El metal colapsa Cádiz en su segundo día de huelga y afecta a trenes y la operatividad de un hospital

Parte de los 30.000 trabajadores del sector han cortado carreteras y vías de tren para reivindicar la renovación del convenio y una actualización de salarios

Un coche arde en la barricada incendiada por los manifestantes en la Carretera Industrial de Cádiz, a las puertas de Navantia. Vídeo: FOTO: MARCOS MORENO | EFE

Las columnas de humo surcan acá y allá el horizonte de la Bahía de Cádiz en la segunda jornada de la huelga indefinida del sector provincial del metal. Y esas nubes negras, en la cercanía, marcan los puntos exactos de las barricadas montadas por los manifestantes que están provocando cortes de carreteras y vías de tren. Zonas de la capital, San Fernando o Puerto Real han vivido durante la mañana retenciones de tráfico. El colapso también ha afectado a zonas más allá de la bahía de Cádiz, como el hospital de La Línea de la Concepción, en el Campo de Gibraltar. Los sindicatos fijan el seguimiento de este segundo día de paro en el 95% de los trabajadores, mientras que la patronal lo establece en el 15%. La distancia entre las posturas entre ambos no parece vaticinar un fin inminente de las movilizaciones en uno de los sectores más combativos de Cádiz, que aglutina a 30.000 empleados.

Pasadas las dos de la tarde, los manifestantes se han ido retirando de los distintos puntos en los que mantenían barricadas, como la Carretera Industrial de Cádiz, donde los bomberos intentan despejar todos los elementos quemados. Además, Antonio Montoro, secretario de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT Cádiz, ha anunciado que esta tarde, a partir de las cinco, se retoma la mesa de negociación en Sevilla para intentar llegar a un acuerdo.

Detrás de este conflicto que vive su segundo día está precisamente esa negociación de la renovación del convenio del sector del metal, totalmente atascada a cuenta de “la pérdida del poder adquisitivo” que están sufriendo los trabajadores en sus nóminas, según lleva días denunciando Montoro. Los sindicatos reclaman la subida del IPC para 2021 (actualmente está en el 5,4%) y, a partir de ahí, aumentos del 2% y el 3% en los siguientes años. Frente a eso, la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (FEMCA) hizo una propuesta el viernes pasado, en vísperas del paro indefinido, de una subida del 0,5% para 2021 y del 1,5% en 2022 y 2023.

Al otro lado, Antonio Montoro asegura que siguen esperando “una llamada” de los empresarios. “Para retirar las movilizaciones es necesaria la firma de un documento en el que todos estemos de acuerdo”, ha explicado el sindicalista. Mientras ese momento llega, Montoro asegura que el seguimiento de la segunda jornada de paros es del 95%. José Muñoz, secretario general de FEMCA, lo rebaja y lo deja en apenas un 15%. Aunque reconoce que son cifras aproximadas, asegura que los sindicatos fijan sus miras en la ausencia de empleados que sufren las grandes empresas tractoras como Navantia o Dragados, y no en pequeñas pymes, como industrias auxiliares, talleres de coche o cerrajerías, donde existe “absoluta normalidad”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Barricada en la huelga del metal en Cádiz (Andalucía).Vídeo: FOTO: NACHO FRADE (EUROPA PRESS) | EPV

La segunda jornada de huelga se ha traducido en disturbios en distintos puntos de la provincia. En Cádiz, la Carretera Industrial que da acceso a Navantia ha amanecido cortada con una barricada en la que incluso se ha quemado un coche y una caseta de una obra cercana del Ayuntamiento. Esa obra se ha convertido en una suerte de almacén de materiales para arrojar tuberías y vallas a las vías de la cercana estación de tren, lo que está provocando retrasos en las llegadas de Cercanías. Las unidades antidisturbios de la Policía Nacional han cargado contra estos manifestantes y les han lanzado pelotas de goma. En San Fernando, los huelguistas también han montado barricadas ardientes en las inmediaciones de Navantia.

Los cortes de tráfico originados por la huelga también han entrado en la bronca política por la incidencia que han tenido en otro punto de la provincia. El corte de la CA-32 entre San Roque y La Línea de la Concepción ha afectado al funcionamiento del hospital comarcal de La Línea, al quedar cortado uno de sus dos únicos accesos. Los profesionales sanitarios acumulan horas de guardia seguidas, al no poder llegar los relevos. Los pacientes están sin desayuno, ya que el catering no ha podido llegar a las instalaciones. Además, se han cancelado operaciones porque algunos cirujanos no han podido acceder. Incluso una mujer de parto ha tenido que ser asistida en una ambulancia al no poder llegar al centro, tal y como ha denunciado el consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. El consejero ha solicitado al Gobierno que deje “expedita” la carretera para garantizar el correcto funcionamiento del hospital.

Sobre la firma

Jesús A. Cañas

Es corresponsal de EL PAÍS en Cádiz desde 2016. Antes trabajó para periódicos del grupo Vocento. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Sevilla y es Máster de Arquitectura y Patrimonio Histórico por la US y el IAPH. En 2019, recibió el premio Cádiz de Periodismo por uno de sus trabajos sobre el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS