Ribera pide a la CNMC que investigue el parón de centrales de renovables el viernes y el domingo

Las empresas culpan a las medidas del gobierno de tener que permanecer sin producir varias horas durante el viernes y el domingo

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, durante la sesión del Senado de este martes.A. PÉREZ MECA/ EUROPA PRESS

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha revelado este martes en el Senado que ha pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que investigue a las empresas que tuvieron paradas sus centrales eólicas y fotovoltaicas durante algunas horas del pasado viernes y el domingo. El organismo regulador tendrá que determinar si la actuación de las empresas propietarias de esas centrales fue de acuerdo a la ley o si, por el contrario, cometieron una infracción, lo que daría lugar a sanciones.

Dichas centrales estuvieron 13 horas del domingo y tres horas del viernes sin entrar en el mercado debido a que a las empresas propietarias presentaron ofertas por encima del precio de casación de la subasta horaria. Según las fuentes empresariales consultadas, el precio fijado fue el que resulta de la fórmula recogida en el plan de choque aprobado por el Gobierno, que obliga a instalaciones de tecnologías no emisoras de CO₂ (renovables e hidráulicas, principalmente) a devolver ingresos obtenidos por vender energía barata al precio de la más cara. Es decir, no les permite participar a un precio menor porque no es rentable. El Gobierno ha cifrado en 2.600 millones la detracción de los ingresos que las compañías eléctricas obtienen al repercutir sobre centrales de generación no emisoras los costes de gas que no soportan.

En concreto, el viernes el precio del mercado estuvo por debajo del coste solar y eólico una vez aplicada la citada fórmula que minora los llamados “beneficios extraordinarios”. De acuerdo a eso y a la previsión de los precios de gas para octubre, el coste de producir energía eólica y solar al que presentaron sus ofertas resultó superior al de venta en las subastas del viernes y domingo en algunas horas. En concreto, para octubre se sitúa entre 90 y 110 euros MWh, según la tecnología, y el precio del mercado entre las 15.00 y las 16.00 del viernes fue de 62 euros MWh; entre las 16.00 y las 17.00, de 54,13 euros MWh, y entre las 17.00 y las 18.00, de 89,98 euros el MWh, por lo que se quedaron fuera al ofertar un precio mayor.

Además, denuncian que para cubrir la demanda aumentaron las importaciones de Francia y Marruecos y, según sus cuentas, durante esas tres horas se hubiera podido reducir un 60% la importación si se hubiera producido renovable. “Al gravar con una tasa la energía sostenible renovable española, eólica y solar, que se ha sacado de la manga el decreto, importamos de Francia electricidad de energía térmica, permitimos importar electricidad de carbón contaminante de Marruecos y mantenemos la producción de electricidad de carbón español”, manifiestan esas fuentes.

Fuentes ministeriales, por su parte, apuntan que el parón de esas centrales, el nombre de cuyos propietarios no fue desvelado, es una medida de presión ante la próxima convalidación del Real Decreto-ley 17/2021 del plan de choque, que debe someterse a la aprobación del Congreso de los Diputados la semana que viene. Asimismo, sostienen que se ha hecho un uso “torticero” de la fórmula recogida para calcular la minoración. En todo caso, sostienen que lo debe investigar la CNMC.

En 2015, Competencia multó con 25 millones a Iberdrola por manipulación en precio del mercado eléctrico en una actuación considerada como una conducta muy grave. La sanción se debió a las actuaciones realizadas mediante el incremento del precio de las ofertas de las centrales hidráulicas de Duero, Sil y Tajo, entre el 30 de noviembre de 2013 y el 23 de diciembre de 2013, lo que obligó a cambiar el sistema de subastas Cesur.

Enfrentamiento con el PP

Ribera fue preguntada sobre esta cuestión por los senadores del PP Carlos Floriano e Inés Sanz en la sesión de control al Gobierno en el Senado. Floriano reprochó a la ministra por provocar que dejen de operar las centrales eólicas y fotovoltaicas, que se incrementen los costes industriales y que España tenga que importar energía nuclear: “Está terminando con el principio de quien contamina, paga. Ahora quien no contamina también paga”.

La pregunta le sirvió a la ministra para arremeter contra Iberdrola, sin citar su nombre, además de contra el PP. “Me ha sonado familiar, he oído a alguna empresa utilizando la misma argumentación hace muy pocos días; precisamente, la que aparentemente ha decidido no ofertar al mercado esa energía eólica y solar de la que usted habla y sobre la que hemos pedido a la CNMC que haga un seguimiento de qué es lo que ocurre”, manifestó la vicepresidenta, para remachar: “Me llama la atención que ustedes, que fueron los que frenaron la eólica y la solar, digan algo como lo que acaba de decir. Se trata de un proceso de transformación que nos hubiera gustado encontrar más avanzado”. Al tiempo, aprovechó para pedir el apoyo de todos los actores económicos a contribuir al proceso de transición.

En respuesta a la senadora Sanz, Ribera recordó que se está viviendo “un rally alcista por los precios internacionales del gas sin precedentes desde la crisis del petróleo”. Tras afirmar que lo ven con preocupación (“por eso intervenimos”), la vicepresidenta reseñó que España ha pedido a la UE que intervenga para que haya una respuesta europea.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS