Griffiths (Seat), sobre el coche eléctrico: “En España no hay plan B, no se puede posponer”

El presidente de la patronal de fabricantes de automóviles advierte de que el PERTE del automóvil ‘no es suficiente’

El presidente de Seat Cupra, Wayne Griffiths, ha insistido este jueves en la urgencia de transformar la industria española del automóvil hacia el coche eléctrico: “En España no hay plan B, no se puede posponer”. Si Europa no lidera la fabricación de coches pequeños eléctricos, ha señalado el también presidente de la patronal española de fabricantes de coches (Anfac), “lo hará China”. En un desayuno organizado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) en Madrid, Griffiths ha advertido de que el Proyecto Estratégico de Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del vehículo eléctrico y conectado (VEC) movilizado por el Gobierno “no es suficiente”. “El grupo [Volkswagen] va a movilizar 10.000 millones de euros para fabricar coches eléctricos en España y cuando te llega el PERTE, no llega a la mitad”, ha concluido.

El pasado 21 de octubre el Gobierno anunció que elevará la cuantía de la primera tanda de subvenciones vinculadas al PERTE del vehículo y conectado (VEC) hasta los 877,2 millones de euros, después de que Volkswagen amenazase con retirar su inversión en la megafactoría de celdas de baterías de Sagunto (Valencia) si no recibía más apoyo gubernamental. Griffiths ha señalado que de los casi 3.000 millones de euros de dotación para el PERTE solo se va a gastar un tercio con lo asignado en la primera convocatoria, “muy lejos del potencial de estos fondos para nuestra industria”. Con todo, ha dicho ser “optimista”, y ha defendido que desde el grupo están buscando soluciones con las autoridades españolas.

El presidente de Seat ha abogado por la urgente electrificación del sector automovilístico español, que es el segundo fabricante de Europa. Para Griffiths, el sector está ante una oportunidad única de transformar la industria con proyectos como el de Martorell, pero “si España no se sube al tren ahora, lo perderá”. “No hay plan B”, ha remarcado el presidente de Seat, que ha advertido de que si desde Europa no se lidera la fabricación de un coche eléctrico asequible, “lo hará China, que tiene muchas ventajas a nivel costes y lo haría muy bien y muy rápido”.

El alto ejecutivo ha apuntado a la “democratización del coche eléctrico”, con la puesta en marcha de un vehículo asequible —con un precio de 20.000 euros— como un paso clave de la transformación de la industria. A este respecto, ha calificado de “vergüenza” que España se encuentre a la cola de Europa en coches eléctricos, con solo un 10% sobre el total de vehículos vendidos en el país. Griffiths ha apuntado a la complejidad del sistema de ayudas, gestionadas por las comunidades autónomas de manera desigual, como uno de los factores. Por contraste, ha alabado las medidas tomadas por el Gobierno alemán, que concede ayudas directas para la adquisición de un coche eléctrico.

Apuesta por Cupra

El grupo dirigido por Griffiths (Seat-Cupra) fue el único fabricante de vehículos del grupo Volkswagen —que agrupa a la propia Volkswagen, Audi, Seat, Skoda y Porsche, entre otras— que registró pérdidas, de 10 millones, en los primeros nueve meses del año, aunque mejoró sus cifras: el año pasado obtuvo números rojos de 159 millones de euros en el mismo periodo de tiempo. A pesar de ello, su facturación aumentó un 7,7% gracias a Cupra, a pesar de haber entregado un 25% menos de vehículos. Griffiths se ha mostrado orgulloso del lanzamiento de Cupra —que, ha adelantado, representará más de la mitad de la facturación del grupo español el año que viene— y ha afirmado que Seat tiene que renovarse. “Cupra no es un riesgo para Seat, sino el futuro”, ha defendido el presidente de la compañía automovilística española, que ha afirmado que las dos marcas no compiten “porque no tienen nada que ver la una con la otra”.

Sin embargo, a pesar de que Seat lideró el macroproyecto de Volkswagen para electrificar sus plantas de producción y construir una fábrica de baterías en Sagunto (Valencia), como marca no desempeñará ningún papel en esa nueva etapa, al menos de momento. El modelo enchufable compacto, el de rango más bajo, que se fabricará en Martorell (Barcelona) y Landaben (Pamplona) a partir de 2025, únicamente se comercializará bajo las marcas Volkswagen, Skoda y Cupra. Griffits ha defendido que la electrificación “viene de arriba a abajo” y que, por eso, escogieron Cupra para desarrollar su modelo eléctrico.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS