Las Bolsas europeas cierran la primera semana de septiembre en números rojos

La decisión del BCE de relajar el ritmo de su compra de deuda antipandemia, pero sin acabar con los estímulos monetarios, no ha salvado los mercados europeos

La bolsa española cae el 1,2 % y regresa a niveles de finales de julio pasado
La bolsa española cae el 1,2 % y regresa a niveles de finales de julio pasadoAna Bornay (EFE)

La incertidumbre se apodera de las principales Bolsas europeas, que han cerrado la semana teñidas de rojo. El Ibex 35 ha marcado la peor caída del tablero europeo, con una bajada semanal del 1,9%, mientras que el índice esta jornada ha retrocedido un 1,2%, perdiendo el nivel de 8.700 puntos de finales del pasado julio, afectado por el retroceso de Wall Street y la continuación de la tendencia bajista iniciada hace casi un mes. La decisión del jueves del Banco Central Europeo (BCE) de relajar el ritmo de su compra de deuda de emergencia, pero sin poner fin todavía a los estímulos monetarios en la zona euro, tampoco ha salvado los otros parqués europeos. La mayoría de ellos, tras abrir con subidas moderadas, han ido también frenándose a lo largo de este viernes: París ha presentado una caída del 0,31%; Fráncfort, del 0,09%, y Milán, del 0,86%. Solo la Bolsa de Londres ha avanzado un ligero 0,07%. Persiste una cierta tensión en los mercados, debido a las amenazas que se vislumbran en el horizonte. En primer lugar, el avance de la variante delta, destacada como factor de riesgo también por la presidenta del BCE, Christine Lagarde. Este peligro se añade al temor a una desaceleración del crecimiento de la economía estadounidense y a una posible retirada anticipada de los estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal.

Con respecto al índice español, su desplome puede estar también condicionado por la tasa de la producción industrial que se ha conocido este viernes y que se estancó en julio, con un avance de solo el 0,4% interanual, casi once puntos por debajo del dato registrado en junio, lo que se debe en parte al efecto de la comparación con el mes de julio de 2020, cuando la actividad ya se estaba recuperando. Las mayores caídas de la sesión bursátil de este viernes las han experimentado IAG (-3,92%), Amadeus (-2,93%), Merlin (-2,72%), Meliá (-2,67%), Almirall (-2,4%), Cellnex (-2,39%) e Iberdrola (-2%). Por el contrario, en el terreno positivo solo se han situado Repsol (+0,95%), Acerinox (+0,71%), Fluidra (+0,4%), Acciona (+0,21%) y Naturgy (+0,18%). El euro se ha revalorizado frente al dólar y se ha colocado en 1,1825 dólares, mientras que la prima de riesgo española se situaba en 66 puntos básicos, de modo que el interés del bono a diez años se ha situado en el 0,332%

Más información
FILE PHOTO: The Federal Reserve Board building on Constitution Avenue is pictured in Washington, U.S., March 27, 2019. REUTERS/Brendan McDermid/File Photo
La Reserva Federal sopesa iniciar la retirada de estímulos en tres meses

Desde el otro lado del Atlántico el panorama no es más halagüeño. Wall Street cotizaba a media sesión en negativo este viernes después de que las demandas semanales de desempleo cayeran a un mínimo de casi 18 meses. A pesar de que ese dato disipe los temores de una desaceleración de la recuperación económica después de los flojos datos de agosto, hace aumentar las preocupaciones de que la Reserva Federal pueda actuar antes de lo esperado para reducir sus estímulos. “El problema con el mercado en estos días es que rota más de lo que se mueve. Hoy, debido al informe de solicitudes de subsidios por empleo, todo el mundo está comprando acciones cíclicas”, ha apuntado Jay Hatfield, director ejecutivo de Infrastructure Capital Management en Nueva York, en una nota recogida por Reuters. Poco después de las seis de la tarde de este viernes, en horario español peninsular, el Dow Jones caía de un 0,21%, a 34.806,31 puntos; el S&P 500 de un 0,13% a 4.487,29 y el Nasdaq Composite de un 0,06%, a 15.239,20.

Las acciones asiáticas se han recuperado este viernes tras dos días de pérdidas, ya que la noticia de una conversación telefónica entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, ha aplacado los nervios de los inversores. Los dos mandatarios hablaron durante 90 minutos en su primera conversación en siete meses este jueves, y coincidieron en la necesidad de evitar que la competencia entre las dos economías más grandes del mundo se convierta en conflicto. Aun así, los analistas recuerdan que el contacto entre ambos líderes no es necesariamente una señal de acercamiento entre los dos bloques, cuyas relaciones están muy deterioradas.

El Nikkei de Japón ha subido un 1,05% y el índice Topix más amplio ha tocado su mejor nivel desde 1990, con un ambiente favorable al riesgo que ayudó a extender el rally iniciado a fines de agosto por las esperanzas de un nuevo gobierno. Según el economista de Natixis en Hong Kong, Gary Ng, aunque se han registrado algunos movimientos pequeños del mercado después de la noticia de la convocatoria, no se trata de un cambio fundamental, puesto que los mercados aún están más preocupados por la reducción gradual de estímulos monetarios de la Reserva Federal y por la regulación de China. “Si hubiera un cambio significativo en las relaciones entre China y Estados Unidos, eso sería diferente, pero por el momento ambas partes siguen acusando a la otra de jugar a la política”, añadió el analista en declaraciones recogidas por Reuters.

En el mercado de materias primas, el barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), de referencia para Estados Unidos, cotizaba en 69,56 dólares, tras subir un 2,1%, mientras que el crudo Brent, de referencia para Europa, marcaba un precio de 72,75 dólares, con un ascenso del 1,82%. Estos precios están respaldados por la lenta reanudación de la producción en el Golfo de México de Estados Unidos, tras el paso del huracán Ida por la región.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS