Cristiano Ronaldo perdió 340.000 euros en su hotel de Gran Vía por la pandemia

El Pestana CR7 Madrid, propiedad del jugador portugués y diseñado para mileniales, pudo abrir finalmente sus puertas en junio

Terraza del hotel Pestana CR7 Gran Vía, en Madrid.
Terraza del hotel Pestana CR7 Gran Vía, en Madrid.

Pestana CR7 Madrid, la sociedad creada por el jugador de fútbol Cristiano Ronaldo y el empresario Dionisio Pestana para la explotación de un hotel singular en la Gran Vía madrileña, acumuló unas pérdidas de 340.000 euros en los últimos dos años (2019 y 2020) debido a la falta de actividad, ya que tuvo que aplazar la inauguración del establecimiento hasta junio de 2021 por la pandemia del coronavirus.

En concreto, la sociedad perdió 56.422 euros en 2019 y 283.255 euros en 2020, sin que registrara ingreso alguno, ni tuviera dado de alta a ningún empleado por la ausencia de actividad, según consta en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Finalmente, el hotel Pestana CR7 Gran Vía Madrid abrió sus puertas el pasado 7 de junio, coincidiendo con la desescalada de las restricciones a la actividad turística, en formato soft-opening, un nuevo concepto en la industria hotelera consistente en poner marcha parte de las instalaciones y servicios para ir ajustando los detalles según las preferencias que vayan manifestando los clientes.

Con una inversión de 13 millones de euros, se trata del primer hotel de la insignia Pestana CR7 Lifestyle Hotels fuera de Portugal, tras la apertura de los hoteles de Lisboa y Funchal (en la isla de Madeira, ciudad de nacimiento del futbolista). Es, además, el segundo de la cadena en Madrid, tras Pestana Plaza Mayor, que pertenece a su marca Pestana Collection Hotels.

Un edificio histórico

El hotel ocupa el número 29 de la calle Gran Vía de Madrid sobre un edificio de 1923 y dispone de 168 habitaciones distribuidas en 10 plantas, dos de las cuales están destinadas a un bar-terraza y solarium con piscina. La planta 9, abierta a todo el público, acoge la oferta gastronómica del proyecto, e incluye un sports bar, una pizzería y un ático con vistas de 360 grados de la capital y una piscina de inmersión.

En diciembre del 2015, el empresario portugués Dionisio Pestana y Cristiano Ronaldo formaron una sociedad conjunta con el objetivo de crear una sola marca y un nuevo concepto hotelero —el lifestyle hotel—, que, “para superar las expectativas de los mileniales apuesta por un confort digital, por la innovación de los espacios y de la interacción de los huéspedes”. El acuerdo preveía una inversión inicial de 75 millones de euros para construir cerca de 400 habitaciones en cuatro ciudades (Funchal, Lisboa, Madrid y Nueva York).

El jugador de Madeira tiene una amplia cartera de inversiones en varios sectores al margen del hotelero. Ha prestado su imagen para los centros capilares del grupo portugués Insparya, del que el futbolista posee un 50%, y que tiene una clínica en Madrid. Lanzó en 2016 con el grupo estadounidense Crunch Franchise los gimnasios CR7 Crunch Fitness, que tiene dos centros abiertos en Madrid.

En el mundo de la moda, el exdelantero del Real Madrid tiene su propia marca de fragancias (Cristiano Ronaldo Fragances) gracias a un acuerdo con la compañía Eden Parnfums; una colección de ropa interior masculina (CR7 Underwear), que fabrica la compañía danesa JBS Textile GRUP; una marca de ropa vaquera (CR7 Denim) con la compañía Unity Fashion; y una línea de ropa de cama (CR7 Blankets), que distribuye la firma estadounidense Denali.

Además posee participaciones en 19 sociedades de inversión (sicavs) y tiene un patrimonio de acciones de grandes compañías como Bayer AG, Roche, Apple, Zúrich, Volkswagen, Daimler Benz, Carrefour y Johnson & Johnson, según el portal Football Leaks.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS