Guindos y Hernández de Cos advierten que el alza de los salarios amenaza con mantener la alta inflación

El gobernador del Banco de España pide un pacto que evite un “círculo vicioso” para que las revisiones salariales se trasladen a los precios

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, este viernes en S'Agaró.
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, este viernes en S'Agaró.EUROPA PRESS (Europa Press)

Los salarios pueden convertirse en el punto de apoyo que acaben convirtiendo el actual repunte de la inflación en un problema más prolongado de lo previsto. Al menos así lo ha advertido este viernes el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, al que ha seguido después el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. El primero se ha mostrado convencido de que el alza de los precios, que se situó en el 5,4% en octubre en España, tiene bases “transitorias”, pero ha llamado a no cometer errores de “segunda ronda”, en clara referencia a un alza de los salarios que acabe generando una espiral que mantenga alta la inflación. De hecho, consideró que los sueldos no deben crecer por encima del 2%.

Guindos se refería a que una medida para compensar el incremento de los precios por la vía de los salarios acabe generando una base más consistente a la inflación, ahora alimentada básicamente por el incremento de los precios de la energía y de los suministros, sobre todo por la falta de materias primas. Elevar los salarios, ha insinuado, podría generar un escenario que no permita una salida tan rápida a la bajada de precios. Hasta ahora, el BCE viene defendiendo que la inflación tiene efectos temporales, si bien la miembro del Consejo Ejecutivo Isabel Schnabel advirtió de que hay riesgos “sesgados al alza”. Aun así, la institución que preside Christine Lagarde cree que esa amenaza es limitada porque más de los contratos privados de la zona euro no están vinculados a la evolución de los precios. La propia Lagarde afirmó este viernes en una entrevista en Frankfurter Allgemeine que, de acuerdo con la información que les llega, los acuerdos sobre convenios colectivos no deberían “desencadenar una espiral” inflacionista.

Las palabras de Guindos, pronunciadas en el XXVI Encuentro de Economía de S’Agaró (en Castell-Platja d’Aro), han contado poco después con el apoyo de De Cos, quien ha señalado que el impacto salarial puede ser muy importante”, por lo que ha demandado un pacto “para capear la situación” y repartir “la pérdida” que genera la inflación. “No podemos generar un círculo vicioso en el que los salarios que intentan recuperar lo perdido por el repunte de los precios acabe trasladándose otra vez la inflación”, ha señalado. En ese pacto para repartir las pérdidas, según su opinión, tendría que haber una reducción de los márgenes de ganancias de las empresas, una contención salarios y participación de las administraciones a través del déficit público para atender a la población más vulnerable.

Valoraciones “muy elevadas” de los activos

En todo caso, tanto De Guindos como De Cos han mostrado su convencimiento de que la inflación está en fase de reducción y no la han señalado como un problema estructural. El vicepresidente del BCE ya ha mostrado su intención de fijar la evolución de los salarios a la inflación subyacente, que limpia del alza de los precios el aumento del coste de la energía. En ese sentido, ha sostenido que las nóminas de los trabajadores no tendrían que aumentar más del 2%. Si no es así, ha vaticinado, el efecto podría ser el de mantener los precios altos durante más tiempo.

El gobernador del Banco de España ha dudado que el BCE pueda anticipar la retirada de compra de activos antes de lo previsto, sobre todo después de la defensa que ha realizado su presidenta, Christine Lagarde. “El grado de acomodación monetaria se va a mantener”, ha señalado De Cos, dando por sentado que la recuperación económica en la zona euro no está suficientemente consolidada y que los riesgos de una anticipación en la retirada de los estímulos son mayores que una retirada tardía. A esas dos cuestiones ha sumado otra, “nueva información que no debemos obviar”, en referencia a la nueva variante sudafricana del coronavirus, que ha provocado ya medidas por parte de Estados europeos, suprimiendo enlaces aéreos con la zona.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Pese a esa amenaza, que ya ha hecho tambalear las bolsas, Luis de Guindos ha relativizado su impacto. Ha basado su defensa en los altos niveles de vacunación, por lo que el impacto sería “más limitado”. Para el que fuera ministro de Economía de Mariano Rajoy, existen otros problemas más relevantes a medio plazo. Por un lado, el incremento de los precios en el mercado residencial, pero también el mayor aumento del endeudamiento de las empresas y los particulares y las valoraciones “muy elevadas” de los activos financieros, empujadas por los bajos tipos de interés.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS