As Pontes vuelve a quemar carbón casi cinco meses después

La central térmica gallega propiedad de Endesa pone en marcha uno de sus cuatro generadores ante la mayor demanda de electricidad. Tiene reservas para un máximo de 55 días

Vista de la central térmica de As Pontes (A Coruña), en funcionamiento a primera hora de la mañana de este lunes.
Vista de la central térmica de As Pontes (A Coruña), en funcionamiento a primera hora de la mañana de este lunes.EUROPA PRESS (Europa Press)

Con la demanda eléctrica picando al alza por la llegada del frío —este martes será el día de mayor consumo en España desde finales de julio—, la oferta condicionada por la ausencia de viento y los precios a un paso de los máximos de principios de octubre, la central eléctrica de As Pontes (A Coruña) ha vuelto a quemar carbón este lunes. Es la primera vez que lo hace desde el pasado 4 de julio, según han confirmado a este diario fuentes de Endesa, la empresa propietaria del complejo.

Aunque se encuentra en proceso de desmantelamiento desde que se decidió su cierre, a finales de 2019, ante la compleja coyuntura energética —con el precio del gas natural cuatro veces más alto que al comienzo del año y la expectativa de cierre de uno de los dos gasoductos que traen el combustible desde Argelia—, a finales de octubre se optó por recargar sus reservas para cubrirse las espaldas. Tres semanas después de aquella decisión, As Pontes ha vuelto a volcar energía a la red, una situación que solo se ha producido tres veces este año: en enero, cuando el temporal de nieve y frío Filomena disparó el consumo de electricidad en España; la primera semana de julio, por el calor; y ahora.

El reinicio de actividad se circunscribe solo a uno de los cuatro grupos generadores con los que cuenta, pero dado que su planificación es semanal, la central estará en marcha hasta —como pronto— el viernes.

En tanto que sigue figurando en los registros de Red Eléctrica de España (REE), As Pontes se activa cuando la demanda y los precios se disparan, como es el caso estos días. “Hasta que no tengamos la autorización de cierre definitivo, figura como operativa para REE y tenemos que ofertar todos los días un precio para la subasta”, explica por teléfono un portavoz de la eléctrica. “Nuestro objetivo sigue siendo cerrarla en cuanto se pueda. Es justo lo contrario a lo que querríamos hacer, pero la central sigue ahí y nos vemos obligados. Tenemos que cumplir la ley”.

Las 180.000 toneladas de carbón con las que cuenta actualmente la planta, según los datos aportados por Endesa, permitirían su funcionamiento hasta un máximo de 55 días. La cifra actual de reservas, además, es mínima en comparación con las entre 3,5 y 4 millones de toneladas que quemaba en un año al uso, como el de 2018. Parte del carbón está ubicado en el almacén contiguo a la central y el resto, en el puerto de Ferrol, donde atracan los barcos que hacen llegar el combustible a Galicia. “Hemos comprado eso siendo prudentes: mientras la central figure como operativa, tenemos que garantizarnos una reserva de carbón”, explican desde la eléctrica.

Reinicio “excepcional”

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El director de la central, Ignacio Sáinz también ha enfatizado el carácter “excepcional” de este reinicio de la actividad, que “no cambia el compromiso con el cierre de las centrales de carbón, que ya no son competitivas”. La explotación del centro la están realizando unas 140 personas: 70 personas de plantilla propia y un volumen similar de trabajadores de empresas auxiliares. Los contratos de prejubilación o recolocación de la plantilla incluían cláusulas por las que, en caso de necesidad, los trabajadores tendrían que volver a su puesto.

El carbón es una fuente de energía residual en el sistema eléctrico español. En 2020 supuso solo el 2% del mix, tras haber sido gradualmente reemplazada en los últimos años por las renovables y por el gas natural como tecnología de respaldo. As Pontes, de hecho, es una de las últimas tres centrales que queman este combustible en la España peninsular, junto con Aboño y Soto de Ribera, ambas en Asturias y propiedad de EDP. La almeriense Litoral ha estado en producción hasta principios de noviembre, pero desde Endesa subrayan que “ya no va a funcionar nunca más”.


Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS