Países Bajos aumenta la actividad de las centrales eléctricas de carbón para reducir el uso de gas

El Gobierno holandés quiere evitar que haya escasez este invierno ante el riesgo de que Rusia reduzca cada vez más el suministro a Europa por la guerra en Ucrania

Planta de producción de gas en Groningen, Países Bajos.
Planta de producción de gas en Groningen, Países Bajos.Michael Kooren (REUTERS)

El Gobierno holandés ha decidido aumentar la capacidad de producción de las centrales eléctricas de carbón para reducir el uso de gas natural y evitar así que haya escasez de este último el próximo invierno. Aunque la dependencia del gas ruso por parte de Países Bajos es limitada, de un 15%, la medida supone poner en marcha lo que el gabinete denomina “primera fase de la crisis del gas”. Es la respuesta inicial al control ejercido por el presidente ruso, Vladímir Putin, sobre el suministro energético a Europa por la guerra en Ucrania. Al mismo tiempo, Rob Jetten, ministro holandés para el Clima y la Política Energética, ha pedido a los ciudadanos “que ahorren en energía lo más posible”.

Jetten, que anunció las nuevas medidas este lunes, ha señalado que todavía no hay escasez, pero ha añadido: “Putin usa cada vez más el gas como un medio de poder, y quedarnos quietos es demasiado arriesgado”. Hay un problema adicional, y es que las tres plantas eléctricas holandesas de carbón solo pueden operar hasta un 35% de su capacidad por el impacto de las emisiones de CO₂. Si bien el ministro no ha especificado el porcentaje que se autorizará a partir de ahora, la medida se prolongará hasta 2024. Sin la guerra en Ucrania de fondo, la clausura de estas centrales estaba prevista para 2030. Alemania también acaba de anunciar un aumento en la quema de carbón para asegurarse el suministro de energía.

En este contexto, el ministro Jetten ha subrayado que “no pierde de vista las metas de protección del clima”. El gabinete mantiene que quiere recortar en un 55% para 2030 las emisiones de los gases de efecto invernadero, el objetivo al que se ha comprometido la Unión Europea. A finales de mayo, cristianodemócratas y liberales de derecha, dos de los partidos de la actual coalición de centroderecha, apoyaron el aumento de la producción eléctrica a partir de carbón. “No podemos jugar a la ruleta rusa con la seguridad del gas”, dijo entonces el diputado liberal Silvio Erkens.

Los liberales de izquierda, partido al que pertenece el ministro Jetten, pidieron medidas para compensar el aumento de emisiones de CO₂ llegado el caso. Ahora que el Gobierno permite el incremento de la actividad de las plantas eléctricas que queman carbón, dispondrá de cerca 1.500 millones de euros ―antes destinados a compensarlas por el recorte de emisiones― para invertir, entre otros, en proyectos de ahorro de energía.

Reservas

Los Países Bajos poseen una reserva de gas natural en la provincia de Groningen, situada en el norte del país. El yacimiento fue descubierto en 1959, pero su extracción genera actividad sísmica, y en los últimos cuarenta años ha habido más de mil terremotos, en algunos casos de magnitud 3,6 en la escala de Richter. Desde 2014, la producción se ha ido recortando, y a partir de 2023 estas reservas solo se utilizarán en caso de emergencia.

Dada la situación en Ucrania, Hans Vijlbrief, secretario de Estado de Minería, ha asegurado que “el grifo de Groningen solo se abrirá como último recurso”. Ha puesto este ejemplo: “Si se viese comprometido el suministro de energía en hospitales y residencias para mayores, en nuestro país o entre nuestros vecinos”. De momento, el yacimiento “se mantendrá en uso para ser flexibles dada la incertidumbre del mercado energético”, ha añadido. Hasta septiembre de 2022, se extraerán 4.540 millones de metros cúbicos de gas. Hasta octubre de 2023, para cuando está previsto el cierre, la producción será de unos 2.800 millones de metros cúbicos. En el yacimiento quedan 450.000 millones de metros cúbicos de gas, según datos gubernamentales.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS