Podemos propone en el Congreso limitar la subida de las hipotecas variables para familias vulnerables

La formación de Ione Belarra busca incluir la medida para reducir la cuantía durante un año en el decreto del plan de contingencia, pero también registrará la iniciativa como Proposición de Ley

Un anuncio de hipoteca variable en Madrid, en una imagen de archivo.
Un anuncio de hipoteca variable en Madrid, en una imagen de archivo.Kike Para

Podemos ha vuelto a desmarcarse de su socio de Gobierno este martes al proponer en solitario y a través del Congreso una limitación temporal a la subida de las hipotecas de tipo variable para aquellas familias en situación de vulnerabilidad. En un contexto de incertidumbre económica, con una inflación desbocada (por encima del 10% en junio, julio y agosto), la reciente subida de tipos efectuada por el Banco Central Europeo amenaza con disminuir aún más el poder adquisitivo de las familias. La propuesta del partido que dirige Ione Belarra, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, busca que los bancos ofrezcan de forma obligatoria a sus clientes hipotecarios la posibilidad de acogerse a una reducción, durante un año, del diferencial de las hipotecas de tipo variable a un 0,10% y sin que haya un aumento del plazo de amortización del crédito.

Según cálculos de la formación, esta medida supondría una reducción de la cuota mensual de entre 100 y 150 euros y “evitaría situaciones de morosidad o impago”. Fuentes parlamentarias explican que podrían optar a esta reducción las familias que tengan dificultades para afrontar el préstamo hipotecario, tomando como referencia los umbrales que se definieron para acogerse a las moratorias hipotecarias y arrendatarias durante la pandemia.

La intención de Podemos es que la propuesta, que fue remitida al PSOE este mismo lunes, pueda negociarse para que sea incluida en el próximo real decreto del plan de contingencia. “El grupo parlamentario de Unidas Podemos, ante la urgencia de la situación, va a registrar también la propuesta como Proposición de Ley en el Congreso en los próximos días”, señalan fuentes del grupo.

El encarecimiento del precio oficial del dinero por parte del BCE, que anunció la semana pasada la mayor subida de tipos de su historia, han provocado una rápida escalada del euríbor. Este, en su referencia a 12 meses, es el indicador que usan la mayoría de las hipotecas de tipo variable en España. Y si arrancó el año en negativo, llegó ya a superar el 2% la semana pasada. De hecho, en agosto se vivió el mayor encarecimiento de los préstamos que tenían que revisarse (normalmente se hace una vez al año, en el mismo mes en que se firmó originalmente el contrato) en más de dos décadas, con una cuantía que supera los 120 euros de promedio para una hipoteca media en España.

En Podemos señalan que este efecto todavía puede ir a más —de hecho, el BCE ha dejado claro que prevé subir más los intereses oficiales— con un impacto de las hipotecas que se revisen de hasta 200 euros al mes, según sus cálculos. “Un aumento de esta cuantía, de más del 30% de la cuota mensual en algunos casos, tiene la potencialidad de complicar enormemente la economía familiar. Esto no solamente significa que millones de familias en España van a tener mucho más difícil llegar a fin de mes, sino que además puede llevar a una situación de morosidad o incluso impagos masivos, poniendo en riesgo la estabilidad del sistema bancario, como ocurrió durante la crisis hipotecaria hace más de 10 años”, alerta la formación morada.

Ayuda durante un año

La idea consiste en que a las hipotecas variables, cuyo precio se calcula normalmente a partir del euríbor más un diferencial que depende de lo que hayan negociado prestamista y prestatario, tengan un diferencial de solo 0,10 puntos durante un año. Esta posibilidad, si se acredita la situación vulnerable de la familia que tiene el préstamo, debe ser obligatoriamente aceptada por la entidad bancaria, que lo comunicaría a su vez al Banco de España

Entre los requisitos, Podemos copia los que ya puso en marcha para algunas medidas adoptadas sobre vivienda durante la pandemia. En este caso, según el borrador de la propuesta, se trataría de que un particular tuviera unos ingresos inferiores a 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), lo que equivale a algo menos de 12.160 euros anuales, o, si se trata de una familia, tres veces el IPREM (24.319 euros), aunque ese umbral sube si hay en el hogar mayores de 65 años o menores al cargo. En el caso de familias en las que algún miembro tiene una determinada discapacidad, los ingresos para acogerse a la medida llegarían hasta a cinco veces el IPREM (40.531 euros). Además de ese requisito, se debe acreditar que los gastos mensuales en vivienda (es decir, en la hipoteca más los pagos de suministros) superan el 30% de los ingresos familiares.

La propuesta, aunque ha sido transmitida al PSOE, lleva el sello exclusivo de Podemos. Y supone el enésimo pulso entre los socios de Gobierno en medidas sociales relacionadas con la vivienda. Sin ir más lejos, en el Congreso sigue pendiente la aprobación de la que sería la primera ley estatal de Vivienda, prometida a Bruselas entre las reformas que el Ejecutivo presentó para recibir fondos europeos. La semana pasada, Podemos lanzó la pelota al tejado de los socialistas, aireando tres propuestas que, según la formación de Belarra, permitirían aprobar rápidamente la norma si fueran aceptadas por sus socios.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS