Esto es lo que necesitas saber para estudiar o trabajar en el Reino Unido tras el Brexit

La salida del país anglosajón de la Unión Europea ha eliminado la libre circulación de trabajadores y fija en la mayoría de los casos la necesidad de solicitar un visado previo al viaje

Estudiantes con mascarillas y distancia de seguridad en una clase en la Universidad de Oxford (Reino Unido).
Estudiantes con mascarillas y distancia de seguridad en una clase en la Universidad de Oxford (Reino Unido).Laurel Chor (Getty Images)

Irse a Londres “a buscarse la vida”, a trabajar y aprender inglés durante unos meses, como tantos otros jóvenes a lo largo de los años, dejó de ser posible el pasado mes de enero con la consumación del tan temido Brexit. Sin libre circulación de personas y trabajadores, estudiar y trabajar en el Reino Unido es ahora un proceso algo más burocrático que exige en la mayoría de los casos la expedición de un visado con anterioridad al viaje, pero que no debe ser nunca un obstáculo insalvable si nos informamos con la antelación necesaria. “El nuevo esquema migratorio del Reino Unido basado en puntos permite que los ciudadanos comunitarios puedan solicitar un visado de forma electrónica y que el proceso sea relativamente ágil, entre tres y cuatro semanas”, explica Claudia Ágreda, abogada especialista en Inmigración y Extranjería.

Este requisito, sin embargo, no es necesario en todos los casos, ya que los ciudadanos de la Unión Europea que quieran viajar por turismo o estudiar en el Reino Unido podrán hacerlo sin visado siempre que la estancia no supere los seis meses. Si el propósito es trabajar o completar un programa académico más largo, sí será necesario. Hay que tener en cuenta que España es el cuarto país de la UE que más universitarios envía al Reino Unido, solo por detrás de Italia, Francia y Alemania: según la Agencia Británica de Estadísticas Universitarias (HESA, por sus siglas en inglés), 13.725 españoles cursaron programas de grado y posgrado o participaron en intercambios de larga duración como Erasmus en el curso 2019-2020.

Más información
Suscríbete a la 'newsletter' de Formación
El nivel de estudios determina el grado de adquisición de competencias digitales
Mª Isabel Lorenzo: “Sin los biólogos, el sistema sanitario se quedaría cojo en muchas especialidades”

¿Qué necesito saber para estudiar en el Reino Unido?

Los requisitos para estudiar un grado o posgrado no han cambiado, más allá de la necesidad de solicitar un visado tras haber sido aceptado en un determinado programa académico: poseer un nivel de inglés adecuado y tener la nota suficiente en Bachillerato, A levels u otras formaciones preuniversitarias. Aunque puede variar dependiendo de la carrera y la universidad, en términos generales, “los españoles que quieran acceder a un grado deberán haber terminado el Bachillerato (con o sin EvAU) y presentar su expediente académico, una carta de motivación, otra de recomendación y, en algunos casos, un portfolio (para carreras de arte, principalmente)”, cuenta Carolina Jiménez, responsable de Educación Superior del British Council en España. En el caso de que se quiera cursar un máster, será necesario acreditar la nota de la carrera.

En la mayoría de los casos, si la universidad acepta al alumno y le ofrece una plaza, le enviará una carta para solicitar el visado. Es la denominada Confirmation of Acceptance of Studies (CAS), y normalmente refleja el nivel de inglés del alumno. “En caso de que la carta de la universidad no incluya una mención explícita sobre el nivel de inglés, se deberá acreditar (generalmente un B2) a través de los exámenes de IELTS, LanguageCert, Pearson y PSI Service”, añade Jiménez. Las certificaciones de instituciones como Cambridge son igualmente válidas, y para carreras relacionadas con el sector sanitario (médicos, enfermeras o matronas) es necesario sacar el OET.

El proceso para solicitar el visado es relativamente rápido y sencillo, ya que se hace online y solo se necesita un pasaporte con huella digital, acceso a una app móvil, UK Immigration: ID Check, y la carta de invitación de tu universidad, además de los certificados académicos y de inglés originales. Puede solicitarse hasta seis meses antes del viaje (se recomienda hacerlo con al menos un mes o mes y medio de margen) y tiene un coste de 348 libras (unos 400 euros). También existe la posibilidad de pagar una tasa extra para que el visado se procese de manera prioritaria.

Escribe una buena carta de motivación

Saber plasmar en una carta de motivación las razones por las que nuestra solicitud debería tenerse en cuenta es un paso fundamental en el proceso de selección. Por eso, los expertos del British Council aportan una serie de consejos que conviene tener en cuenta:

  • La carta ha de ser de una sola página, y estar bien redactada y estructurada.
  • Asegúrate de que tus títulos, aptitudes y experiencia se adaptan a lo que pide la universidad.
  • El contenido ha de estar relacionado con los estudios que vas a solicitar.
  • Explica por qué quieres estudiar esos cursos, qué aspectos te interesan más, qué relación previa tienes con dichas materias y cómo crees que te va a ayudar en el futuro.
  • Incluye cualquier experiencia laboral o actividad extracurricular que sea relevante para esas disciplinas.

Metodologías participativas y alta empleabilidad

Las razones para experimentar la vida académica británica son numerosas. Desde el reconocimiento internacional de sus instituciones y los beneficios de desarrollarse en un entorno internacional, a la metodología empleada y los altos índices de empleabilidad de sus graduados. “En el modelo británico existe una menor cantidad de horas lectivas y una mayor tutorización y dinámica de trabajo por proyectos que siguen la metodología de learning by doing (aprender haciendo). En general, predomina el protagonismo de actividades en las que se potencia el pensamiento crítico de los alumnos, en las que desarrollan y argumentan sus ideas”, afirma Jiménez. En 2019, la tasa de empleo de los graduados británicos era del 87,5 %, según datos de su Gobierno, y año tras año, las universidades anglosajonas mantienen una posición privilegiada en prestigiosos rankings educativos como el de Times Higher Education: “El 38 % de los premios Nobel que estudiaron fuera de sus países y uno de cada cuatro líderes mundiales ha estudiado en el Reino Unido”, esgrime.

A la hora de elegir, es importante asegurarse de que cumplimos con los requisitos que pide la universidad, que esta cuenta con los medios académicos y sociales necesarios, que la facultad está bien reconocida, la empleabilidad de la carrera, las experiencias de antiguos alumnos y, por supuesto, el precio de los cursos (los más baratos rondan las 9.000 libras (10.000 euros) al año, mientras que los más costosos pueden superar las 25.000 libras anuales). Una labor en la que puede ser útil consultar la guía editada recientemente por el British Council, Study UK, que incluye también información sobre distintos tipos de becas y ayudas. También es posible compaginar los estudios con un trabajo a media jornada, hasta un máximo de 20 horas semanales, para conseguir fondos que contribuyan a cubrir los gastos.

Por otro lado, los europeos residentes en el Reino Unido con anterioridad al 30 de diciembre de 2020 pueden beneficiarse de las tasas académicas locales, más económicas (un máximo de 9.250 libras anuales), siempre que soliciten, antes del próximo 21 de junio, el estatus de residente (settled status, para aquellos que lleven más de cinco años en el país) o de preresidente (pre-settled status, si son menos de cinco).

El sistema universitario británico cuenta con una oferta de 45.000 grados, la mayoría de ellos de tres años y 180 créditos, aunque por supuesto también los hay de 240 créditos o más. Hay grados que contemplan un sandwich year (un año de trabajo remunerado dentro o fuera del país), programas de dos años denominados Foundation y cursos preuniversitarios de un año (foundation access programmes) para aquellos alumnos cuyas notas de Bachillerato no son suficientes o que, habiendo cursado una opción de Letras se decantan finalmente por un grado de Ciencias (o viceversa). “Suelen hacerse específicamente para carreras muy exigentes o para extranjeros que quieren preparar su inglés y alguna otra asignatura”, ilustra Jiménez.

La mayoría de las solicitudes (hasta un máximo de cinco) se presentan a través de UCAS. Más allá de casos concretos (como las universidades de Oxford y Cambridge y los estudios de Medicina, Veterinaria y Ortodoncia, cuyo límite es el 15 de octubre), hay diferentes plazos: el primero, hasta el 15 de enero; el segundo; de abril al 30 de junio, y el tercero (denominado Clearing, que adjudica las plazas restantes), entre finales de agosto y primeros de septiembre. Si se trata de estudios de posgrado, la mayoría de universidades gestiona sus propias solicitudes, y aunque no siempre hay fechas límite, presentarlas con antelación incrementa las posibilidades de ser aceptado. Para comprobar la equivalencia de las titulaciones del país de origen con las del Reino Unido, se puede acceder al National Recognition Information Centre.

Trabajar en el Reino Unido

El Brexit ha cambiado sustancialmente las reglas del juego, y es de vital importancia conocer qué requisitos y procedimientos debemos cumplir antes de viajar al Reino Unido por motivos laborales. En primer lugar, “contar con una oferta de empleo aprobada por las autoridades correspondientes (no vale cualquiera); se deberá demostrar tener la cualificación y el nivel de inglés adecuado (al menos un B1); ganar más de 25.600 libras anuales y pagar las tasas correspondientes, que dependiendo de las circunstancias pueden estar entre las 469 y las 1.220 libras”, ilustra Claudia Ágreda. En algunos casos, como los expertos que acudan por menos de un mes para dar una conferencia, abogados que participen en procedimientos judiciales o artistas y deportistas que vayan a participar en determinados eventos, la obtención del visado no es necesaria.

“También hay visas para inversores, emprendedores, religiosos, voluntarios e investigadores”, añade Ágreda. “Precisamente para estos últimos no será necesaria una oferta de empleo, ya que lo que se pretende con este visado (Global Talent Visa) es atraer el talento para sectores como el científico, las humanidades, la ingeniería o la tecnología digital”.

FORMACIÓN EL PAÍS en Twitter y Facebook

Suscríbase a la newsletter de Formación de EL PAÍS

Online MBA in Hospitality and Tourism Management

Con esta formación, desarrollarás las habilidades ejecutivas y las competencias estratégicas necesarias para covertirte en un profesional de éxito en el sector turístico.

Máster en Dirección de Marketing y Ventas

El programa está dirigido a responsables de equipos de ventas y directores comerciales con una titulación superior que necesiten ampliar sus competencias.

Máster Online en Organización de Eventos, Protocolo y Turismo de Negocio

El programa incluye un itinerario enfocado a orientar al alumno en la práctica de la función directiva y una combinación de los conocimientos con su desarrollo personal y profesional.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS