Seguimiento masivo en la primera huelga de la historia de Unicaja Banco

La mayoría de oficinas de la entidad han amanecido cerradas mientras la empresa ha citado a los representantes laborales el próximo 30 de noviembre, ampliando un día más el periodo de negociación del ERE

Clientas de Unicaja se encuentran las puertas de la sede de Málaga con carteles sobre la huelga.
Clientas de Unicaja se encuentran las puertas de la sede de Málaga con carteles sobre la huelga.Garcia-Santos (El Pais)

“Oficina cerrada. Nos declaramos en huelga para poder dar, mañana y siempre, el servicio con la calidad y cercanía que usted merece”. Las oficinas de Unicaja Banco, la quinta mayor entidad financiera de España, han amanecido hoy con mensajes como este en sus puertas cerradas. La inmensa mayoría de la plantilla ha secundado el paro convocado para este viernes por los representantes laborales, es decir, Comisiones Obreras, UGT, CIC, CESICA y CSIF, que cifran en un 93% el seguimiento de la huelga, la primera en la historia de Unicaja Banco. La acción está relacionada, según han explicado, con “el bloqueo de la mesa de negociación ante la cerrazón de la entidad a buscar punto de acercamiento” para acordar las condiciones del despido de 1.513 trabajadores, el 15% de la plantilla, como pretende la compañía tras la fusión del pasado verano con Liberbank.

Los sindicatos han convocado una gran concentración ante la sede de la Fundación Unicaja en Sevilla, pero las plantillas también han sido citadas en Albacete, Ciudad Real, Cuenca, León y Valladolid. Desde Comisiones Obreras han apuntado que una media el 93% de las 1.400 oficinas de la entidad se mantienen cerradas y que hay ciudades como Málaga donde se roza el 100% de seguimiento de la huelga. La cifra se mueve entre el 80% y el 95% en comunidades como Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura o Cantabria. Solo Madrid se ha quedado en el 50% y Asturias, en el 60%, según el sindicato. “Ni en los peores momentos de Liberbank se había vivido una respuesta tan positiva de la plantilla”, afirma Alicia Domínguez, representante de Comisiones Obreras en Unicaja. “Está prácticamente todo cerrado”, subraya Pilar Martínez, portavoz de CSIF. La empresa no ha facilitado, de momento, sus datos.

Los trabajadores, que ya se movilizaron los martes 16 y 23 de noviembre, siguen denunciando las escasas intenciones de negociar que ha mantenido la empresa desde que se iniciaron las conversaciones sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Unicaja Banco el pasado 10 de noviembre. Sobre la mesa siguen los despidos de 1.513 personas -1.005 de la red de oficinas y 508 de los servicios centrales- así como el cierre de 395 sucursales, el 28% de las existentes en la actualidad. Los sindicatos critican que la propuesta planteada por la entidad financiera para deshacerse de sus trabajadores es “indigna” y que apunta “directamente, a las personas menores de 50 años ante la negativa de la entidad de ofrecer buenas condiciones de salida al colectivo de mayores”, criticando, además, la movilidad geográfica forzosa, la homologación laboral “que creará plantilla de primera y de segunda” y la desregulación horaria para el 15% de los empleados.

Moción en Málaga

Los responsables sindicales presentaron el pasado martes una propuesta conjunta sobre las condiciones del ERE, pero la entidad comunicó que las condiciones reclamadas “no eran asumibles” y realizó una contrapropuesta que la plantilla considera insuficiente. Unicaja Banco ha convocado a los representantes laborales el próximo martes 30 de noviembre, ampliando así un día más el calendario de negociaciones que continuará los días 1 y 2 de diciembre. Las partes confían en llegar a un acuerdo para entonces y, en caso de no hacerlo, esperan haber encontrado algunos puntos en común que sirvan de base para negociar durante otros 15 días, prórroga que deberá ser aceptada por la empresa y los trabajadores. “En caso de que no haya acuerdo, la ley dice que Unicaja puede aplicar el ERE en las condiciones que planteó, pero entendemos que no lo hará porque ello creará una conflictividad laboral que no es buena para la compañía, la plantilla, los accionistas ni la ciudadanía”, afirma Alicia Domínguez.

La situación de los trabajadores ha saltado esta semana a la órbita política en Málaga, donde la entidad financiera tiene su sede principal. La Diputación Provincial aprobó este miércoles una moción por unanimidad para pedir a Unicaja Banco llegar a un acuerdo con los representantes sobre el ERE presentado y el Ayuntamiento de Málaga debatirá hoy en su pleno municipal una propuesta similar que busca mostrar el rechazo de todos los partidos a los despidos. A escala de Andalucía, el consejero de Presidencia de la Junta, Elías Bendodo, aseguró que la administración autonómica sigue “con preocupación” las negociaciones y que trabaja para que el impacto en los puestos de trabajo “sea el menor posible”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En todos los ámbitos, además, se rechaza una posible salida de Málaga de los cuarteles generales de la entidad. “Apoyamos que Unicaja crezca, siempre con su sede en Andalucía y siempre con su referencia andaluza y en la provincia de Málaga”, apuntó Bendodo. La Fundación Unicaja, por su parte, principal accionista de Unicaja Banco, aseguró este jueves en un comunicado que el cambio de ubicación de la sede “carece de la más mínima base” y tildó de “especulación, absolutamente gratuita” dicha posibilidad, al tiempo que mostró su convencimiento de que “finalmente se alcanzará un acuerdo entre las partes”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS