Renault sacará a Bolsa su nueva división de coches eléctricos

El fabricante francés parte en cinco su negocio y se alía con la china Geely para desarrollar motores de combustión

El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, en la presentación de este martes.
El consejero delegado de Renault, Luca de Meo, en la presentación de este martes.ERIC PIERMONT (AFP)

Volkswagen decidió hace años que sus vehículos eléctricos formaran una nueva familia de producto. Renault ha decidido ahora dar un paso más: dividirá en cinco partes su negocio y una de ellas será una compañía centrada totalmente en coches cero emisiones que saldrá a Bolsa. Su consejero delegado, Luca de Meo, acelera la búsqueda de rentabilidad y el regreso al reparto de dividendos el próximo ejercicio. El mercado, sin embargo, no ha recibido con buenos ojos, de momento, las directrices del nuevo plan. A las tres de la tarde sus acciones caían un 2%.

“Hemos pasado una de las crisis más profundas de la historia de Renault”. Esta ha sido una de las primeras frases que el ejecutivo italiano ha utilizado para describir el momento en el que aterrizó en el grupo del rombo, hace dos años. Su comentario sonaba a pasado y ha dado nombre a la nueva etapa de resurrección a la que se enfrenta el grupo francés, “la metamorfosis”. Es ahí donde entran los planes de trocear la compañía para buscar la viabilidad por áreas de negocio: coche eléctrico y software (denominado Ampere); vehículos deportivos (Alpine); el mercado de servicios de movilidad, energía y datos (Mobilize); economía circular y reciclaje de baterías (Neutral) y motores de combustión interna e híbridos (Horse).

Las principales son las que se centran en el sector de desarrollo y fabricación de vehículos. Por una parte, Ampere, que se enfocará en los coches eléctricos y autónomos y dará trabajo a 10.000 empleados. La segunda es la sociedad conjunta a medias que levantará junto al grupo chino Geely (propietario de Volvo) para el desarrollo de motores y mecánicas para vehículos híbridos, una tecnología. En este caso, el negocio contará con 17 fábricas y 19.000 empleados y buscará producir para las diferentes marcas de los dos grupos, además de Nissan o Mitsubishi. La Comisión Europea ya ha dejado claro que a partir de 2035 no permitirá la comercialización de vehículos de combustión.

Geely es un buen ejemplo de lo que la nueva Renault quiere hacer: dar entrada a nuevos socios. La salida a Bolsa de Ampere es clara en ese sentido, ya que pretende que Nissan, socio en la alianza que mantienen desde hace tiempo, participe como uno de los pasos que tienen que dar los dos grupos automovilísticos para reconfigurar las participaciones cruzadas de acciones. Hoy Renault tiene un 43% de Nissan, mientras que el grupo japonés controla un 15% de la francesa.

En la parte digital, Renault también ha dado la misma señal, con la firma de sendos acuerdos con Google y Qualcomm. La segunda, además, tiene previsto entrar en el capital de Ampere.

Con esos mimbres, el grupo considera que podrá conseguir un margen en su negocio principal superior al 8% a partir de 2025 (este año pevé un 5%), y un flujo de caja de 2.000 millones entre 2023 y 25 y de 3.000 millones posteriormente, hasta 2030. El año que viene volverá a repartir dividendos, con la intención de poder distribuir el 35% de su beneficio.



La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS