El beneficio de Endesa creció un 3% el año pasado, hasta los 1.435 millones de euros

La eléctrica contabiliza un deterioro de 652 millones por la pérdida de valor de sus activos extrapeninsulares en un ejercicio marcado por los precios récord de la luz

La sede de Endesa en Madrid, en una imagen de archivo.
La sede de Endesa en Madrid, en una imagen de archivo.Pablo Monge

Endesa ganó 1.435 millones de euros en 2021, un ejercicio marcado por los precios récord de la electricidad y la crisis energética española y europea. El beneficio de la eléctrica española, filial del grupo italiano Enel, creció un 3% respecto al año anterior, por encima de las estimaciones que la propia compañía hizo públicas en noviembre, según un comunicado remitido este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El cuarto trimestre ha corregido completamente la tendencia registrada hasta septiembre, un periodo en el que la compañía ganó un 3,4% que en el mismo lapso del año anterior.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la energética crece, por su parte, un 6% en comparación con 2020, hasta los 4.278 millones. Por ramas de negocio, la mayor parte de esta mejora se corresponde con la buena marcha de dos unidades: renovables, que ya es la tercera que más aporta y ya pisa los talones a la segunda, y que gana un 91% más; y clientes, en el que está incluida la parte comercial, y que cuyas ganancias brutas crecen un 8%. Al resultado de 2021 también contribuyen los ingresos extraordinarios conseguidos gracias a dos sentencias: la de canon hidráulico, que aporta 300 millones, y la que le permite la recuperación de costes de dióxido de carbono (CO₂) por un total de 186 millones. En el lado opuesto, tanto la generación convencional (básicamente, nuclear y ciclos combinados, que retrocede un 15%) como las redes de transporte (-3%) reducen el beneficio total del grupo.

La ligera mejora de la cuenta de resultados se produce a pesar de haber contabilizado un deterioro en el valor de sus activos de generación de electricidad en los territorios no peninsulares (los archipiélagos canario y balear, y Ceuta Melilla) por un total de 652 millones de euros que la compañía achaca a la “situación de los mercados de materias primas” y a los “cambios contemplados en la estructura de generación futura”, especialmente en las fuentes térmicas. Es el tercer deterioro consecutivo contabilizado por Endesa por este concepto en los tres últimos años, tras los 404 y 338 millones registrados en 2019 y 2020, respectivamente.

El dividendo con cargo a los resultados del ejercicio pasado será de 1,44 euros por acción, un 11% más de lo anunciado hasta ahora. Sin embargo, el porcentaje del beneficio que se destinará a dividendos bajará en los tres próximos años hasta el 70%, frente al 80% actual. Una reducción que responde, según la empresa, a una “adecuación” a la inversión bruta prevista para 2022, 2023 y 2024: 7.500 millones.

Más clientes en el mercado libre

“Hemos atravesado uno de los ejercicios más desafiantes de los últimos años, justo después de otro año como el 2020 que estuvo marcado por el tremendo golpe de la pandemia”, afirma el consejero delegado de la eléctrica, José Bogas, en la nota de prensa en la que da cuenta de los resultados. En España, el precio de la luz en el mercado mayorista —del que beben los contratos regulados— se disparó el año pasado más de un 200%, en línea con los principales países europeos, en gran medida por el brutal encarecimiento del gas natural.

En este entorno, la compañía afirma haber aumentado en un 3% su volumen de clientes con contratos de mercado libre, hasta un total de 5,9 millones. Estos son, de largo, los más rentables en su cuenta de resultados. El estallido de precios está siendo el argumento perfecto utilizado por las eléctricas para tratar de atraer a ese segmento a los usuarios que contaban con una tarifa regulada. Un objetivo para cuya consecución han lanzado potentes campañas publicitarias que, a la vista de lo sucedido, ya empiezan a dar frutos.

Bogas gana 2,12 millones en 2021

El primer ejecutivo de Endesa, José Bogas, se embolsó 2,12 millones de euros el año pasado, un 24% menos que en 2020 por la caída de los incentivos a largo plazo, que pasaron de casi 730.000 a 496.000 euros. También se redujo —aunque en menor medida— la aportación de la empresa a su plan de pensiones. El sueldo fijo se mantuvo en 960.000 euros y el variable a corto plazo ascendió a 520.000 euros.

Por su parte, el presidente, Juan Sánchez-Calero, obtuvo 653.000 euros en 2021 —su segundo ejercicio en la eléctrica—, algo más de un 5% más que un año antes. Sánchez-Calero, que no cobra ningún bonus —dado que está desprovisto de todas las tareas ejecutivas, que recaen íntegramente sobre la figura de Bogas—, recibió un fijo de 624.000 euros y otros 29.000 por dietas, como presidente del Comité de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo, de reciente creación. El sueldo medio de los empleados de Endesa ascendió a 73.000 euros en 2021, un 1,4% más que un año antes.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS