Transición Ecológica investiga el vaciado de embalses en el Tajo y Galicia, además del de Ricobayo

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, dice que hay expedientes informativos en curso en varios pantanos para ver si su desembalse responde a “la situación del mercado eléctrico”

Una parte completamente seca del embalse de Ricobayo (Zamora), la semana pasada.
Una parte completamente seca del embalse de Ricobayo (Zamora), la semana pasada.javier alvarez

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha anunciado este jueves que además de la investigación abierta sobre el vaciado del embalse de Ricobayo por parte de Iberdrola, también están en estudio otros casos. “A lo largo de estas últimas semanas ha habido problemas en varios embalses en distintas demarcaciones como consecuencia de la puesta en marcha de regímenes de producción eléctrica por encima de lo que son habituales en estas fechas y que probablemente traen causa de la situación del mercado eléctrico”, ha señalado Morán tras reunirse en Zamora con alcaldes de los municipios ribereños del Ricobayo. “Hay varias demarcaciones hidrográficas en las cuales se han producido a nuestro entender unos niveles de explotación por encima de lo que sería lo recomendable”, ha añadido.

Más información
La furia de Ricobayo por su embalse enfrenta al Gobierno con Iberdrola
Tendido eléctrico.
El precio de la luz vuelve a rozar máximos este viernes

Morán ha citado en concreto las confederaciones hidrográficas del Miño-Sil (por algunos embalses en Galicia) y del Tajo, además de la del Duero (a la que pertenece el Ricobayo), como aquellas que en los últimos días han abierto expedientes informativos para analizar algunos desembalses. Estos procedimientos, ha explicado, son habituales y en algunos casos “no han sido por explotación hidroeléctrica, sino por otros usos”. “Todos los años en estas fechas suelen producirse situaciones de respuestas inadecuadas frente a la presión que supone la escasez [de agua]”, ha añadido en una comparecencia ante los medios retransmitida a través de internet.

El secretario de Estado ha evitado prejuzgar cuál pueda ser el resultado de los expedientes informativos abiertos y si podrían derivar en expedientes sancionadores. Para ello, ha explicado, tendría que haber un incumplimiento de las condiciones concesionales por parte de las compañías que explotan los embalses. No obstante, sí ha criticado una actuación que “ha superado lo que el sentido común recomienda a la hora de hacer frente a la gestión de un recurso público tan sensible como es el agua”. En la misma línea, ha asegurado que las concesiones deben adaptarse a la nueva realidad que supone el cambio climático y ha anunciado una reunión de municipios afectados y empresas hidroeléctricas para tratar de encontrar soluciones consensuadas en el corto plazo.

La semana pasada, en el contexto de un mercado mayorista de electricidad que marcó cinco máximos históricos consecutivos —este viernes se volverá a rozar el récord—, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, calificó de “escandaloso” el vaciado de embalses como el de Ricobayo y Valdecañas (un pantano del río Tajo a su paso por la provincia de Cáceres), ambos gestionados por Iberdrola, y anunció una investigación. La compañía eléctrica defendió su actuación, recordando que en ocho ocasiones en los últimos 25 años el nivel de aguas ha estado por debajo del actual y asegurando que en ningún momento se ha puesto en peligro el abastecimiento. Una posición en la que ha reiterado este jueves. “Ricobayo no se ha vaciado, sino que está cumpliendo con su función en el momento más necesario: producir energía para el suministro de la demanda y desplazar, junto a otras fuentes de generación eléctrica competitivas, a las tecnologías más caras en la conformación del precio de la electricidad”, ha indicado Iberdrola, que añade que el pantano zamorano “forma parte de los denominados embalses de regulación anual que, en un año típico, se llenan con las lluvias para posteriormente generar energía en la época seca, siempre que se demande y cuando es más útil para el sistema”.

Los resultados se conocerán “en próximos días”

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Morán ha explicado este jueves que los expedientes de información se abren “de oficio” por las distintas confederaciones hidrográficas cuando, en el ámbito de su labor de monitoreo de las cuencas, detectan actuaciones sospechosas. Refiriéndose en concreto al caso del Ricobayo, el secretario de Estado ha añadido que es “un procedimiento rápido”, por lo que la resolución estará lista “en próximos días”. En caso de infracción, ha señalado, “se vería cuál sería el daño producido” para valorar el montante de la sanción.

En la base de la controversia se encuentra el funcionamiento del mercado mayorista de electricidad. El sistema marginalista hace que el precio se determine mediante una subasta que casa la demanda prevista para el día siguiente con la oferta que hacen las compañías productoras. Cuando se necesita producir energía con tecnologías caras, como sucede en los últimos tiempos, el precio de cierre se eleva y ese importe es el que determina la retribución a todos los productores. Esto beneficia a quienes en ese momento fabrican luz mediante tecnologías más baratas, como la hidroeléctrica o la nuclear. De ahí surgen las sospechas de que haya empresas que aprovechan que los precios son altos para producir más electricidad de manera barata y obtener los denominados beneficios caídos del cielo.

Diversos expertos consultados por EL PAÍS la semana pasada mostraron su convencimiento de que estas prácticas pueden producirse en el sector hidroeléctrico. Pero añadieron que eso no implica que haya un incumplimiento de las condiciones bajo las que se entregó la concesión sobre un embalse. Además, los vaciados también pueden responder a otros motivos de gestión de las cuencas. La Confederación Hidrográfica del Duero señaló que la central reversible de Villarino ha estado parada tres meses por trabajos de reparación, “de tal forma que la producción del sistema se ha basado en la regulación de caudales procedentes de Ricobayo”. La confederación achacaba a esa circunstancia “la fuerte caída en el nivel de embalse que se ha producido” y añadía que “en ningún caso ha supuesto afección a los abastecimientos de las poblaciones adyacentes”. En pocos días, ese mismo organismo dará a conocer el resultado de su investigación sobre el vaciado del pantano zamorano, que en seis semanas vio descender su caudal un 70%, según denunció en su día la ministra Ribera.

Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS