El Gobierno prorroga hasta 2030 la licencia de las nucleares de Ascó

La central, que se asegura 46 años de vida, generó el año pasado más de la tercera parte de la electricidad producida en Cataluña

El pueblo de Ascó (Tarragona), con la planta nuclear al fondo.
El pueblo de Ascó (Tarragona), con la planta nuclear al fondo.

Luz verde para que el complejo nuclear de Ascó (Tarragona) esté activo durante, al menos, otra década. El Ministerio para la Transición Ecológica ha dado este jueves el visto bueno a las autorizaciones de explotación para los reactores Ascó I y Ascó II, un trámite que implica la habilitación para que la instalación siga operando hasta el año 2031.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitió en julio un informe favorable para avalar la prórroga de la actividad, lo que se presentó como una avanzadilla de la decisión que ha sido publicada oficialmente en el BOE este jueves. La confirmación implica concederle a Ascó una vida de 46 años, dado que la puesta en marcha de Ascó I fue en diciembre de 1984, mientras que Ascó II entró en funcionamiento en marzo de 1986. Con este permiso, la unidad I podrá operar hasta 2030 y el reactor II podrá hacerlo hasta 2031.

La central es propiedad de Endesa e Iberdrola, y la prórroga de actividad llega en un momento en el que las compañías eléctricas están en el ojo del huracán por el alto precio del kilovatio hora. Hace menos de un mes, estas empresas escenificaron un pulso al Gobierno tras el anuncio de un plan para abaratar la factura de la luz. A través del Foro de la Industria Nuclear, un organismo que integra a las eléctricas, las centrales nucleares y otras empresas del sector, amenazaron con cerrar las centrales nucleares alegando que el plan de choque del Ejecutivo convertiría las instalaciones en inviables.

Con una potencia instalada de 1.032,5 MW (Ascó I) y 1.027,2 MW (Ascó II), la central produjo el equivalente al 35% de la electricidad generada en Cataluña y al 6,2% de la producida en el conjunto de España.

“Importante” programa de inversión

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Se da la circunstancia que la cooperativa agrícola del pueblo ha pasado una semana sin suministro eléctrico porque se le cortó la luz por impago. Sus responsables alegan que desconocían que los tres últimos recibos no se habían pagado y han asegurado no haber recibido ningún aviso. El corte de suministro coincidió con la campaña de recogida de la almendra y ha impedido entrar cerca de 20.000 kilos del fruto seco.

Anav, la sociedad que gestiona la central de Ascó y la de Vandellòs afirma mantener “un importante programa de inversión” para garantizar el óptimo estado del complejo de Ascó. “Durante los últimos años se han acometido mejoras importantes como las modificaciones de diseño derivadas de los análisis post-Fukushima”, informa en un comunicado. En la central nuclear de Ascó trabajan aproximadamente 1.200 empleados, entre el personal propio y el de las empresas colaboradoras.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS