El último proyecto de Elon Musk: cobertura de móvil por satélite sin zonas muertas

SpaceX y T-Mobile se alían para llevar la conexión celular a cualquier punto de Estados Unidos

Elon Musk, durante la presentación del nuevo servicio en un acto en la sede de SpaceX en Brownsville (Texas).
Elon Musk, durante la presentación del nuevo servicio en un acto en la sede de SpaceX en Brownsville (Texas).ADREES LATIF (REUTERS)

Pese a la multiplicidad de redes y antenas, la cobertura de móvil en Estados Unidos no llega a más de un millón de kilómetros cuadrados, una superficie equivalente a dos veces España. Hasta ahora. El magnate Elon Musk ha llegado a un acuerdo con T-Mobile para tratar de alcanzar una cobertura básica sin zonas negras a través de la red de satélites Starlink, de su empresa SpaceX.

El acuerdo ha sido anunciado por el propio Musk, que en SpaceX tiene el cargo de ingeniero jefe, y por el presidente ejecutivo de T-Mobile, Mike Sievert, en un acto en la sede de la empresa aeroespacial en Brownsville (Texas). “Lo importante de este acuerdo es que significa que no habrá zonas muertas en ningún lugar del mundo para tu teléfono móvil”, ha dicho Musk.

El fundador de SpaceX y de Tesla, entre otras empresas, ha subrayado que el acceso al servicio será posible con la gran mayoría de los teléfonos actualmente en uso. “No tendrá el mismo ancho de banda que un terminal de Starlink, pero permitirá enviar mensajes de texto, permitirá imágenes y si no hay demasiada gente en esto en la zona, incluso potencialmente un poco de vídeo”, ha dicho.

Sievert, por su parte, ha asegurado que el servicio estará disponible para la mayoría de los planes de telefonía que comercializa, aunque quedarán fuera algunas tarifas de bajo coste. Las empresas afirman que el sector de la telefonía móvil ha tenido dificultades para cubrir las zonas muertas con la tecnología celular terrestre tradicional, en la mayoría de los casos debido a las restricciones de uso del suelo (por ejemplo, los parques nacionales), los límites del terreno (por ejemplo, las montañas, los desiertos y otras realidades topográficas) y la enorme extensión de Estados Unidos.

El presidente ejecutivo de T-Mobile, Mike Sievert (a la izquierda), y Elon Musk, en la presentación del proyecto en la base de SpaceX en Brownsville (Texas).
El presidente ejecutivo de T-Mobile, Mike Sievert (a la izquierda), y Elon Musk, en la presentación del proyecto en la base de SpaceX en Brownsville (Texas).ADREES LATIF (REUTERS)

“En esas zonas, la gente está desconectada o paga tarifas exorbitantes por llevar un teléfono satelital. SpaceX y T-Mobile comparten una visión en la que estas zonas sin cobertura son una reliquia del pasado, y hoy, las empresas están dando un primer paso para hacer realidad esa visión”, han afirmado en un comunicado.

Salvar vidas

¿Cómo funcionará el sistema? En palabras de Musk, “con antenas muy, muy grandes y un montón de satélites”, aunque luego ha señalado que el desafío tecnológico es enorme y que hará falta una segunda generación de satélites Starlink para que funcione. El plan se denomina “Cobertura por encima y más allá”.

Musk ha dicho que es una tecnología que servirá para salvar vidas: “Todos hemos leído acerca de alguien que ha perdido haciendo senderismo, o que se quedó atrapado por una ventisca hasta morir congelado o de alguien varado en una isla desierta hablando con una pelota de baloncesto, pero ahora se podrá llamar para pedir ayuda (...) Así que creo que lo que estamos haciendo aquí es profundo. Va a mejorar masivamente la comodidad de la gente. Y va a salvar vidas. Así que es increíble”, ha dicho. También ha destacado que servirá para dar cobertura en casos de desastres naturales como terremotos, tornados o inundaciones que inutilicen las antenas tradicionales.

“Siempre hemos pensado de forma diferente sobre lo que significa mantener a los clientes conectados, y por eso estamos trabajando con los mejores para ofrecer una cobertura que supera todo lo que los clientes han visto antes”, ha dicho Sievert, consejero delegado de T-Mobile. “Más que una alianza pionera, esto representa a dos innovadores del sector que desafían las viejas formas de hacer las cosas para crear algo totalmente nuevo que conectará aún más a los clientes y asustará a los competidores”, ha añadido.

Para prestar este servicio, las empresas crearán una nueva red, que emitirá desde los satélites de Starlink utilizando el espectro de banda media de T-Mobile en todo el país, dando una cobertura casi completa en casi cualquier lugar donde el cliente pueda ver el cielo. “Si estás caminando en el exterior o si sacas tu teléfono móvil, funcionará bien. Pero confiamos en que incluso con el móvil en el bolsillo o en el coche va a funcionar bien”.

El servicio empezará con SMS, mensajes multimedia y aplicaciones de mensajería. Posteriormente, las empresas tienen previsto añadir cobertura de voz y datos. El despliegue será progresivo y mientras la red de satélites no sea suficientemente tupida, podría haber retrasos en la entrega de los mensajes, han reconocido Musk y Sievert.

Ambos han lanzado una invitación para que se sumen al proyecto operadoras de todo el mundo. T-Mobile se compromete a ofrecer itinerancia recíproca a los proveedores que trabajen con ellos. ¿Y en el futuro, le han preguntado a Musk en broma, se plantea llevar esas alianzas a otros lugares del sistema solar? “Bueno, nos encantaría tener T-Mobile en Marte”, ha recogido el guante Musk.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS