La cesta de la compra que propone Garzón a los súper: frescos, legumbres, cereales y huevos camperos

Consumo concreta los tipos de alimentos que deberían tener precios moderados y aconseja cocción, vapor, olla y microondas para fomentar el ahorro energético

Cesta de la compra con productos básicos en un supermercado de Madrid.
Cesta de la compra con productos básicos en un supermercado de Madrid.Víctor Sainz

Frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan, arroz, carne, pescado y huevos preferiblemente camperos. El Ministerio de Consumo ha enviado este viernes a las patronales de las cadenas de supermercados una guía general sobre alimentación saludable para que “las distribuidoras interesadas” puedan elaborar una cesta básica de la compra con precios congelados para aliviar el impacto de la inflación en los hogares, como contempla la propuesta lanzada por los ministros de Trabajo, Yolanda Díaz, y Consumo, Alberto Garzón, y que ha topado con un rechazo mayoritario en el sector. El Ministerio aconseja, además, cocinar al vapor, usar la olla y el microondas para fomentar el ahorro energético en la cocina.

No se trata de una lista cerrada con artículos que deberían estar presentes en esa cesta de la compra, sino de recomendaciones de grupos de alimentos y su distribución en el menú, elaboradas por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) con expertos y sobre la base de trabajos previos con otros organismos. La publicación de esta guía fue anunciada el lunes pasado por Garzón y Díaz tras reunirse con las patronales de la distribución —Asedas, ACES y Anged, que representan a grandes empresas como Mercadona, Carrefour, Lidl, Dia y El Corte Inglés— para que tengan en cuenta estas recomendaciones si se deciden a elaborar una cesta. Sin embargo, las empresas respondieron tras el encuentro que ya ofrecen precios muy ajustados, que están sufriendo los incrementos de los costes por la energía y que pactar estrategias comerciales puede vulnerar las normas de la competencia.

La inflación se situó en agosto en el 10,5%, con los alimentos en el nivel más elevado desde 1994, con una subida en torno al 14%. Los incrementos empezaron hace un año y se aceleraron en marzo, con la invasión de Ucrania. Casi todos los productos que incluye Consumo en su guía han registrado incrementos muy significativos, por encima del IPC general.

La guía, publicada este viernes, agrupa sugerencias generales sobre nutrición, basada en evidencia científica ya conocida. También establece proporciones de ingesta diaria en los menús: un 50% de frutas y verduras; un 25% de cereales (preferentemente integrales); y otro 25% de proteínas, incluidas legumbres y frutos secos, no solo carne. Para beber, agua corriente (nada de zumos), mientras los platos preparados han de tener una presencia reducida en la cesta de la compra.

La lista de productos que lanzó el lunes pasado Carrefour, la única gran empresa que ha mostrado apoyo a la iniciativa de Díaz, sí incluía zumo y refresco de té, además de albóndigas en lata. El grupo francés promete no subir el precio hasta el 8 de enero a los 30 productos incluidos en la oferta, anunciada dos días después de que la ministra Díaz lanzara su propuesta. Según Yolanda Díaz, el grupo francés se ha comprometido a estudiar la inclusión de productos frescos.

Hortalizas y frutas

La guía, publicada este viernes, señala que las hortalizas y frutas “deben constituir la principal ingesta diaria en las tres comidas, y también como tentempié saludable”, explica la guía. “Son preferibles las de temporada y las hortalizas, tanto frescas como congeladas”, añade.

Cereales y tubérculos

Pan, arroz, pasta... “Los cereales se consumen a diario y se recomienda que sean integrales, teniendo en cuenta que suponen un aporte importante de energía”, se lee en la guía. Respecto a las patatas y otros tubérculos, “se pueden consumir a diario, pero su aportación nutricional es muy limitada, por lo que se recomienda que se limite, dado que su principal aportación es calórica”.

Legumbres y frutos secos

Respecto a las fuentes de proteínas, tanto animales como vegetales, la guía enumera “una amplia gama de alimentos” que pueden “combinarse tanto diaria como semanalmente para asegurar la aportación de proteínas de forma variada y asequible”. Se trata de legumbres, que “destacan por ser una fuente de proteínas asequible, con bajo impacto ambiental, que se pueden consumir a diario y en distintas preparaciones, por lo que resultan muy versátiles”.

También se incluyen los frutos secos, que “tienen la particularidad de un alto aporte calórico, por lo que su consumo, que puede ser diario, debe ajustarse al gasto calórico”. Después está el pescado, sobre todo el pescado azul. “Pueden incluirse presentaciones en conserva, preferentemente al natural o con aceite de oliva o girasol”, afirma la guía.

Huevos camperos y carne de ave

Respecto a los huevos como fuente de proteínas, se recomienda que sean de “gallinas camperas, como criterio de bienestar animal”. Y en cuanto a la carne, “las más saludables son la de ave y de conejo”.

Platos preparados y agua

Los platos preparados “han de tener una presencia reducida en la cesta de la compra y deben estar elaborados con los productos indicados anteriormente, mínimamente transformados y con muy bajo contenido de grasas saturadas, sal o azúcares añadidos”. Sobre las bebidas, no hay ni zumos, ni refrescos, ni agua embotellada: “El agua corriente es la bebida de elección. De ahí que no se recomienden bebidas en la cesta básica”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS