El precio de la luz se dispara y convierte a agosto en el mes con la electricidad más cara de la historia

La media mensual supera la cota inédita de 300 euros por megavatio hora y el miércoles el mercado marcará el segundo precio más alto jamás registrado

Un hombre caminaba esta semana cerca de un tendido eléctrico, en Sevilla.
Un hombre caminaba esta semana cerca de un tendido eléctrico, en Sevilla.PACO PUENTES

La espiral alcista que atenaza desde hace meses el precio de la electricidad ha logrado una nueva infausta marca: dejará este agosto como el mes más caro de la historia, con una media de 307,8 euros el megavatio hora (MWh), y alcanzará el miércoles el segundo precio más alto jamás registrado. Este récord se produce pese al tope al gas que entró en vigor a mediados de junio, y que ahora España quiere extender a escala europea para intentar mitigar una crisis energética que amenaza con convertirse en una recesión económica. Este mecanismo ha permitido a España y Portugal reducir sensiblemente el precio de la electricidad en el mercado mayorista —aun así, en cotas inéditas— en comparación con los demás países del entorno.

Hasta ahora, el precio mensual más elevado de la serie eran los 283,3 euros/MWh registrados en marzo, reflejo de la imparable escalada en la cotización del gas causada por la invasión rusa de Ucrania. El agosto más caro, en cambio, había sido el de 2021, aunque con un precio muy inferior al de este año (105,9 euros/MWh de media). Para encontrar el tercer agosto con los precios más elevados de toda la serie histórica hay que remontarse a 2008, cuando el megavatio hora alcanzó un promedio de 70,1 euros. Una cifra ridícula en comparación con los niveles que viene arrastrando en los últimos meses el pool, como se conoce el mercado mayorista eléctrico.

El precio que registra el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE) para este miércoles es de 476,39 euros por MWh, un 3,7% más con respecto a hoy y resultado de sumar a los 187,30 euros de la subasta los 289,09 euros de la compensación a las centrales de ciclo combinado por el tope al gas. Este importe es el segundo más elevado de la historia —solo superado por los 545 euros/MWh del 8 de marzo— y el más alto desde que empezó a aplicarse el tope al gas el 15 de junio, después de que Bruselas reconociera la excepción ibérica de España y Portugal: un mercado con pocas interconexiones con el resto del continente y con elevada penetración de tecnología renovable.

Esta excepción ha permitido moderar el encarecimiento de la electricidad en el mercado mayorista —que afecta directamente a los consumidores con tarifa regulada o indexada al pool—, limitando el peso que tiene la cotización del gas en la formación de los precios eléctricos. Sin el tope, el miércoles la luz habría alcanzado los 533,5 euros/MWh. En los demás países, que no cuentan con ningún límite al precio del gas, la situación es aún más extrema: este martes, el mercado francés registra los precios más elevados del Viejo Continente, con 743,8 euros por MWh; el pool de Italia alcanza los 706 euros y el alemán supera los 660 euros. La llegada del frío tampoco promete mejoras. Al revés: crece el temor a que Rusia corte de todo el suministro a la UE.

Por ello, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el lunes una intervención “de emergencia” en el mercado eléctrico europeo para responder al “chantaje” energético ruso. La número uno del Ejecutivo comunitario argumentó que los actuales precios de la electricidad, que ha tachado de “desorbitados”, están dejando al descubierto las “limitaciones” del sistema, en el que el precio final de la electricidad lo fija la última tecnología que entra a cubrir la demanda, la más cara. En este caso, el gas.

En esta reforma estructural, España quiere jugar un papel protagónico: en la reunión que los ministros de Energía tendrán el 9 de septiembre, propondrá que la excepción ibérica se aplique también a los demás países del club comunitario y planteará limitar el precio que se paga por los derechos de emisión de CO₂. Bruselas también estudia medidas para frenar la especulación en los mercados financieros.

La ministra española para la Transición Energética, Teresa Ribera, ha asegurado este martes que el anuncio de Von der Leyen es una decisión “importante” que se tendría que haber tomado ya “hace un año”. “Es importante saber de qué modo el precio del gas se puede disociar del precio de la electricidad”, ha dicho en una entrevista en RAC1. “Cuanto más rápido seamos capaces de sacar el gas natural de la generación eléctrica y utilizar electricidad principalmente de renovables, más fácil será gestionar esta situación”, ha añadido. La vicepresidenta tercera ha asegurado, por otro lado, que es “imposible” al 99% que haya “ningún tipo de corte en el suministro energético” en España, que cuenta con un sistema mucho más “sólido y diversificado” que otros países del entorno y una red eléctrica “enormemente solvente”.

Presión sobre los precios

La confirmación de que este agosto va a ser el más caro de la historia para el mercado eléctrico llega el mismo día en que en España se publican los datos provisionales de inflación para el mes. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el índice general retrocedió cuatro décimas en tasa anual, manteniéndose, aun así, en un inédito 10,4%. El organismo explica que la disminución, de confirmarse, se debe a la bajada de los precios de carburantes y, en menor medida, al descenso de los combustibles líquidos. “En sentido contrario, destaca el aumento de los precios, entre otros, de la electricidad, alimentación, restauración y paquetes turísticos”, apunta en una nota publicada este martes.

Por esta razón, la inflación subyacente, que no incluye alimentos frescos y productos energéticos y que es considerado un mejor indicador de la evolución de los precios, continúa presionando al alza. En agosto, siempre según los datos provisionales del INE, el avance ha sido de tres décimas, hasta el 6,4%, la tasa más alta desde enero de 1993.

"Respuesta adecuada"

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha celebrado este martes el entendimiento entre Pedro Sánchez y su homólogo alemán, Olaf Scholz, sobre la construcción de un gasoducto que una a los dos países por los Pirineos catalanes a través de Francia. La vicepresidenta tercera también ha aplaudido que ambos líderes, que se han encontrado este martes en Alemania, coincidan en “tomarse en serio" la necesidad de reformar el mercado eléctrico europeo. "Un mercado eléctrico que está roto. En la medida que la energía ha sido utilizada como arma de guerra por Putin, es muy difícil pensar en que la disciplina y las reglas de mercado puedan ofrecer unos resultados que sean compatibles con el bienestar de las familias y con el tejido productivo”, ha señalado este martes en una comparecencia en la sede del departamento que dirige. 

Asimismo, la vicepresidenta tercera ha asegurado que este martes ha sido “un día enormemente productivo” en referencia al cambio de postura de Francia y a su disposición a estudiar la viabilidad del proyecto de interconexión, que el Gobierno quiere emplear en un futuro para el transporte de hidrógeno verde. “Pensamos que la convicción con la que el ministro [francés de Economía, Bruno Le Maire] traslada el compromiso de Francia para trabajar juntos con el resto de sus socios europeos es una respuesta adecuada". Una respuesta, ha insistido, que tiene que ser europea, haciendo hincapié en que la financiación para nuevas interconexiones debe llegar de Bruselas. "Hay que tomar en consideración el hecho de que no solamente debemos estar preparados para el invierno 2023, debemos estar preparados. 2024", ha dicho.

 

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS