La Autoridad Fiscal descarta una recesión, pero alerta sobre un posible corte del gas

El organismo estima que la inflación disparará en un 9% el gasto público en pensiones

La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.
La presidenta de la Airef, Cristina Herrero.Pedro Puente Hoyos (EFE)

La economía lleva más de dos años en una montaña rusa. La pandemia la ha puesto de rodillas, y la actual crisis energética y el repunte de precios, agravados por la guerra en Ucrania, se han convertido en un obstáculo mayúsculo para su recuperación. Pese a ello, la Autoridad Fiscal (Airef) descarta de momento que el desajuste vaya a más. “No contemplamos una recesión en 2022″, ha señalado este miércoles su presidenta, Cristina Herrero. Todo, ha dicho, siempre y cuando no haya un mayor corte del gas ruso.

La Airef cree que España tiene algunos ases en la manga que, al menos de momento, mantendrán y hasta impulsarán la economía: el turismo, que prevé una temporada récord tras el levantamiento de las principales restricciones sanitarias; y los fondos europeos, un ámbito en el que Herrero ha vuelto a criticar la falta de transparencia sobre su grado de ejecución, pero del que ha alabado su potencial transformador. En el aire queda, sin embargo, una incógnita mayúscula, “grave e importante”: qué pasará con el suministro de gas natural este invierno.

La posibilidad de que se materialice un corte total por parte de Rusia es uno de los principales riesgos para el crecimiento, junto con los cuellos de botella en las cadenas de suministro, la escasez de materias primas y la incertidumbre sobre el impacto de los fondos europeos, según la Airef. “En septiembre, cuando volvamos a evaluar la situación, será el momento de ver dos aspectos muy importante: qué ha pasado con la campaña de verano y el suministro del gas”, ha dicho Herrero en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum.

13.000 millones más para las pensiones

La factura de las pensiones ya es, con creces, la que más gasto público se come. Y su revalorización vinculada al IPC, totalmente descontrolado desde hace meses, disparará el desembolso en hasta un 9% en 2023, según los cálculos desglosados este miércoles por Herrero. El organismo estima que este abultado recibo, de unos 13.000 millones, erosionará el margen destinado al resto del gasto corriente si se respetan las indicaciones de Bruselas, que ha recomendado a los países más endeudados del club, como España, moderar sus desembolsos ante un escenario incierto y con subidas de tipos en el horizonte.

Las reglas fiscales llevan suspendidas desde el estallido de la pandemia, pero la UE ya ha dado un toque de atención a los Estados miembros con las cuentas más maltrechas: su gasto corriente no debería subir por encima del crecimiento potencial de la economía en el medio plazo. Una evolución a la que la Airef ha puesto números: 15.000 millones. “De ellos, unos 13.000 serían el incremento previsto para el gasto en pensiones”, ha detallado Herrero. “Siendo esto así, el crecimiento que podría tener el resto de gastos primarios corrientes sería prácticamente nulo, de entre el 0,5% y el 1%”.

La primera parte de la reforma de las pensiones, aprobada el año pasado, prevé que estas se revaloricen en función del IPC [índice de precios al consumo] medio de los 12 meses anteriores, hasta noviembre. Los precios llevan meses creciendo imparables, arrastrados por el encarecimiento de la energía y de los alimentos. En junio, la inflación tocó máximos en más de 30 años, con un repunte del 10,2%. Y la media anual ya roza el 9%.

“Lo que dice la Airef con respecto a la revalorización de las pensiones al IPC es que supone un aumento del gasto en pensiones de un 9% para el año que viene, unos 13.000 millones de euros. Por lo tanto, subidas estructurales de gasto requieren una financiación estructural respecto a ese”, ha reclamado Herrero, quien ha vuelto a insistir en el diseño de una estrategia a medio plazo que garantice la sostenibilidad de las cuentas.

Diferentes previsiones presupuestarias

La presidenta de la Autoridad Fiscal ha matizado, sin embargo, que las previsiones presupuestarias son distintas en función de que se tomen como referencia los cálculos del Gobierno o del organismo. El primero estima un déficit del 5% en 2022, que llevaría el agujero entre ingresos y gastos a un 3,5% en 2023 si se acata la recomendación de la UE; el segundo lo sitúa en un 4,2%, estimando para 2023 un desfase del 2,7% si el gasto no sube por encima de esos 15.000 millones, aunque ya ha alertado de que este pronóstico ha sido trastocado por la prórroga del paquete anticrisis hasta fin de año. Según sus cálculos, elevaría en medio punto el déficit público para este ejercicio.

El organismo evaluador del gasto público presentará en un par de semanas una revisión de sus previsiones de PIB, variación de precios y saldo presupuestario. “Todavía no cerramos la cifra, pero la revisión de la inflación será mucho mayor que la del crecimiento económico”, ha avanzado Herrero. Al alza en el primer caso y a la baja en el segundo.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS