Camas que se elevan y lavabos extrafinos: planes para casas que se quedan pequeñas

Los precios de venta y del alquiler dan pocos respiros y pocas oportunidades a los ciudadanos de cambiar a una vivienda más grande

Cama elevable de Espace Loggia, la más vendida en España por Tu Lecho al Techo.
Cama elevable de Espace Loggia, la más vendida en España por Tu Lecho al Techo.

Con la vuelta de las vacaciones cobra fuerza un propósito común para infinidad de ciudadanos: cambiar a una casa más grande. Demasiada gente vive donde puede y no donde quiere, sobre todo en las grandes ciudades. Demasiadas casas se quedan pequeñas. Pero los precios de venta y del alquiler dan pocos respiros y muy pocas oportunidades de estrenar una casa mejor, así que toca echar mano de muebles ingeniosos o de pequeñas obras para ganar algunos metros cuadrados en el pisito.

Más información
Las vergüenzas de los pisos españoles quedan al descubierto

La cama es uno de los muebles que más espacio se come en las casas. La manera de ganar todos esos metros cuadrados perdidos —hasta seis— es colocar una cama que se eleva hasta el techo, una solución que hasta hace poco no existía en España. Durante el confinamiento pandémico, en 2020, nació la empresa Tu Lecho al Techo de la mano del emprendedor Sébastien Chartier. La firma se convirtió entonces en distribuidora en exclusiva e instaladora de las soluciones desarrolladas por las empresas Espace Loggia (Francia), Liftbed (Alemania), Bedaway (Suecia) y Voga (Eslovenia), cuyos productos están en miles de hogares en el mundo.

Del colchón al despacho

Las camas se desplazan por raíles situados en los laterales y se pueden accionar de forma manual (no supone ningún esfuerzo dado que es un contrapeso) o pueden estar motorizadas. El precio de la mayoría de las camas voladoras se sitúa entre 2.800 y 5.500 euros, dependiendo del tamaño y las opciones que se incorporen (luces leds, mesa de comedor, despacho, sofá…).

“Este tipo de solución es muy adecuada para pisos muy pequeños. De hecho, este fue el origen de la empresa pionera, la francesa Espace Loggia, que creó este producto hace más de 30 años para mejorar la calidad de vida de la gente que vivía en estudios de 15 o 20 metros cuadrados en París”, indica Chartier. Sin embargo, añade, en España la mayoría de los clientes disponen de pisos grandes (de tres y cuatro habitaciones) y buscan optimizar una habitación para el niño o convertir un cuarto de invitados en zona de relax, trabajo, sala de cine o incluso un gimnasio durante el día. “Con el incremento del teletrabajo muchos hogares se han replanteado sus espacios y la ventaja de nuestras soluciones es que les permiten ganar metros cuadrados sin tener que mudarse”, señala el fundador de Tu Lecho al Techo.

Más información
Qué es una ‘obra seca’: cómo reformar tu casa sin arruinarte

Hay otras soluciones que, además, son bastante económicas. Una es la de sustituir las puertas abatibles por correderas, con lo que no sería necesario mantener despejados los 80 centímetros que ocupa una hoja tradicional al abrirla, algo muy útil en baños muy pequeños. “El presupuesto de este tipo de intervención varía en función de estilos y materiales, pero una corredera con herrajes vistos cuesta menos de 500 euros”, dicen en la plataforma Habitissimo. La más eficaz para el caso que nos ocupa es la puerta corredera empotrable, que se oculta por completo dentro de los tabiques y deja todo el espacio de la pared disponible (cuesta entre 800 y 1.000 euros).

Baño con puertas correderas.
Baño con puertas correderas.habitissimo

Por descontado que la actuación más efectiva es tirar tabiques y crear espacios abiertos. Eliminar una pared que divida dos habitaciones puede suponer unos 300 euros, a lo que habrá que sumar el coste del nuevo pavimento y la pintura de las paredes, según los expertos de Habitissimo. Desde Homeserve proponen que sean “los propios muebles y objetos de decoración los que hagan de módulos separadores”. Los muebles altos, o incluso construir un altillo, pueden ser una solución económica para ganar espacio. Por ejemplo, levantar una librería de pladur con puertas y cajones tiene un coste inferior a 1.000 euros.

Un clásico es integrar la cocina en el salón, una actuación que sale por unos mil euros. El resultado es un espacio abierto y luminoso que sirve como centro de reunión. En este caso, conviene apostar por electrodomésticos integrados. “Ofrecen la sensación de que son un mueble más de la cocina y te permiten ampliar los pasillos, ya que ocupan menos espacio que los electrodomésticos estándar”, señalan en Homeserve.

En el baño toca cambiar la bañera por un plato de ducha, una obra que cuesta entre 700 y 1.300 euros. Y optar por sanitarios y mobiliario suspendido, que permiten que el espacio visual parezca más grande. Lo último son los lavabos fabricados con un material cerámico extrafino. “Con sus finas paredes y un reducido radio de curvatura, los lavabos diseñados con este innovador material ocupan muy poco espacio”, informan en la firma suiza Laufen. Se trata de lavabos (de la colección Val) más pequeños para habitaciones menos espaciosas, pero sin perder volumen de seno.

Lavabo de cerámica extrafina de Laufen.
Lavabo de cerámica extrafina de Laufen.OLIVER HELBIG

En el comedor hay que decantarse por mesas redondas o acristaladas y por sillas apilables o bancos, en lugar de las tradicionales y enormes mesas rectangulares. El recibidor, cuando existe, se puede reconvertir en un gran armario en el que colgar los abrigos, complementos o ropa de otra temporada.

Cambiar el color de las paredes y del suelo no araña metros, pero genera sensación de amplitud. Recurrir a colores claros hará que el espacio parezca más amplio. “Pintar el salón o empapelar sus paredes puede tener un coste medio de 20 euros por metro cuadrado”, según los precios registrados en la plataforma Habitissimo.


Sobre la firma

Sandra López Letón

Redactora especializada en el sector inmobiliario, del que informa desde hace más de dos décadas. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en EL PAÍS. Actualmente, escribe en el suplemento de información económica 'Negocios'. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS