La SEPI y Hotusa acuerdan la concesión de una ayuda de 241 millones

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales culmina el análisis para la concesión de financiación al grupo hotelero, que ha aceptado las condiciones propuestas

El presidente de Hotusa, Amancio López, el pasado domingo en Barcelona.
El presidente de Hotusa, Amancio López, el pasado domingo en Barcelona.Enric Fontcuberta (EFE)

La compañía hotelera catalana Hotusa está mucho más cerca de recibir los 241 millones de ayuda que pidió a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para atravesar la crisis del coronavirus. Según ha dicho este jueves la entidad pública, el análisis para concesión de la financiación ha concluido favorablemente. Ahora todo depende de dos formalismos: que un consejo de la propia SEPI le dé luz verde y que luego haga lo mismo el Consejo de Ministros. El rescate, solicitado en septiembre de 2020, se canalizará mediante un préstamo participativo de 190 millones y otro ordinario de 51 millones.

Más información
La fachada del hotel Eurostars de Madrid, del Grupo Hotusa, en una foto de archivo.
Hotusa: 130 millones de pérdidas y pendiente de un balón de oxígeno de 240 millones

“El grupo hotelero ya ha aceptado los términos y condiciones para la concesión de esta financiación”, señala la SEPI en un comunicado en el que alaba el “trabajo riguroso, exhaustivo y garantista” que han llevado a cabo los analistas. Estos, ha añadido, han tenido en cuenta “la situación precovid del solicitante de la financiación”, cuyas cuentas, “por primera vez en su más de 40 años de historia, el pasado ejercicio no arrojaron beneficios”. De hecho, según las cuentas anuales presentadas por la hotelera catalana ante el regulador bursátil, las pérdidas en 2020 se elevaron a 130 millones, frente a un beneficio de 68 millones en 2019.

Hotusa gestiona 219 establecimientos en 17 países. La mayoría se agrupan en las marcas Eurostars y Exe y un 67% se ubican en España. Muchos no son inmuebles propios sino arrendados, lo que contribuyó a que el año pasado, cuando el turismo se secó por el coronavirus, la compañía atravesara por serias dificultades financieras pese a que casi todos sus trabajadores fueron incluidos en ERTE (despidos temporales) y renegoció contratos de alquiler a la baja. Pero la contención de gastos no fue suficiente ante el desplome de los ingresos. Según su memoria anual de 2020, la facturación no alcanzó los 320 millones, frente a casi 1.270 millones en 2019.

Esa circunstancia llevó a los responsables de la compañía a solicitar ayuda del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas en septiembre del año pasado. A través de ese fondo, dotado con 10.000 millones, la SEPI apoya financieramente a compañías afectadas por la covid y que no arrastraran problemas previos. Hasta abril de este año, medio centenar de compañías habían solicitado créditos por valor de 4.200 millones. “En los próximos días”, según el comunicado remitido a los medios, el consejo gestor del fondo someterá la propuesta a aprobación. Tras el más que previsible visto bueno, será el turno del Consejo de Ministros.

Superado ese último trámite, Hotusa se unirá al listado de empresas que han obtenido un balón de oxígeno de la SEPI para atravesar la crisis del coronavirus. La primera fue Air Europa, que recibió el rescate de mayor monto concedido hasta ahora, ya que se elevó a 475 millones. El de la hotelera será el tercero más elevado, por detrás de los 320 millones que suman los dos préstamos concedidos a Ávoris (la empresa resultante de la fusión las agencias de viajes de los grupos Barceló y Globalia). Ya con cantidades inferiores, se sitúan la ingeniería Duro Felguera (120 millones) o Tubos Reunidos (112 millones). Entre los de menor monto se cuentan los 25 millones de financiación que requirió el grupo metalúrgico Rugui Steel o los 53 millones del rescate a la aerolínea Plus Ultra, objeto de una agria batalla política que acabó en los tribunales.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

José Luis Aranda

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS