El número de ricos en España se redujo con la pandemia por primera vez desde 2013

11.113 personas declararon rentas por encima de los 601.000 euros en 2020, un 6,7% menos que el año anterior, cuando se había tocado récord

Coches de lujo en Puerto Banús, en una foto de archivo.
Coches de lujo en Puerto Banús, en una foto de archivo.Julián Rojas Ocaña

La pandemia ha supuesto un punto de inflexión que ha dado la vuelta a una infinidad de tendencias. Entre ellas está la evolución en el número de contribuyentes que declaran las rentas más altas, por encima de los 601.000 euros. Tras seis años de crecimiento ininterrumpido, la emergencia sanitaria supuso un frenazo en seco: en 2020, la cifra de los más ricos bajó hasta los 11.113, un descenso del 6,7% con respecto al ejercicio anterior y el primer retroceso desde 2013, según los últimos datos de la Agencia Tributaria sobre declarantes del IRPF.

Los incrementos de los últimos años habían llevado a nuevos récords al número de individuos que declaran las rentas más altas. Tras tocar mínimos en 2013 por el crac financiero ―con solo 4.553 declaraciones por encima de los 601.000 euros, después de caer casi un 24% entre 2007 y 2008―, la cifra de los declarantes más acaudalados había vuelto a engordar a un ritmo intenso, muy por encima del crecimiento de la economía. En 2018 recuperó y superó los niveles anteriores a la Gran Recesión, y en 2019 tocó su máximo histórico. Aunque en 2020 bajara, el nivel continúa siendo el más elevado desde 2017.

Los datos del organismo no permiten conocer cuántos contribuyentes son millonarios, al no haber desglose por encima de los 601.000 euros. La estadística se confecciona a partir de los datos de la declaración de la renta y se publica con dos años de decalaje. Esto significa que la última información disponible, publicada este lunes, se refiere a las rentas obtenidas en 2020 y declaradas en 2021, que recogen de lleno el batacazo de la pandemia y el efecto de las ayudas públicas desplegadas para limitar los daños, como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o la ayuda extraordinaria para autónomos. Un escudo social que modificó el habitual comportamiento de las principales variables económicas durante las crisis, y que permitió que la recaudación cayera menos que el PIB, al contrario de lo ocurrido en la crisis financiera de 2008.

El número de declaraciones totales aumentó en 2020 con respecto a 2019, en un 2,9%, hasta los 21,6 millones de contribuyentes. La estadística de la Agencia Tributaria agrupa las liquidaciones en 10 tramos, que se diferencian en función del importe. El grupo más numeroso está conformado por la suma de la mitad más baja, hasta los 21.000 euros: estos contribuyentes suponen más del 60% del total, con 13,1 millones de declaraciones, y han crecido un 4,5% con respecto a 2019. El baremo más alto, que agrupa los rendimientos por encima de los 601.000 euros, solo representa el 0,05% del total.

El grueso de los contribuyentes más ricos se concentra en Madrid ―la única comunidad que tiene bonificado al 100% el impuesto sobre el patrimonio―, seguida por Cataluña, con 5.176 y 2.624 declarantes respectivamente, aunque en ambos casos ha habido un descenso con respecto a la época precovid. Si a este tramo más elevado se suma el baremo anterior, el que va de los 150.000 a los 601.000 euros, también se registra una caída. La disminución ha sido tanto en términos absolutos, de 118.602 liquidaciones a 114.507, como en porcentaje sobre el total, del 0,57% al 0,53%, en comparación con 2019.

La estadística sobre declarantes del IRPF también desglosa las rentas medias por tipo de actividad económica. En 2020, disminuyeron tanto los rendimientos declarados para asalariados como para autónomos con respecto a 2019. Descontadas cotizaciones y otros gastos, los primeros ganaron de media 22.609 euros, frente al máximo de 23.171 euros del ejercicio previo, mientras que el segundo grupo declaró de media 13.643 euros, casi un 10% menos que el año anterior. En el caso de los trabajadores por cuenta propia que cotizan por módulos, un régimen al que solo se puede acoger un número limitado de actividades hasta un tope máximo de facturación, el retroceso ha sido de más de un 45%, hasta los 5.525 euros.

Batacazo bursátil

Una pista sobre la disminución en el número de declarantes más acaudalados se puede encontrar en la evolución de los mercados bursátiles y la caída de los dividendos durante el año de la pandemia. La razón es sencilla y tiene que ver con la composición de la renta, muy distinta en función del segmento de la población considerado: los ingresos procedentes del trabajo suelen tener una relevancia mucho mayor para las rentas medias y bajas, mientras que el capital financiero tiene un peso específico mucho mayor para los más pudientes.

2020 fue un año negro para las Bolsas y los beneficios empresariales: el Ibex 35, el principal selectivo español, cerró el ejercicio como el peor en una década y acumuló pérdidas superiores al 15%. La estadística de la Agencia Tributaria refleja en parte este descalabro: para los contribuyentes más ricos, la caída ha sido mayor, de dos dígitos, en los rendimientos del capital mobiliario ―dividendos, intereses, etcétera― y las plusvalías, en comparación con los rendimientos del trabajo.

Pese a la bajada de 2020, los mercados de valores suelen recuperarse rápidamente y todo apunta a que en la próxima edición los más ricos de la declaración de la renta vuelvan a crecer. El último informe de la gestora de inversiones Capgemini, publicado a mediados de junio, señala que las grandes fortunas ―en este caso, se consideran los millonarios y todo el patrimonio que reúnen, más allá de las rentas― aumentaron el año pasado tanto en número como en riqueza total. En España, crecieron en un 4,4%, hasta las 246.500 personas, y su riqueza sumó 719.700 millones de dólares, un 5,3% más que en 2020.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS