El precio mayorista de la luz vuelve a acercarse a los 100 euros y se encamina a marcar el mes más caro de la historia

La OCU asegura que la media mensual superará los 93 euros por megavario-hora y que la factura media de los hogares será de 72,50 euros

Varios operarios trabajan en un tendido eléctrico a las afueras de Sevilla, el pasado 1 de julio.
Varios operarios trabajan en un tendido eléctrico a las afueras de Sevilla, el pasado 1 de julio.PACO PUENTES (EL PAÍS)

El precio mayorista de la electricidad para mañana se acerca de nuevo a los 100 euros por megavatio-hora (MWh). La subasta del operador ibérico para este jueves ha arrojado un resultado de 98,83 euros MWh. El máximo previsto para la jornada será de 107,25 euros a las 22.00, y el mínimo de 87 MWh a las 16.00. De esta forma, el precio mensual se encamina hacia la media más alta de la historia. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de que el importe medio diario no ha bajado en ningún momento de julio de los 74 euros (el más alto lo alcanzó el día 21 con 106,57 euros) y señala que el mes cerrará con un precio medio de 93,2 euros MWh. Este incremento supone pagar por la energía un 12% más que el mes pasado, cuya media fue de 82,93 euros, y casi triplica el precio de julio de 2020, que fue de 34,64 euros.

Más información
Dos cigüeñas permanecen en el nido de la torre de un tendido eléctrico.
La tormenta perfecta de la energía golpea el bolsillo de los consumidores

El precio de la energía supone en torno al 24% del recibo de la luz. A ello hay que sumar en torno al 55% de los peajes (coste de las redes de transporte y distribución) y cargos (costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa) y los impuestos. La OCU sostiene que el fuerte aumento de la energía elevará la factura media de los hogares con tarifa PVPC (la tarifa regulada, por las siglas de precio voluntario para el pequeño consumidor) hasta los 72,50 euros al mes, partiendo del supuesto de un hogar con 4.6 kW de potencia contratada y un consumo mensual de 292 kWh. Ese importe supone un encarecimiento del 5,4% respecto a junio (68,80 euros) y un 17% respecto a julio de 2020 (55,70 euros). Sin la reducción del IVA del 21% a 10%, que de forma transitoria se aplica hasta final de año, la factura se hubiera elevado hasta los 79,80 euros.

A juicio de la asociación de defensa de los consumidores, el incremento de los precios en el suministro eléctrico está llevando a acumular de enero a julio una factura de 470 euros frente a los 381,28 euros que un hogar medio acumulaba en el mismo periodo del pasado año. Es decir, en los siete primero meses del año el desembolso ha aumentado en 89 euros, un 23% más.

Impacto en los hogares

El impacto es directo para los hogares que tienen contratada la tarifa regulada (10,5 millones), pero también para las del mercado libre que están indexadas al precio mayorista del resto de hogares (17 millones). Muchas de estas ofertas, pese a que se ofrecen con precio fijo, contemplan la posibilidad de actualizar precios cuando la empresa lo estime oportuno con el preaviso obligatorio. Es decir, el consumidor no tiene garantizado que va a pagar menos por mucho que ahora las eléctricas ofrezcan el cambio de la tarifa regulada a la libre aprovechando la confusión que se produce con la subida de precios. La OCU critica que algunas compañías aprovechan los elevados precios en el mercado mayorista para plantear como solución la eliminación de la tarifa PVPC, al que a juicio de la organización “de ningún modo va a influir en rebajar esos precios mayoristas”.

Por todo ello, OCU pide una vez más al Gobierno y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que aceleren la toma de medidas eficaces que reduzcan el precio de la electricidad para aliviar la situación de los hogares, especialmente los más vulnerables. Entre las medidas que pide, destaca la reducción permanente del IVA y la reforma del sistema de fijación del precio de la electricidad.

El desencadenante de estos elevados precios radica en el precio del gas en el mercado internacional (sigue marcando precios por encima de los 36 euros) y los derechos de emisión de dióxido de carbono (por encima de los 50 euros durante todo el mes), que afectan a todos los países europeos. La OCU, no obstante, denuncia que “el responsable último es el sistema oportunista de fijación de precios que facilita que tecnologías como la hidráulica que generan electricidad con bajos costes, aprovechen de forma sistemática los elevados costes de sus competidores para fijar precios desproporcionadamente altos”.



Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS