Pedro Sánchez promete apoyar a los fabricantes de coches eléctricos tras las dudas de Volkswagen

El presidente del Gobierno anuncia que el PERTE de automoción sumará las nuevas ayudas “en breves fechas” y que se abrirá una segunda convocatoria en el primer trimestre de 2023

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al director general de Renault España, José Vicente de los Mozos, durante su visita al centro de I+D+i del grupo Renault en Valladolid.Foto: NACHO GALLEGO (EFE) | Vídeo: Europa Press

Los fabricantes de coches tendrán las ayudas que han reclamado para afrontar la electrificación. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lanzado este lunes en el centro de I+D+i de Renault en Valladolid un mensaje de calma para fortalecer el anuncio del pasado viernes del Ministerio de Industria de que se elevaba la adjudicación de ayudas de la primera ronda de subvenciones vinculadas al PERTE (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) del vehículo eléctrico y conectado (VEC) hasta los 877,2 millones de euros (300 millones más de lo preasignado). Era una reclamación de los fabricantes de coches, especialmente de Volkswagen, que llegó a amenazar con retirar su inversión en la megafactoría de celdas de baterías de Sagunto (Valencia) si no recibía más subvenciones. “El Gobierno hará todo lo que esté en su mano para que los fabricantes que quieran invertir en España encuentren el respaldo para que sus proyectos sean exitosos”, ha dicho Sánchez, quien ha asegurado que “en breves fechas” se complementará el PERTE de fondos europeos con estas ayudas aumentadas por el Gobierno y por los Ejecutivos autonómicos. El presidente también ha anunciado que se abrirá una nueva convocatoria de PERTE en el primer trimestre de 2023.

Sánchez ha aprovechado la visita al centro de investigación de Renault para reivindicar el apoyo del Gobierno a la industria de la automoción. “No hay otro país donde la apuesta por la electrificación del sector sea más rentable”, ha dicho, para añadir que España tiene que “liderar” esta transición. Pero esta certeza no la compartía la semana pasada el grupo Volkswagen, que para optar al PERTE anunció una inversión de 3.000 millones en una fábrica de celdas de baterías en Sagunto (Valencia) y otros 4.000 millones de euros para adecuar sus plantas de Martorell (Barcelona) y Landaben (Pamplona), y empezar a fabricar coches eléctricos a partir de 2025. El grupo alemán estaba disconforme con la preasignación de 167 millones en ayudas directas. Amenazó con retirar su intención de instalar la fábrica de baterías, a lo que respondió el Ministerio de Industria con la aportación de 300 millones extraordinarios, que ahora deberán asignarse entre las empresas interesadas.

Sánchez ha resaltado que el PERTE “acelera la transición y anticipa los cambios para poder salvar cientos de miles de empleos en las plantas de España”. En este sentido, el presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, ha pedido que este fabricante pueda “entrar en el próximo PERTE”, tras haber quedado fuera en el que ya se ha preasignado. Esta segunda convocatoria se abrirá en los primeros meses del año que viene.

En su visita a la fábrica de Renault, la tercera que hace desde que es presidente, Sánchez ha destacado que empresas como esta ejercen como “vertebración territorial” por su conexión con la industria auxiliar de la automoción. También ha celebrado la “acertada estrategia” de la multinacional francesa en sus objetivos de electrificación. Sánchez ha asegurado que España tiene que avanzar hacia la transición energética, en un momento en el que Europa está siendo presionada por “el chantaje energético de un autócrata”, ha dicho en referencia a Vladímir Putin y al impacto sobre la crisis energética que tiene la guerra en Ucrania.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS