Uber romperá el monopolio de los taxis en los principales aeropuertos

La compañía de VTC se adjudica zonas de parking propios y mostradores en los terminales de Barajas, El Prat y Málaga

Cartel del parking de Uber el aeropuerto de Boston.
Cartel del parking de Uber el aeropuerto de Boston.Steven Senne (AP)

Una de las principales reivindicaciones de los vehículos de transporte concertado (VTC) ha sido las dificultades que tienen para operar en los aeropuertos, donde ocupan espacios casi clandestinos, mientras que los taxis gozan de su zona propia de recogida de viajeros. Esta situación va a cambiar próximamente. Y es que Uber se acaba de adjudicar un contrato licitado por Aena que le permitirá tener su parking propio en los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona-El Prat y el de Málaga.

Se trata del primer contrato por el que Aena facilita un amplio espacio de parking ex profeso para vehículos VTC, que hasta ahora funcionan mediante el alquiler de plazas sueltas en los parkings generales destinados a los automovilistas particulares de viajeros. La reciente adjudicación a Uber de estos espacios de aparcamiento ya existentes no solo permitirá una zona de recogida de viajeros fija, sino que dará mayor visibilidad a la empresa de alquiler, puesto que dispondrá además de mostradores en los terminales de los aeropuertos donde los viajeros podrán informarse del servicio.

El contrato incluye un total de 116 plazas de aparcamiento y tiene una duración de dos años, con posibilidad de prórroga de un año. La distribución del mismo es la siguiente: aeropuerto Madrid-Barajas: 36 plazas de aparcamiento distribuidas entre el P1, P Express y Parking Preferente P4, y un mostrador en T1, T2 Y T4; aeropuerto Barcelona-El Prat: 44 plazas de parking, distribuidas en los aparcamientos T1, T2 y corredor aéreo, y un mostrador en T1 y T2, y aeropuerto de Málaga-Costa del Sol: 36 plazas y mostrador en la T3.

Las condiciones económicas del contrato son: una renta variable del 21% sobre las ventas mensuales declaradas (igual porcentaje para los tres aeropuertos); y una renta mínima garantizada anual por aeropuerto que será de aplicación únicamente en caso de que la suma anual de los importes mensuales pagados en concepto de renta variable por aeropuerto fuera inferior al importe de la renta garantizada (40.000 euros anuales en Madrid y Barcelona y 25.000 euros en Málaga).

Maxy Mobility Spain (Cabify), la otra gran plataforma de VTC, también fue arrendataria en el aeropuerto de Madrid-Barajas desde 2016 hasta finales de 2018. Durante ese periodo y por contrato disponía de 22 plazas de aparcamiento distribuidas en los distintos parkings. Aunque el contrato venció, actualmente también se pueden contratar Cabify dirigiéndose a determinadas zonas de parking no señalizadas en los principales aeropuertos, con visibilidad es muy reducida.

La concesión del contrato a Uber no va a ser del agrado del colectivo de taxistas, fuertemente enfrentado al de los VTC, un enfrentamiento que a veces ha derivado en episodios violentos, y que ha tenido como uno de los principales escenarios los aeropuertos. De hecho, en varias protestas, los taxistas han bloqueado el acceso a las instalaciones como la que se vivió en verano de 2018. Los taxistas se quejan de que los VTC invaden los espacios destinados a ellos y recogen directamente a los viajeros que salen de los terminales sin que estos hayan contratado sus servicios a través de la aplicación, como dicta la normativa que rige a estos vehículos.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Contrato de aparcamientos

Además del contrato de Uber, Aena ha adjudicado recientemente la gestión de los aparcamientos de 34 aeropuertos de la red, que cuentan con cerca de 120.000 plazas, a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Estacionamientos y Servicios (Eysa), Ace Parking Management y Setex Aparqui. El contrato es por un importe de 77,5 millones de euros, con una duración de tres años, con posibilidad de dos prórrogas de un año cada una.

El objetivo de Aena es apostar por la incorporación de todas aquellas innovaciones tecnológicas que contribuyan a mejorar la experiencia del cliente, creando aparcamientos inteligentes sin contacto (contactless) y sin necesidad de sacar recibos (ticketless). El acuerdo también recoge tareas y aspectos nuevos en la gestión de los estacionamientos, como servicio de gestión de la recarga eléctrica y un soporte tecnológico H24, que permita resolver posibles incidencias de forma ágil y eficiente. El objetivo es contar con un punto de recarga por cada 40 plazas en 2024.

La gestión de los aparcamientos engloba la realización de los siguientes servicios: gestión de cobro y atención, seguridad y vigilancia, mantenimiento de las instalaciones, que incluirá la sustitución por obsolescencia de instalaciones, limpieza de las instalaciones, servicio de traslado, servicios adicionales al cliente (recogida y entrega de vehículos, limpieza, repostaje catering, cambio de aceite o pequeñas reparaciones), soporte técnico, y servicios extraordinarios que contempla la posibilidad de certificar nuevos aparcamientos o plazas, repuestos, servicios y desarrollos tecnológicos.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS