El multimillonario timo piramidal de las Air Jordan a mitad de precio

La Fiscalía y el FBI acusan a un revendedor de zapatillas deportivas de estafar cerca de 83 millones de euros

Detalle de las zapatillas Air Jordan, de Nike, que Michael Jordan llevaba durante un partido de los Chicago Bulls contra los Washington Bullets en Washington en 1985.
Detalle de las zapatillas Air Jordan, de Nike, que Michael Jordan llevaba durante un partido de los Chicago Bulls contra los Washington Bullets en Washington en 1985.Focus On Sport (Getty)

Michael Malekzadeh era el rey de la reventa de zapatillas deportivas. Con su empresa Zadeh Kicks se había hecho multimillonario y vivía una vida de lujo en su mansión de Eugene (Oregón) junto a su pareja, Bethany Mockerman, que ejercía como directora financiera de la compañía. Ahora, su casa está en venta y ambos corren un serio riesgo de acabar en prisión. Su imperio se ha derrumbado como un castillo de naipes. Su éxito escondía un timo piramidal, según la Fiscalía y el FBI, que cifran el fraude en 85 millones de dólares (unos 83 millones de euros), de ellos 70 millones en deportivas sin entregar a los compradores que las habían pagado por adelantado.

El mayor éxito de ventas de Zadeh Kicks fue también el que enterró la empresa. En 2021, Malekzadeh comenzó a recibir pedidos anticipados de zapatillas Nike Air Jordan 11 Cool Grey, antes de que la propia compañía las sacase al mercado. Su propuesta era imbatible, las vendía a 115 o 120 dólares, prácticamente la mitad del precio previsto para el lanzamiento, de unos 225 dólares. Zadeh Kicks recibió pedidos por más de 600.000 pares de zapatillas, que cobró por adelantado, con lo que ingresó más de 70 millones de dólares.

En realidad, Malekzadeh no tenía forma de comprar la cantidad de zapatillas necesarias para satisfacer todos esos pedidos. De hecho, solo pudo adquirir algo más de 6.000 pares, siempre según el relato de la Fiscalía. Los clientes se quedaron con los pedidos sin entregar o recibieron un reembolso combinado de dinero en efectivo y tarjetas de regalo de Zadeh Kicks. Millones de dólares de esas tarjetas se han quedado también sin ningún valor.

Mientras el negocio era más pequeño, Malekzadeh había podido ir financiando los descuentos con los nuevos encargos que recibía y entregar los pedidos anteriores a sus clientes. Como en todo timo piramidal o esquema de Ponzi, hay quienes se benefician y extienden la voz hasta que el engaño se hace insostenible.

Las ediciones especiales de zapatillas deportivas se han convertido en los últimos años en un negocio multimillonario. Las empresas, con Nike a la cabeza, lanzan tiradas bajas de algunos modelos que sortean entre los clientes que se apuntan. La oferta es muy inferior a la demanda. La empresa sortea los adjudicatarios, pero luego hay un mercado secundario en el que esas deportivas se venden por un precio muy superior. Se han convertido en un activo de inversión, dada la revalorización de algunos modelos, en particular las Air Jordan de Nike y las Yeezy, comercializadas por Adidas.

Malekzadeh, que ahora tiene 39 años, fue uno de los pioneros de ese negocio y fundó Zadeh Kicks en 2013. La acusación no aclara desde cuándo lo que era un negocio de reventa se convirtió en un timo piramidal, pero la bola fue creciendo de forma imparable, especialmente cuando la compañía empezó a vender las zapatillas a precios claramente por debajo del mercado. A partir de enero de 2020, Zadeh Kicks empezó a ofrecer pedidos anticipados de zapatillas antes de sus fechas de lanzamiento al mercado, lo que le permitía ingresar dinero por adelantado, incluso a sabiendas de que no podría satisfacer las ventas realizadas. La compañía operaba desde el Estado de Oregón, donde también tiene su sede Nike.

Algunos clientes compraban decenas o centenares de pares para revenderlos a su vez. En ocasiones, la propia Zadeh Kicks se las recompraba con sus tarjetas regalo. Al salir bien las primeras operaciones, aumentaban sus apuestas. Hay clientes que han perdido más de 100.000 dólares. Complex, medio especializado en cultura pop, entrevistó a un cliente que decía haberse visto atrapado por medio millón de dólares.

La imagen de éxito que transmitió durante años permitió a la pareja engañar incluso a los bancos. Como directora financiera de Zadeh Kicks, Mockerman conspiró con Malekzadeh para proporcionar información falsa a numerosas instituciones financieras, incluso con extractos bancarios manipulados, en más de 15 solicitudes de préstamos. Recibieron más de 15 millones de dólares gracias a esas solicitudes. Zadeh Kicks aseguraba que su facturación era de 340 millones de dólares y su beneficio, de 17 millones.

La pareja no tenía recato en llevar una vida a todo trapo. El FBI se ha incautado de millones de dólares en efectivo y bienes de lujo que Malekzadeh compró con el producto de su estafa. Los artículos incautados incluyen casi 100 relojes, algunos valorados en más de 400.000 dólares, joyas y cientos de bolsos de Louis Vuitton y otras marcas de lujo. Las autoridades también se han incautado de casi 6,4 millones de dólares en efectivo, fruto de la venta por parte de Malekzadeh de relojes y coches de lujo de las marcas Bentley, Ferrari, Lamborghini y Porsche, entre otras. Su casa en Eugene está en venta por 1,8 millones de dólares, según la publicación especializada Nicekicks. Las fotos del interior de la vivienda muestran estanterías donde estaban el millar de zapatillas de su colección personal, también incautada.

Zadeh Kicks se declaró en bancarrota y fue intervenida judicialmente en mayo. El FBI está buscando a las víctimas de la estafa y ha lanzado un formulario online para que se inscriban. Malekzadeh está acusado de fraude electrónico, conspiración para cometer fraude bancario y blanqueo de dinero. Mockerman ha sido acusada de conspirar para cometer fraude bancario. Malekzadeh ha comparecido en el juzgado esta semana y se ha declarado no culpable.

El abogado de Malekzadeh, de la firma Angeli Law Group, ha asegurado a través de un comunicado difundido por medios locales que su defendido “no se esconde de su conducta”. “Ha asumido sistemáticamente la plena responsabilidad de sus acciones y seguirá haciéndolo. Ha cooperado plenamente con el Gobierno federal y el administrador judicial desde el primer día porque su objetivo principal es minimizar el daño financiero a sus clientes y otras partes interesadas”, añade. La defensa subraya que antes incluso de que se presentaran los cargos penales, Malekzadeh entregó la compañía a un administrador judicial y proporcionó millones de dólares de sus activos personales a las autoridades. Entre ellos, su colección de zapatillas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS