir de la política.

“Nos agarró por sorpresa que pudiera volar tanto”, cuenta Cuya, analista de datos de 27 años, al teléfono desde Lima, “no contábamos con que fuera un video tan, tan llamativo y eso reafirma esta incertidumbre de los peruanos que están viendo opciones para proteger su dinero, es un reflejo de lo que se está viviendo”. Este es el tema de conversación entre amigos y familiares, todo el tiempo, en Perú, coinciden Cuya y Alva. Si no se habla de cómo sacar su dinero del país, se habla de quiénes están buscando hacerlo.

Estamos frente a un país que ha sufrido fuertemente la crisis de la covid-19, dice Diego Pereira, economista para Perú y el Cono Sur de JPMorgan. El producto interno bruto (PIB) cayó 11% en 2020 y este año, “a pesar de la alta y persistente incertidumbre política, los impulsos monetarios y fiscales junto a los términos de intercambio empujaran el crecimiento hacia niveles cercanos al 10,8%”, opina el especialista. “Las proyecciones 2022 dependen fuertemente del mensaje inicial de la administración entrante, con escenarios políticos asociados a una asamblea constituyente probablemente afectando de manera relevante la inversión privada”, precisó Pereira.

Se deprecia el sol peruano

El Banco Central de Reserva del Perú no ha reportado los datos de reservas y depósitos en banca para las semanas después de la elección, pero la evidencia de que ha habido ya una importante fuga de capitales del país sudamericano está en el tipo de cambio. El sol peruano ha perdido el 8% de su valor contra el dólar estadounidense desde el 11 de abril, fecha de la primera ronda electoral, a pesar de que el Banco Central ha intervenido agresivamente para defender la moneda. El banco de inversión JPMorgan estima que se han gastado 11.000 millones de dólares, un 5,4% del PIB, en instrumentos financieros para evitar el desplome del sol.

Una fuente especializada, que desea permanecer anónima, estima que tanto extranjeros como ciudadanos peruanos han sacado el equivalente al 6% del PIB, es decir, unos 14.000 millones de dólares del país - dato que no se podrá confirmar hasta que el Banco Central publique la cifra oficial. Es posible, sin embargo, que la aversión al riesgo sea más fuerte dentro del país que fuera.

“Nuestra perspectiva del sol es constructiva”, dice Carlos Pedroso, analista en Banco MUFG Brasil. “Los buenos fundamentos macroeconómicos y la recuperación global que sustenta el alto precio del cobre tienden a apreciar la moneda”, apunta. El cobre es una de las principales fuentes de ingresos en Perú. “Esperamos que este movimiento se lleve a cabo una vez que Castillo asuma el cargo”, agrega Pedrosos, ”por supuesto, el escenario político en el Perú aún está lejos de la normalidad, lo que limita esta apreciación”.

Inestabilidad política

Castillo ganó en las urnas por poco más de 44.000 votos, testamento de la división tan marcada que dejaron los comicios. Candidato de un partido que se declara marxista-leninista, el maestro de una escuela rural de Perú propuso en campaña redactar una nueva Constitución mediante una Asamblea Constituyente, como lo hizo Chile, aumentar el presupuesto para la educación, la agricultura y conservar el medio ambiente. Se dijo un opositor al “neoliberalismo” y prometió cambiar la economía a una “social de mercado” y “popular con mercados”. El Estado, dijo, tomará un rol mucho más central en la economía como interventor, por lo que buscará renegociar las utilidades que reparten las empresas trasnacionales, especialmente las mineras.

Su contrincante, Keiko Fujimori, denunció falsamente que hubo fraude en las elecciones y, junto con sus seguidores, impuso 270 peticiones para anular el voto. El jueves, la máxima instancia del tribunal electoral denegó las peticiones, lo cual calmó un poco a los mercados. Sin embargo, desde que se anunciaron los resultados de la elección del 6 de junio, Castillo ha intentado calmar no solo a las élites con poder económico, sino a los peruanos que ven con incertidumbre el cambio que viene.

Castillo nombró a Pedro Francke, economista y profesor universitario con buena reputación entre banqueros y empresarios del país, como su asesor principal y para calmar las preocupaciones y separarse de la idea de que sus propuestas son “comunistas”. También anunció que Julio Velarde, presidente del directorio del Banco Central, seguirá a la cabeza de la institución para garantizar su independencia y continuidad.

“No somos chavistas, no somos comunistas, no le vamos a quitar sus propiedades a nadie, es totalmente falso lo que se ha dicho, eso está sellado: somos democráticos, respetamos la gobernabilidad y la institucionalidad peruana”, dijo Castillo en un evento masivo el 27 de junio. Pero Castillo no ha cortado vínculos con el partido y con figuras consideradas como de extrema izquierda. Esto ha generado mucha confusión en cuanto al rumbo que tomará el país, lo cual intensifica el miedo y la incertidumbre en cuando a la economía y el patrimonio de los peruanos.

“Si tú le preguntas ahora mismo a alguien, ¿qué esperas del Gobierno de Castillo? van a tener respuestas muy distintas”, dice Cuyo, “unos te dirán que será radical y que va a empeorar la economía, otros te dirán que esperan que se va a moderar. Pero realmente no hay hechos contundentes para decir quién está en lo correcto, cualquier visión es válida en esta nebulosa”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción