La sandía como metáfora de la inflación: la fruta más veraniega multiplica su precio

El aumento de la demanda por el calor y la caída de la oferta por los problemas en la producción disparan el coste. En la primera semana de junio se pagaba casi el triple que en 2021 en mercados de origen

Trozos de sandía en una frutería de Madrid, el martes.
Trozos de sandía en una frutería de Madrid, el martes.Claudio Álvarez

Buscar la palabra “sandía” en Twitter genera resultados como estos:

La impresión que trasladan estos tuits se confirma en un paseo por varios supermercados. La misma variedad de sandía costaba el martes en Mercadona, Lidl y Ahorramas 1,59 euros el kilo. Este tipo de sandía, verde oscura y sin apenas pepitas, es el más común. Con ese precio, una sandía de cinco kilos cuesta casi ocho euros. Lidl vendía la misma variedad el verano pasado a unos 0,59 euros, un precio siempre sometido a muchas fluctuaciones. El escenario actual es aún peor para quienes optan por comprarla cortada, con precios de entre 1,79 y 1,89 euros el kilo.

Es el caso de Jorge Moreno, víctima de la tasa single (pagar más por vivir solo). Sujeta un cuarto de sandía en un Mercadona. “Míralo, tres euros por esto. No puede ser. Está muy rica y apetece mucho con este calor, pero se ha convertido en una fruta de lujo”, dice, enfadado. Le gustaría poder comprar una entera. “Pero entonces, o como sandía sin parar durante varios días, o se estropea”. Alicia Pérez, en un Ahorramas, no se había dado cuenta hasta ahora de la subida: “Es verdad que está carísima. Pero, sinceramente, está todo tan caro que prefiero ni pensarlo. Cojo lo más barato y luego veo que igualmente me sube la compra un 20%”. Según datos de la patronal, el 70% de esta fruta se vende en supermercados, como el Lidl en el que trabaja María: “Algún cliente se me ha quejado en particular por el precio de la sandía”.

Las cifras del Ministerio de Agricultura muestran un crecimiento disparado del precio en los mercados de origen. El último dato disponible, de la primera semana de junio, es de 68,37 euros por 100 kilos de sandía. Es casi el triple que en el mismo periodo del año pasado. Una semana antes, en la última de mayo, el precio fue aún mayor: 84,79, frente a los 26,9 del mismo periodo de 2021. Estos incrementos después repercuten en el consumidor final. El dato del IPC de mayo refleja un crecimiento interanual del 8,7% en frutas frescas.

Hay varias razones que, combinadas, explican esta subida de precios. La primera es la caída de la oferta por los problemas que ha tenido la cosecha de Almería. Esta es la principal huerta que suministra las sandías tempranas al mercado nacional. “Las condiciones meteorológicas han sido un problema. Hubo un exceso de lluvia y de calima en marzo, durante el cuaje de las sandías que han estado en el mercado estas semanas. Se cayó en torno a un 40% de la producción”, explica Adoración Blanque, presidenta de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) en Almería.

Han tenido el mismo problema en la huerta murciana, el principal productor en las semanas posteriores a las de la sandía almeriense. “Ha subido tanto el precio porque falta sandía, así de simple. Hemos tenido 21 de 31 días de marzo con lluvia, así que no ha habido polinización. Esa sandía no se pierde, pero sí se retrasa”, añade Juan López, vicepresidente de la asociación de productores murcianos Proexport y gerente de Pozosur. “Hemos tenido un kilo de sandías en espacios de los que esperábamos conseguir hasta cinco”, indica. Además, como el resto de actividades agrícolas, la producción de la sandía sufre una multiplicación de los costes. El presidente de la Interprofesional de melón y sandía de Castilla-La Mancha —la huerta que, con Valencia, completa el calendario de esta fruta—, Cristóbal Jiménez, calcula que hoy al agricultor le cuesta una media de un 25% más cada pieza. “La oferta no está cubriendo la demanda”, comenta Jiménez.

El otro factor que dispara el precio de esta fruta son las altas temperaturas. “El consumo de sandía y el calor están totalmente relacionados. Más temperatura, más demanda de sandía”, explica Blanque. Este año el verano se ha adelantado y ha embestido con la peor ola de calor en junio en 20 años. “No solo es importante la demanda en España. En Europa, donde también han crecido las temperaturas, están consumiendo más sandía. Si en Europa el verano es de 27 grados, faltan sandías y si es de 23, sobran”, añade López.

Una frutería de Madrid, el martes.
Una frutería de Madrid, el martes.Claudio Álvarez

En el mercado hay sandías más baratas que las de producción nacional. “Nuestros principales competidores son Marruecos y Senegal, que tiran de los precios para abajo. Aquí, producir una sandía de invernadero cuesta 30 céntimos. Allí, unos 10. Es competencia desleal y el producto es peor″, indica Blanque. Las sandías de la frutería de Abdel Majid en Alcalá de Henares (Madrid) cuestan 0,99 euros el kilo, mucho menos que en el supermercado. “Vienen de Marruecos, están muy buenas. Ha subido un poco el precio; el año pasado costaba 0,79 euros el kilo”, explica este frutero, acostumbrado a que sus clientes se quejen “un poquito” por la inflación.

Majid cree que en las próximas semanas caerá el precio de este producto, augurio que comparte López: “Van a ir bajando porque la polinización después de marzo ha sido la normal, así que habrá muchas más sandías”. “Tienen que caer. Se va a reajustar el mercado en cuanto dejen de faltar sandías”, añade Jiménez. En la primera semana de junio, el precio medio que estima Agricultura ya cayó respecto a la última semana de mayo.

El vicepresidente de Proexport destaca que estos precios no han repercutido en mayores beneficios para los agricultores: “Sí, han subido los precios, pero con el aumento de costes y la caída de la producción, te quedas como estabas”. “A nosotros, como productores”, continúa Blanque, “nos podría dar igual el precio al que venda el supermercado si nuestros márgenes están cubiertos. Pero hay que tener en cuenta que la distribución ha aumentado tanto el precio que puede hacer que la demanda baje. Y a nosotros eso no nos interesa. Queremos que se venda a un precio razonable. No nos gusta ver sandías a 12 euros”. La presidenta de Asaja en Almería critica que, ahora mismo, los agricultores están ingresando entre 30 y 40 céntimos por kilo de sandía, mientras algunos supermercados la venden por hasta cinco veces más. “El margen comercial es muy alto”, finaliza.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Emilio Sánchez Hidalgo

Redactor de Economía. Empezó su trayectoria en EL PAÍS en 2016 en Verne y se incorporó a Sociedad con el estallido del coronavirus, en 2020. Ha cubierto la erupción en La Palma y ha participado en la investigación de la pederastia en la Iglesia. Antes trabajó en la Cadena SER, en el diario AS y en medios locales de su ciudad, Alcalá de Henares.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS