Analistas latinoamericanos critican que EE UU limita su papel en la región a la crisis migratoria

Los expertos convocados por la CAF consideran que Biden guarda silencio frente lo que sucede en las democracias de Brasil y México para mantener el pragmatismo en la frontera

La mesa de debate sobre el descontento social y la polarización política en América Latina.
La mesa de debate sobre el descontento social y la polarización política en América Latina.CAF

La salud de la democracia en Latinoamérica y el papel que debe desempeñar Estados Unidos en la región marcó el debate de la segunda jornada de la conferencia anual de la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina organizada en Washington. Un grupo de analistas de distintos países del hemisferio criticaron que, a su juicio, la Administración de Joe Biden ha limitado su relación con el continente a controlar la situación migratoria en la frontera sur. Con el propósito de avanzar en la solución de la crisis, han lamentado los expertos, el Gobierno estadounidense ha optado por guardar silencio sobre asuntos como la militarización de Brasil y la deriva populista de México.

“Estados Unidos tiene un papel que jugar que no está jugando en México y en otros lugares porque su prioridad no es el mantenimiento de la democracia en la región”, ha comentado la politóloga mexicana Denise Dresser en la edición 25 de la conferencia, que tuvo lugar en la capital estadounidense pero se desarrolló de forma parcialmente virtual. Dresser denunció maniobras del presidente Andrés Manuel López Obrador para deteriorar las instituciones, mientras aumenta el apoyo a los militares. “EE UU tiene cosas importantes que decir sobre México”, como el debilitamiento de la democracia o la falta de compromisos concretos para reducir los gases contaminantes, pero “va a permanecer callado” porque, según señaló, todas sus decisiones están supeditadas a la situación migratoria en la frontera.

La exfiscal guatemalteca Claudia Paz y Paz Bailey, conectada por videoconferencia al panel Descontento social y polarización política: desafíos para la democracia en la región, sostuvo que los centroamericanos se sintieron esperanzados con el triunfo de Biden, “sobre todo porque con [Barack] Obama hubo apuestas importantes contra la impunidad y la corrupción”. Sin embargo, reconoce que ahora existe el temor de que la ofensiva migratoria para evitar que las personas lleguen a la frontera sur de EE UU relegue las otras luchas de la región y acapare todas las conversaciones entre Washington y Guatemala, Honduras y El Salvador. La semana pasada el Gobierno de Biden anunció la creación de una línea directa para que los países del Triángulo Norte denunciaran casos de corrupción.

EE UU también hará “la vista gorda” sobre el militarismo en Brasil con tal de mantener el pragmatismo en otros asuntos, advirtió Dresser. Oliver Stuenkel, profesor asociado de Relaciones Internacionales en la Fundación Getulio Vargas (FGV) en São Paulo, proyectó que una derrota de Jair Bolsonaro ante Lula da Silva en las elecciones del próximo año podría dar pie a un escenario como el vivido en el asalto Capitolio estadounidense el pasado 6 de enero. “No podemos descartar que eso suceda y las Fuerzas Armadas no van a estar tanto del lado de la democracia como ocurrió en EE UU”, advirtió en el panel.

Stuenkel ve con buenos ojos la acusación de un comité del Senado a Bolsonaro, a quien acusa de nueve delitos por su papel durante la crisis sanitaria. “Eso muestra un grado importante de resiliencia democrática en Brasil”. Otra de las dosis de optimismo la aportó la chilena Patricia Politzer, miembro de la convención constitucional responsable de la redacción de una nueva Constitución para Chile, un proceso que se inició tras las protestas sociales de 2019. La convención es “una luz de esperanza”, dijo la periodista, quien aclaró que Chile vive una “paradoja”: por un lado, elecciones en un mes con una fuerte polarización de los partidos políticos, y por otro, los ciudadanos de calle que están enrabiados y desconfiados de toda la élite política, económica, y a veces cultural, sin distinciones.

La última jornada de la conferencia también incluyó una mesa sobre la década de acción para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS, SDGs), que estuvo muy enfocada en la importancia de reinsertar a las mujeres que han abandonado el mercado laboral durante la pandemia y hacerse cargo del sector informal. “La pandemia ha exacerbado las desigualdades de género. Las tres áreas de gran impacto: ingreso o renta de las mujeres, salud y seguridad”, advirtió Anita Bhatia, directora adjunta de ONU Mujeres. El ciclo de conversaciones entre expertos cerró abordando cómo el cambio climático dará forma al futuro del hemisferio occidental.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Antonia Laborde

Corresponsal en Washington desde 2018. Ha trabajado en Telemundo (España), en el periódico económico Pulso (Chile) y en el medio online El Definido (Chile). Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS