Sánchez reclama en Bruselas una propuesta que garantice precios bajos y el suministro de gas

El presidente del Gobierno visita París y la capital comunitaria para tratar de articular un frente común frente a la crisis energética

Pedro Sánchez y Ursula von der Leyen, este lunes en Bruselas.Foto: KENZO TRIBOUILLARD / POOL (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reclamado este lunes desde Bruselas una propuesta sobre precios de la energía “equilibrada” que tenga en cuenta no solo la “asequibilidad” del gas natural sino también la “disponibilidad” del suministro. El jefe del Ejecutivo español ha visitado la capital comunitaria dentro de una gira que arrancó la semana pasada y en la que trata de articular, junto a diferentes capitales —de Roma a Berlín—, un frente común para abordar la crisis del mercado energético. La situación, agravada por la guerra en Ucrania, será un debate medular, correoso y complejo en la cumbre europea que reunirá este jueves y viernes a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

La Comisión Europea, además, tiene previsto aportar esta semana nuevas propuestas para hacer frente al zarpazo de los precios y al suministro de combustible, un problema que se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la UE desde la invasión militar ilegal de Rusia.

Sánchez ha reclamado que las soluciones que lleguen desde la Unión protejan, por un lado, a los países más dependientes del gas ruso —como Alemania, Austria o Finlandia—, cuyo flujo podría verse comprometido por la escalada de la guerra o las sanciones contra Moscú, y a la vez a los que sufren más los precios disparados, como España. “Hay dos aspectos importantes”, ha señalado en una comparecencia sin preguntas junto al primer ministro belga, Alexander de Croo, con quien ha mantenido una reunión para acercar posturas. “El primero tiene que ver con la oferta, la diversidad en el suministro, con la capacidad de obtener fuentes de gas de distintos países”, ha dicho. El segundo aspecto, ha añadido, “tiene que ver con los precios” de la electricidad. Su escalada ha alcanzado el 32% interanual en febrero en la zona euro, según las cifras de la oficina estadística comunitaria, Eurostat.

De Croo también ha pedido actuar en ambos frentes. “Cuando los mercados no funcionan hay que intervenir”, ha dicho. “Y hoy los precios de la energía en Europa no reflejan la realidad. Los mercados se han vuelto completamente irracionales y todos lo estamos pagando cada día”. El jefe del Gobierno belga ha pedido que la UE use su “poder adquisitivo, agrupando a los 27 países”, para superar las fallas del mercado. Y ha pedido también medidas intervencionistas, como aplicar “topes de precios”, una de las propuestas que España también barajaba pero que ha dejado caer este lunes.

Sánchez ha viajado a Bruselas acompañado de la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Antes de aterrizar en la capital belga ambos han pasado por París, donde el presidente se ha entrevistado con su homólogo francés, Emmanuel Macron. Allí también tenía previsto reunirse con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, persona clave en la organización de los debates de la cumbre del final de esta semana, y con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

La jefa del Ejecutivo comunitario ha dedicado precisamente gran parte de su agenda del lunes al asunto de los precios y el suministro de la energía: además del encuentro previsto con Sánchez, ha mantenido una reunión con empresas y líderes del sector “activos en el campo del petróleo y el gas”, según ha explicado un portavoz de la Comisión en una comparecencia, para “discutir la diversificación de las fuentes de energía hacia la UE”. Hasta la fecha, la UE no ha dado el paso sancionador de último recurso contra Rusia: cercenar total o parcialmente las importaciones de fuentes de energía. Von der Leyen, además, tenía previsto este lunes presidir un debate del colegio de comisarios europeos centrado parcialmente en la energía.

Valoración de las propuestas

La Comisión lleva días valorando propuestas que han llegado de diversos socios comunitarios, incluido España, para hacer frente al alza de los precios. De ellas, una de las que parece suscitar mayor apoyo es la italiana, que busca establecer un precio máximo de compra de gas y realizar dichas operaciones a nivel comunitario, de modo similar a como se hizo con las vacunas, así como aplicar un sistema de almacenamiento conjunto de la UE. Fuentes de la Comisión aseguran, en cualquier caso, que Bruselas no tomará ninguna decisión de calado sobre precios hasta que no se reúnan los líderes de los Veintisiete en el Consejo de finales de esta semana.

Desde el Elíseo, en París, Sánchez se ha expresado en términos similares a su intervención en Bruselas. Ha reclamado una postura común que proteja “el bienestar de los ciudadanos y las pequeñas y medianas empresas y de nuestra industria”. “Esperamos que la Comisión Europea pueda encontrar una respuesta equilibrada que nos permita a todos los países poder responder en función de cuál sea la gravedad de la situación en uno u otro aspecto a este desafío formidable que nos está planteando desde el punto de vista energético la guerra de Ucrania”, ha insistido Sánchez.

Por su parte, Macron ha destacado el “fuerte compromiso de España para encontrar soluciones europeas que nos permitan protegernos de las consecuencias de la guerra” en los precios de la energía y le ha agradecido a Sánchez su “trabajo de coordinación” a nivel europeo en la materia para buscar “converger en soluciones eficaces para limitar el aumento del precio del gas, limitar el impacto en el precio de la electricidad, para encontrar soluciones de almacenamiento común en Europa y diversificar nuestras fuentes de aprovisionamiento”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS