Ryanair y Wizz Air lanzan vuelos con tarifas “de rescate” para aprovechar el hueco que deja Blue Air

El Gobierno de Rumanía suspendió las operaciones de la aerolínea durante una semana tras no pagar una multa

Un avión de Blue Air y uno de Ryanair, a mediados de agosto en el aeropuerto de Barcelona.
Un avión de Blue Air y uno de Ryanair, a mediados de agosto en el aeropuerto de Barcelona.Urbanandsport (NurPhoto via Getty Images)

El agujero que ha dejado la aerolínea rumana de bajo coste Blue Air, que atraviesa un momento particularmente delicado después de que el Gobierno de ese país suspendiera el martes sus operaciones durante una semana al no poder pagar una multa, ha atraído a sus competidoras. Ryanair y Wizz Air han lanzado vuelos con tarifas “de rescate” para dar respuesta a los viajeros que se han visto afectados por las cancelaciones. Blue Air enlaza ocho ciudades españolas con cuatro rumanas.

Blue Air ha sufrido un nuevo revés tras el impacto de la crisis sanitaria por la pandemia. El Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno rumano decidió congelar sus cuentas bancarias después de que la aerolínea no pagase una multa que le había impuesto el organismo gubernamental de protección al consumidor. La multa, de dos millones de euros, estaba motivada por la cancelación de 11.000 vuelos entre abril de 2021 y abril de 2022 sin un plan de compensación para los pasajeros.

Al tener las cuentas congeladas, la compañía decidió suspender sus operaciones el pasado martes y —al menos— hasta la medianoche del próximo lunes. Ante esta situación, Ryanair y Wizz Air han lanzado tarifas baratas para cubrir parte de la demanda afectada. “Mientras Blue Air suspende sus vuelos en toda Europa, Ryanair sigue operando un programa completo con más de 3.000 vuelos diarios que ofrecen a sus consumidores tarifas bajas, diferentes opciones, fiabilidad y servicio al cliente líderes en el sector”, indica Dara Brady, director de marketing de Ryanair, en una nota.

En Rumanía, mientras, la confrontación con el Gobierno continúa. En un comunicado, Blue Air acusó el martes al presidente de la autoridad de protección al consumidor de haber incitado al boicoteo de la compañía. Algo que, aseguró la empresa, provocó una caída de ventas y pérdidas de cinco millones de euros, y que los proveedores pidiesen pagos por anticipado al temer por el futuro de la aerolínea. También que se bloqueasen las conversaciones con inversores para que participasen en el capital de la empresa.

Pese a las dudas sobre el futuro de la compañía, se espera que el lunes se retome la operativa. “Estamos trabajando para reanudar la actividad lo antes posible, estamos viendo con el ministerio cómo hacerlo”, señala una portavoz de Blue Air. Según los datos aportados por la empresa, para este periodo se han cancelado en conjunto 401 vuelos y 54.161 pasajeros se han visto afectados.

La compañía no ha detallado los datos de los pasajeros afectados en España. Según los datos del portal de estadísticas de Aena, Blue Air transportó 324.956 pasajeros en 2019 con destino u origen en aeropuertos españoles. En 2020 la cifra cayó, por la crisis sanitaria, a 55.902 pasajeros; y en 2021 ascendió a 196.521 viajeros. Hasta junio de este año, la aerolínea ha transportado a 183.667 personas. Actualmente, cuenta con conexiones entre las ciudades rumanas de Bucarest, Cluj, Iasi y Bacau, y Madrid, Barcelona, Palma, Ibiza, Valencia, Alicante, Málaga y Sevilla.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS