El IPC avanza en julio un 2,9%, con la energía disparada casi un 21%

Los precios registraron su mayor tasa de crecimiento desde febrero de 2017

Clientes en la terraza de un hotel de Marbella (Málaga), la semana pasada.
Clientes en la terraza de un hotel de Marbella (Málaga), la semana pasada.Garcia-Santos (El Pais)

Los precios avanzaron en julio por quinto mes consecutivo en España. El Índice de Precios de Consumo (IPC) interanual (comparado con julio de 2020) se situó en el 2,9%, la mayor cifra desde febrero de 2017, confirmando las previsiones adelantadas del propio Instituto Nacional de Estadística (INE). El encarecimiento de hoteles y alojamientos fue el componente que más peso tuvo en el avance del indicador, según ha indicado este viernes el INE, aunque en el desglose por grupos aparece la vivienda —donde se computa el gasto de la luz— como el que tiene un importe más elevado con respecto a hace un año. Según los datos de los grupos especiales, los productos energéticos son un 20,7% más caros que 12 meses atrás. Pero también destaca el avance del IPC subyacente, el que no tiene en cuenta el gasto en energía ni en alimentos frescos, que se encareció un 0,6% interanualmente, frente al 0,2% registrado en los meses de mayo y junio.

El buen comportamiento del turismo frente al hundimiento del pasado verano provocó en julio un encarecimiento de los hoteles, cafés y restaurantes del 1,1%, siendo este el grupo que más ha afectado al incremento de la tasa de IPC. También impactó en el índice en aumento de los precios en alimentos y bebidas (un 1,7% más caros que en julio de 2020). En el lado contrario, la vivienda, pese a estar un 9,4% más cara que un año atrás, tuvo una influencia negativa en el indicador porque es el grupo donde se incluye el consumo de la luz y la rebaja del IVA hizo que esta se abaratase respecto a junio, mientras que en 2020 sucedía lo contrario.

La situación excepcional del verano pasado provoca fuertes encarecimientos en muchos sectores por la reactivación económica de los últimos meses. Además de la vivienda, el transporte es un 8,5% más caro que en julio de 2020 y los bienes industriales han subido un 6,7%. Entre los grupos especiales (categorías que el INE desglosa para conocer su evolución específica) destacan los productos energéticos, un 20,7% más caros que 12 meses atrás en un mes en que la luz batió máximos históricos, y los carburantes, que avanzan interanualmente un 17,9% por el incremento global de los precios del crudo.

Por su parte, la evolución mensual del IPC se situó en el -0,8%, siendo julio el primer mes desde febrero que registra un abaratamiento mensual de los precios. De lejos, el grupo que más impactó en esta caída fue la ropa, cuyo precio cayó un 12,4% frente a junio. También se abarató ligeramente la vivienda, un 0,8%, por efecto de la mencionada rebaja del IVA en la factura eléctrica. Los combustibles, sin embargo, continuaron encareciéndose un 2,5% frente a junio.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS