Naturgy gana 777 millones hasta septiembre, casi un 60% más, impulsada por las desinversiones

El grupo energético ofrece un precio de 65 euros megavatio hora durante tres años a sus clientes

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, la semana pasada en el Congreso de Directivos.
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, la semana pasada en el Congreso de Directivos.FUNDACIÓN CEDE (Europa Press)

Naturgy obtuvo un resultado neto reportado de 777 millones de euros hasta septiembre, una cifra que supone un aumento del 58,5% sobre el mismo periodo del año anterior e incluye unas plusvalías de 187 millones por las desinversiones de los negocios de electricidad en Chile y Egipto. El beneficio ordinario ascendió a 865 millones, un 28% más que en el mismo periodo de 2020. El ebitda (beneficio operativo) reportado fue de 2.560 millones, en línea con el ejercicio pasado y un 17% por debajo del ejercicio 2019, sin haber recuperado aún los niveles previos a la pandemia, según ha comunicado la empresa. El ebitda ordinario fue de 2.990 millones.

Según la compañía, durante el periodo ha experimentado una recuperación de la demanda, así como una leve expansión de sus márgenes de gas en los mercados internacionales de carácter transitorio como consecuencia de la volatilidad de los mismos. Estos efectos han sido contrarrestados por una mayor presión a la baja en los márgenes de suministro de electricidad debido al incremento de los precios en el mercado mayorista de la luz en España.

Esa alta volatilidad, unida a la incertidumbre asociada a posibles cambios regulatorios, impide extrapolar los resultados del tercer trimestre al resto del ejercicio. En cualquier caso, la compañía prevé cerrar el ejercicio con un ebitda ordinario de entre 3.800 y 3.900 millones de euros.

En todo el año pasado Naturgy registró unas pérdidas de 347 millones, que contrastaron con los beneficios de 1.401 millones del ejercicio anterior. El deterioro se debió a que realizó una revisión (la segunda en tres años) de la valoración de los activos, principalmente de generación convencional en España, por valor de 1.343 millones. La empresa argumentó el cambio con el objetivo de proporcionar una valoración “más transparente y ajustada al escenario energético actual”.

Un 16% menos de deuda

La compañía que preside Francisco Reynés ha reforzado su balance con una reducción de la deuda neta hasta los 11.400 millones, un 16% menos que a cierre de 2020. Las inversiones, por su parte, ascendieron a 900 millones, centradas fundamentalmente en los negocios de generación renovable y de infraestructuras de redes de distribución de energía.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Estas cifras están en línea con el Plan Estratégico 2021-2025, que establece la actuación industrial y financiera en un contexto energético de profunda transformación. El plan contempla inversiones estimadas de 14.000 millones y fija un ebitda de 4.800 millones en 2025. Asimismo, y de acuerdo al citado plan, la empresa abonará un segundo dividendo a cuenta el próximo 15 de noviembre de 0,40 euros por acción, íntegramente pagadero en efectivo, cumpliendo así con su compromiso de retribución con los accionistas.

El grupo destaca que el incremento de precios de la electricidad en España de los últimos meses ha protagonizado la agenda pública reciente, y más en concreto la preocupación de los consumidores industriales y domésticos. En ese sentido, Naturgy valora positivamente la decisión del Gobierno de excluir de la minoración de los beneficios caídos del cielo los contratos de electricidad a precio fijo y a largo plazo. A su juicio, “ello contribuye a dar estabilidad y visibilidad a los generadores y consumidores, y especialmente a los clientes industriales potencialmente afectados por las incertidumbres regulatorias de las últimas semanas. Las aclaraciones gubernamentales mantienen los incentivos a la contratación a plazo como estrategia para mitigar la volatilidad actual del pool”.

En relación con el mercado del gas en España, la compañía espera un tratamiento fiscal no discriminatorio respecto al eléctrico para todos sus clientes y con ello poder mantener el equilibrio territorial y evitar discriminaciones en comunidades autónomas de zonas más frías con mayor consumo energético.

Ampliación del gasoducto Madgaz

En ese sentido, Naturgy ha anunciado que ofrecerá toda su capacidad de generación eléctrica inframarginal disponible a sus clientes residenciales, comerciales e industriales a un precio de la energía de 65 euros megavatio hora (MWh) durante tres años. Con esta iniciativa Naturgy quiere subrayar el compromiso y ayudar a evitar las consecuencias de los elevados precios del pool.

Asimismo, en cuanto a la seguridad de suministro de gas de Argelia, la energética confirma que la ampliación de capacidad del gasoducto Medgaz (cogestionado con la firma estatal argelina Sonatrach) estará operativa a final de este año, lo que le permitirá poder seguir proporcionando a sus clientes gas competitivo. El fin de la concesión de GME (gasoducto Magreb-Europa) no afectará, por tanto, a la seguridad de suministro.

Al respecto, representantes de Naturgy aseguraron a los analistas que la empresa cuenta con “suficientes” contratos de suministros de gas natural para cubrir las necesidades de sus clientes para “este invierno y para los años siguientes”, a pesar del cierre del gasoducto GME (Magreb-Europa) que permitía la llegada de gas de Argelia a través de Marruecos. Asimismo, añadieron que el gasoducto GME podría exportar gas a Marruecos desde España, ya que cuenta con un sistema de reversibilidad, aunque afirmaron que es una posibilidad en la que actualmente “no se está trabajando”, ya que depende del Gobierno de España. 

La única gran eléctrica que acudió a la última subasta de renovables

Naturgy, que fue la única empresa de las grandes eléctricas que acudió a la última subasta de renovables, logró la adjudicación de 221 MW de energía fotovoltaica. Además, ha culminado este tercer trimestre el cierre del acuerdo de venta de su participación del 96,04% en la filial chilena de redes de electricidad, CGE, al grupo asiático State Grid Development Limited por un precio total de compra de 2.570 millones.

Por otro lado, también en octubre se culminó la opa del fondo australiano IFM con un resultado del 10,8% del capital, es decir, por debajo del objetivo de llegar al 22,69% que perseguía cuando fue lanzada. La empresa sigue recordando que fue una oferta no solicitada. La estructura accionarial a 14 de octubre era la siguiente: Criteria, 26,7%; GIP, 20,6%; CVC, 20,7%; IFM, 10,8%; Sonatrach, 4,1%, y free float, 17,1%.

Sobre la firma

Miguel Ángel Noceda

Corresponsal económico de EL PAÍS, en el que cumple ya 32 años y fue redactor-jefe de Economía durante 13. Es autor de los libros Radiografía del Empresariado Español y La Economía de la Democracia, este junto a los exministros Solchaga, Solbes y De Guindos. Recibió el premio de Periodismo Económico de la Asociación de Periodistas Europeos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS