Griffiths (Anfac): “Si no se venden coches eléctricos en España, ¿para qué fabricarlos?”

El presidente de Seat y de la patronal de fabricantes Anfac asegura que todavía “queda mucho por hacer” al haber asignado solo un 30% del PERTE para el vehículo eléctrico

Wayne Griffiths, presidente de Seat y de la patronal Anfac, este miércoles en su despacho de Barcelona.
Wayne Griffiths, presidente de Seat y de la patronal Anfac, este miércoles en su despacho de Barcelona.Gianluca Battista

Wayne Griffiths (Dukinfield, Reino Unido, 56 años) se ha pasado las últimas semanas negociando con el Gobierno, fines de semana incluidos, las ayudas que el Ejecutivo central y las Administraciones autonómicas estaban dispuestas a ofrecer al Grupo Volkswagen a cambio de una inversión de 10.000 millones de euros. El presidente de Seat recibe a EL PAÍS en su despacho de Barcelona como máximo responsable de Anfac, la patronal española de los fabricantes de automóviles, apenas una semana después de que finalizara el proceso de asignación de ayudas del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del vehículo eléctrico, en las que solo se han acabado repartiendo 877 millones de los 2.975 que había comprometidos.

Pregunta. El Gobierno ya ha asignado las ayudas del PERTE para la reconversión de la automoción. ¿Cómo valora el proceso?

Respuesta. Ha sido un proyecto ambicioso, con un presupuesto enorme de 3.000 millones de euros, algo nunca visto antes en nuestra industria. Han conseguido gastar un 30%, por lo que todavía queda mucho que hacer y habrá que tomar más medidas. Ese dinero es necesario, porque sabemos que a partir de 2035 no vamos a poder vender coches de combustión. Eso es un reto muy grande para una industria que tiene que hacer una transformación tan rápida y en un contexto como el actual: la inflación, que va a impactar sobre la demanda, la falta de semiconductores y la destrucción de la cadena de valor por culpa de la situación geopolítica y la guerra en Ucrania. Estas ayudas son claves.

P. Con el PERTE, ¿España se asimila a las ayudas que recibe la industria del automóvil en Europa del Este?

R. Sin estas ayudas tendríamos grandes desventajas competitivas con Europa del Este. Pero no es solo una competición con Europa. Si nosotros no hacemos el coche eléctrico pequeño lo harán grupos de otros continentes. Hablando de Seat: el coche eléctrico de nuestro grupo no es solo un proyecto de Volkswagen, o de Cataluña, o de España. Es de Europa. Aquí, en España, estamos haciendo cosas que son realmente ejemplares y que van a ayudarla. Y el apoyo del Gobierno a la automoción es ejemplar, aunque queda mucho por hacer, porque el vaso solo está lleno en un tercio. Acabemos de llenarlo y busquemos oportunidades, no se trata solo de quejarse. Los fabricantes hemos cumplido, ahora le toca a las administraciones.

Wayne Griffiths fotografiado en su despacho, este miércoles en Barcelona.
Wayne Griffiths fotografiado en su despacho, este miércoles en Barcelona. Gianluca Battista

P. ¿Cree que va a ser posible asignar los 2.000 millones que quedan pendientes?

R. Desde Anfac estamos hablando con el Gobierno y vamos a hacer propuestas constructivas. Es necesario encontrar una solución ante una inversión tan grande. Hay que buscar vías que sean legales en Europa para poder hacer cosas que no se han hecho antes en España. Cuando llegué a Seat no creía que pudiéramos fabricar coches eléctricos en España. Ahora sí, pero es un momento único que no va a volver a pasar en nuestra vida.

P. ¿En qué sentido serán esas propuestas?

R. No solo para fabricar, sino también para vender coches electrificados.

P. Si en la primera convocatoria del PERTE, con los mayores proyectos, se han asignado solo 800 millones, ¿cómo se puede confiar ahora en que se gasten los 2.000 millones restantes?

R. Never give up [no hay que rendirse nunca]. Hay que seguir luchando para esta industria y para este país. Los fondos están ahí.

P. No hay mucho tiempo. El Ministerio de Industria ha dicho que quiere tener lista la segunda convocatoria en el primer trimestre del año.

R. Es cierto, porque en 2030 queremos rebajar las emisiones un 55%. Dependerá de las fechas que ponga el Gobierno. Lo más importante no son los objetivos para 2030 o 2035, hay que poner objetivos para el año que viene, para 2024… Objetivos para vender coches electrificados y para instalar puntos de recarga.

P. Sus propuestas de medidas fiscales para introducir en los Presupuestos de 2023 no han surtido efecto, pese a que diferentes partidos las han presentado por la vía de las enmiendas.

R. Hemos sido constructivos. Hay que poner el coche sostenible como parte de la solución de descarbonización y de todo el tema del transporte. No hay que demonizar al vehículo privado. Y hemos incluido medidas que van en la línea de mejorar el [plan de ayudas] MOVES y la fiscalidad del coche eléctrico. ¿Por qué? Pues porque España está a la cola en venta de coches electrificados. No estamos ni en el 10% cuando en Europa el porcentaje es del 20%. Es cierto que está creciendo, pero no al nivel necesario. Las propuestas que hemos hecho son copiadas de otros países donde han funcionado. Aquí al lado, en Portugal, con menor renta per cápita, están funcionando. Pero hasta ahora no hemos tenido respuesta. Hemos pedido incluir estas propuestas en los Presupuestos y seguimos sin respuesta. No sentimos apoyo. Si no se venden coches eléctricos en España, ¿por qué los tenemos que fabricar? Necesitamos un cliente; no vamos a hacer coches eléctricos en España para exportarlos. Con un 3% de ventas de coche eléctrico y un 7% de híbridos enchufables, ni hemos empezado a mejorar.

P. ¿Se han sentido más escuchados por las comunidades autónomas que por el Gobierno?

R. La solución ha sido posible por la colaboración entre el Gobierno y las comunidades, porque tenía que haber una solución conjunta.

P. ¿España tiene un problema de poder adquisitivo que frena el mercado del coche eléctrico?

R. Antes era así, ya no. Hay una progresiva democratización del coche eléctrico, con precios cada vez más cercanos a los de los coches de combustión. Ahora falta motivar al cliente y en estos primeros años se tiene que apoyar con ayudas. Este año deberíamos tener 45.000 puntos de recarga y solo tenemos 16.500 hasta septiembre. Y estamos vendiendo 61.000 coches electrificados y deberíamos estar en 120.000.

P. ¿Qué medidas fiscales defiende como prioritarias?

R. Las medidas fiscales que han funcionado son las ayuda directas sin tributación en el IRPF y que los coches de empresa no paguen tantos impuestos, porque hay una gran parte del mercado electrificados que es de flotas. Yo, como presidente de Seat, no tengo incentivos para que mis directivos conduzcan coches eléctricos.

P. ¿Cuánto aumentarían las ventas con esas medidas?

R. Reduciría el gap con otros países europeos. La penetración del coche electrificado tiene que llegar cuanto antes hasta el 20%.

Wayne Griffiths posa durante la entrevista.
Wayne Griffiths posa durante la entrevista. Gianluca Battista

P. ¿Incluiría los coches híbridos en la segunda convocatoria del PERTE?

R. Todo lo que ayude a reducir el CO₂ y a tener coches sostenibles. Esos fondos son para el coche eléctrico y conectado. Hay mucho potencial.

P. Pero la UE a partir de 2035 va a prohibir los coches de combustión.

R. Pero hay que sobrevivir hasta 2035 y seguir haciendo inversiones. Hay que ganar dinero vendiendo hoy y a medio plazo coches con motor de combustión para hacer las inversiones de futuro de forma rentable.

P. Los grupos de automoción han aumentado la rentabilidad pese a la caída de ventas.

R. Creo que este año para muchos ha sido un año mejor que durante la covid, pero no estamos a los niveles de 2019 en volumen de producción ni ventas.

P. ¿Cuándo se normalizará la situación?

R. El año pasado decíamos que durante 2022 y la situación no es mejor. Nos tenemos que acostumbrar, porque creo que tras la crisis de los semiconductores habrá otra crisis. Tenemos que seguir siendo rentables y seguro que subirán los costes y los precios. Aún no vemos la luz. El año 2023 arrancará con las mismas complicaciones y algunas nuevas, como el impacto de la inflación en el poder adquisitivo de los clientes.

P. Las fábricas han tirado de regulaciones temporales de empleo hasta ahora. ¿Serán necesarias otras medidas?

R. Yo creo que tiene que haber más medidas de flexibilidad y la última reforma laboral no ayuda.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS