Vodafone gana dos pleitos a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid por 104 millones

La operadora perdió 463 millones en España por el impacto del ERE

Colman Deegan, consjero delegado de Vodafone España.
Colman Deegan, consjero delegado de Vodafone España.Getty Images

Vodafone España ha ganado dos importantes procesos judiciales contra las dos administraciones madrileñas —autonómica y municipal— que le supondrán un impacto positivo futuro en sus cuentas de 104 millones de euros, según informan fuentes de la empresa.

La primera sentencia es del Tribunal Supremo, que en enero pasado estimó un recurso de la operadora contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid al considerar que la firma no debe pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) por el espectro radioeléctrico, ya que este ya está gravado por la tasa de reserva de espectro, por lo que supondría una doble imposición.

La máxima instancia del poder judicial en España dio la razón al operador en un conflicto que mantenía con la Comunidad de Madrid, al considerar que el ITP es un impuesto gestionado por las comunidades autónomas, mientras que la gestión del espectro es una competencia nacional, con lo que los recursos captados por esta vía no se destinan a garantizar el uso óptimo de un recurso “escaso” como podría ser el espectro. Además, se trata de una doble imposición sobre el mismo bien, ya que este está sujeto a la tasa de reserva del espectro electromagnético que las operadoras con frecuencias pagan anualmente al Estado y cuyo montante es contemplado en los Presupuestos Generales del Estado.

La sentencia del Supremo, aplicable al resto de comunidades autónomas que cobren este impuesto, supone la devolución de 87 millones de euros en concepto de ITP pagado indebidamente por la adquisición de espectro, a lo que hay que sumar unos intereses de 11 millones.

Otra sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid supondrá la devolución de 17 millones de euros por la anulación de la ordenanza de la tasa por utilización y aprovechamiento la vía pública que el Ayuntamiento de Madrid cobra por infraestructuras y redes fijas que se tienden en el suelo.

Vodafone tiene pendiente aún la evaluación de otra sentencia, en este caso de la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Constitucional, que anuló la liquidación de 29,8 millones de euros exigida por Hacienda a la empresa de telecomunicaciones por la cuota nacional del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) del ejercicio 2013, que grava a los operadores de telefonía móvil, por ser contrario a las directivas europeas. La operadora está estimando ahora los intereses de demora para saber el impacto positivo que tendrá en sus cuentas.

Pérdidas del año fiscal

El grupo Vodafone en España registró unas pérdidas consolidadas de 462,8 millones en su último año fiscal (finalizado el 31 de marzo de 2022), un 7% más que las obtenidas en el ejercicio fiscal anterior (-432 millones de euros), según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil por Vodafone Holding y las sociedades dependientes que agrupan el negocio de la operadora en España. La multinacional no desagrega los resultados de sus filiales cuando publica sus cuentas anuales por lo que es preciso recurrir al Registro para conocer las pérdidas o ganancias netas.

Las cuentas se vieron afectadas negativamente por los 85 millones destinados a la reestructuración operativa de la compañía, cuyo principal capítulo fue el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) acometido por el grupo para 406 empleados en septiembre de 2021, que fue provisionado con un coste de 64,7 millones. Descontado ese efecto, el resultado neto habría sido de unos números rojos de 378 millones.

Las pérdidas se producen en un contexto de un mercado muy competitivo marcado por las ofertas low cost, aunque esa presión “se ha visto compensada por los esfuerzos de ahorro, contención de costes y eficiencias puestas en práctica por la compañía en todas las áreas (digital, comercial, etcétera)”, según fuentes de la empresa.

Los ingresos totales alcanzaron 4.180 millones de euros, un 0,3% más que en el año fiscal anterior, respaldados por el incremento de ventas de móviles y dispositivos. Por otra parte, los ingresos por servicio alcanzaron 3.714 millones de euros —lo que supone un descenso del 2% debido a la competencia en precios— parcialmente compensado por los ingresos por roaming y turistas, así como por el aumento del negocio en el segmento de empresas y Administraciones públicas. “El compromiso de la compañía con la digitalización y la reducción de costes, un nuevo modelo organizativo y una cultura más ágil permitieron mantener una estructura financiera consistente”, indican las mismas fuentes.

La inversión en licencias y despliegue de infraestructuras ha sido de 1.047 millones en el ejercicio fiscal de 2022, un 26% más. Ahí se incluyen 350 millones en concepto de licencias por espectro 5G en la banda de 700 megahercios (Mhz) y otros 563 millones en instalaciones e infraestructuras móviles y fijas, 200 millones más que un año antes. Asimismo, Vodafone finalizó su plan de reestructuración, cambiando el modelo de gestión de las tiendas propias a franquicias y optimizando otras áreas de la organización.

A nivel individual, los resultados de las dos principales sociedades del grupo fueron: o Vodafone España, que comprende principalmente el negocio móvil, han registrado una reducción de ingresos de 44 millones de euros, al pasar de un importe neto de la cifra de negocios de 2.955 millones el ejercicio anterior a 2.929 millones durante el presente ejercicio.

En lo referente al resultado operativo, la sociedad incrementó sus pérdidas en 14 millones al pasar de unas pérdidas de 322 millones en 2021 a 336 millones en el presente ejercicio. Por su parte, Vodafone ONO, que comprende principalmente negocio fijo, ha tenido un crecimiento de ingresos de 7 millones de euros, al pasar de un importe neto de la cifra de negocios de 1.211 millones el ejercicio anterior a 1.218 millones durante el presente ejercicio. En cuanto al resultado operativo, la sociedad redujo sus pérdidas en 20 millones —de 93 millones a 73 millones— en el último ejercicio.

Vodafone Holdings Europe, matriz de Vodafone España y de Vodafone ONO, se benefició de un préstamo por parte de otra de las sociedades del Grupo Vodafone de 3.300 millones de euros a devolver en cinco años hasta 2027. Esto garantiza la solvencia patrimonial y continuidad del negocio de la operadora en España. Durante el ejercicio, Vodafone Holdings registró una reversión del valor en la inversión que mantiene en Vodafone Ono por importe de 130 millones, y de 54 millones en Vodafone España. Esto supone que aumentó el valor de ambas sociedades en 184 millones hasta alcanzar un total de 5.282 millones.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS