El precio de la luz marca récord por cuarto día consecutivo y desata una bronca política

La electricidad en el mercado mayorista alcanzará este jueves el máximo histórico de 115,83 euros el megavatio-hora

El País Agencias
Madrid -
Un hombre camina junto a las torres eléctricas de una subestación eléctrica de Madrid, este miércoles.
Un hombre camina junto a las torres eléctricas de una subestación eléctrica de Madrid, este miércoles.Paul White (AP)

El precio diario de la electricidad en el mercado mayorista marcará este jueves su cuarto récord consecutivo: alcanzará los 115,83 euros el megavatio-hora (MWh), la cota más alta jamás registrada. Esta escalada, que ya dejó julio como el mes más caro de la historia, se ha trasladado al terreno político y ha desatado una bronca entre Gobierno y oposición. Mientras que el Partido Popular ha acusado al Ejecutivo de no tener ningún plan para frenar la espiral alcista y ha solicitado una comparecencia de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, el Gobierno ha responsabilizado a los anteriores presidentes del PP de los precios desorbitados que se están viendo en estas últimas semanas.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, señaló el martes directamente a los ejecutivos de José María Aznar y Mariano Rajoy, a los que acusó de haberse cargado ”el impulso de las energías alternativas” y de ser los responsables de “lo que está pasando hoy”, según declaraciones recogidas por Europa Press. “Si la apuesta que en su día hizo el Gobierno de Zapatero se hubiera continuado con el Gobierno del señor Rajoy, hoy por hoy no se estaría asistiendo a este precio desorbitado de la energía porque ya se habría tenido capacidad de generar energía renovable, almacenarla y distribuirla como está trabajando en este momento el Gobierno”, añadió.

Más información
La ola de calor augura para esta semana nuevos récords en el precio de la luz

El presidente del PP, Pablo Casado, ha prometido este miércoles que cuando llegue al Gobierno hará una ley para que los consumidores paguen solo por la energía consumida ―que actualmente solo supone un tercio del precio final del recibo― y ha cargado contra el presidente Pedro Sánchez por no aceptar esta propuesta en un momento en el que “el precio de la luz es el triple que hace un año”.

También el secretario general y el vicesecretario general del PP, Teodoro García Egea y Pablo Montesinos, han criticado al Gobierno por este asunto. Montesinos ha pedido que Sánchez dé “la cara” y ponga fin a la “escandalosa” subida del precio de la luz. “Debe dar la cara ante todos los españoles, comparecer públicamente y plantear un plan de choque contra la escandalosa subida de la luz. Es su obligación”, ha reclamado en Antena 3. “Y si no sabe o no quiere responder a esta crisis, lo que tiene que hacer es convocar elecciones anticipadas ya y dar paso a quien sí tiene un plan de choque contra la subida de la luz. La respuesta del Gobierno no puede ser insultar al PP y echar la culpa a Europa”, ha añadido.

Precios en máximos

La ola de calor de los últimos días ha incrementado la demanda y está presionando al alza unos precios ya de por sí disparados en todos los países europeos. Los principales responsables de este encarecimiento son el gas, que está cotizando por las nubes en los mercados internacionales, y los derechos de emisión de CO₂, en máximos desde mayo. Y los mercados de futuros apuntan a que la situación seguirá tensionada hasta por lo menos la primavera del año que viene.

Esta espiral alcista afecta directamente a los consumidores que tienen contratada la tarifa regulada o PVPC (precio voluntario para el pequeño consumidor), que está indexada al mercado mayorista ―el consumo de energía supone solo cerca de un tercio del precio final de la factura―, pero también determina las ofertas que las comercializadoras del mercado libre proponen a sus clientes.

El Ejecutivo ya adoptó a finales de junio medidas provisionales para aliviar el impacto de la escalada en el bolsillo de los consumidores, con la rebaja del IVA del 21% al 10% durante seis meses y la suspensión durante un trimestre del impuesto a la generación eléctrica, que pagan las compañías, pero que repercuten sobre los clientes. También hay dos medidas estructurales de calado sobre la mesa que, cuando entren en vigor, abaratarán el recibo: limitar la sobrerretribución de las centrales no emisoras de dióxido de carbono y sacar las primas a las renovables de la factura. Mientras tanto, señalan los analistas, habrá que acostumbrarse a estos precios elevados.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS