La CNMC investiga a Booking por posible abuso de posición dominante con los hoteles

El supervisor abre un expediente sancionador por prácticas restrictivas de la competencia por parte de la plataforma, que se ha comprometido a “responder a cualquier cuestión”

Una usuaria consulta una oferta en Booking.
Una usuaria consulta una oferta en Booking. Pablo Monge

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto un expediente sancionador contra el buscador de viajes Booking, que controla dos tercios de las reservas hoteleras en Europa, por posibles prácticas anticompetitivas que afectarían a hoteles y agencias de viajes online. El organismo supervisor va a analizar si se produce competencia desleal y abuso de posición dominante por parte de la plataforma en los servicios que realiza y las comisiones que cobra, según consta en un comunicado. Booking ha asegurado que colaborará con la investigación “para responder a cualquier cuestión relativa” a la empresa en España.

El procedimiento parte de las denuncias presentadas por dos patronales, la Asociación Española de Directores de Hotel y la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, que consideran que la plataforma tiene demasiado poder a la hora de marcar las condiciones de las reservas. Booking ha pasado en unos años de ser un gran aliado de los hoteles, que veían cómo la empresa les conectaba con cada vez más clientes, a convertirse en una amenaza para muchos de ellos. Consideran que su dominio en el sector permite al gigante de la distribución imponer unas condiciones calificadas por muchos de abusivas.

La investigación tiene dos frentes. Por una parte, la CNMC ve indicios de prácticas contrarias a la competencia en la posible imposición de “condiciones inequitativas” (es decir, comisiones que se pueden considerar altas) a los hoteles situados en España, y “el uso de políticas comerciales que habrían podido tener efectos excluyentes sobre las demás agencias de viaje en línea, así como sobre otros canales de venta en internet”, según la CNMC. Estas agencias son competencia de Booking, que no se considera a sí misma como tal, porque dice que no vende directamente, sino que intermedia entre los hoteles y los clientes.

Por otra parte, las conductas investigadas también incluirían prácticas que explotarían “la situación de dependencia económica que tendrían los hoteles españoles con respecto a Booking”. Este hecho “constituiría un acto de competencia desleal que podría falsear la libre competencia”, según la CNMC.

Multa de hasta el 10% de la facturación

Tras analizar la información recabada de forma inicial, el organismo considera que “existen indicios racionales de la comisión, por parte de Booking, de posibles infracciones” y abre ahora un periodo máximo de 18 meses para la instrucción y resolución del expediente. La sanción, de imponerse finalmente, puede ir entre el 1% y el 10% del volumen de negocio de la empresa, según la gravedad que se determine por el supervisor.

Booking ha asegurado este lunes en un comunicado que siempre “ha trabajado y seguirá trabajando” junto a sus colaboradores en el sector de los viajes, “un sector que recientemente ha empezado a mostrar signos de recuperación mientras el contexto económico global se torna cada vez más incierto”. La plataforma ha señalado que su compromiso sigue siendo “atraer y asegurar” la demanda para todos los alojamientos de su plataforma “y ayudarles a llenar sus habitaciones a diario”.

Un reciente estudio de Hotrec, el gran lobby hotelero de Europa, muestra con cifras el dominio de Booking. El portal acapara el 71,2% de las ventas hoteleras efectuadas por agencias de viajes online (OTAs), seguido a gran distancia por Expedia y HRS. El poder de las agencias online ha provocado que la relación comercial entre hoteles e intermediarios sea cada vez más tensa. El 55% de los hosteleros se sienten presionados por las agencias online para aceptar los términos y condiciones de sus plataformas, según el mismo documento de Hotrec, presentado en junio pasado. Los datos muestran que son los hoteles independientes y las cadenas pequeñas las que más dependen de estos sistemas, mientras las grandes empresas suelen tener más venta directa.

La Asociación Española de Directores de Hotel ya denunció en abril de 2021 a Booking ante la CNMC por imponerles en sus contratos las “cláusulas de paridad”, que hacen muy rígidas las políticas comerciales de los hoteleros, porque no siempre pueden adaptar sus ofertas a circunstancias particulares o coyunturales del mercado. Es decir, el hotel está obligado a aplicar la misma tarifa y las mismas condiciones para un tipo de habitación concreto, los que publicita Booking, independientemente del canal de distribución. Según la AEDH, estas cláusulas han sido prohibidas en más de la mitad del mercado turístico europeo (Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Suecia e Italia, entre otros países).

“Definitivamente la CNMC inicia un expediente contra Booking por abuso de posición”, celebraba este lunes la patronal en un mensaje en redes sociales. “La AEDH ya lo denunció en abril de 2021. Creemos que son necesarios algunos cambios para proteger nuestros intereses, y los de nuestros clientes”, ha dicho.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS