El nuevo impuesto a las energéticas ingresará un 10% menos de lo previsto

La exclusión del negocio regulado y en el extranjero a petición del PNV y el PDeCAT rebajan la estimación de recaudación en 400 millones de euros

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el jueves en el Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el jueves en el Congreso.Kiko Huesca (EFE)

El nuevo gravamen a las energéticas recaudará un 10% menos de lo previsto inicialmente, según ha reconocido este viernes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la Cadena SER. La rebaja se debe a que algunos ámbitos de negocio de estas compañías han quedado excluidos del alcance del impuesto a petición del PNV y el PDeCAT. Se trata de 400 millones menos de los 4.000 que el Ejecutivo había calculado para los dos años en los que, en principio, se mantendrá en vigor el tributo, que anoche pasó el primer trámite en el Congreso junto al nuevo recargo a la banca y el impuesto a las grandes fortunas. En la misma supersesión, que se alargó hasta después de la medianoche, también recibieron luz verde los Presupuestos Generales del Estado para 2023, los terceros de la legislatura, y la reforma del delito de sedición. Todas estas iniciativas tendrán ahora que pasar por el escrutinio del Senado.

El nuevo impuesto a las energéticas había llegado al pleno del Congreso suavizado por algunas enmiendas incluidas previamente en la Comisión de Economía. Básicamente, la exclusión de la actividad regulada y la facturación de sus negocios en otros países. “El ajuste que pensamos que pueda tener esa enmienda, si el impuesto tenía previsto recaudar en torno a 4.000 millones, será en torno a unos 400 millones. Es una cantidad de un 10%, fundamentalmente provocada por la adaptación a la resolución posterior que produjo la Comisión Europea”, ha detallado Montero este viernes.

“Cuando al principio nadie hablaba de esto, el Gobierno de España puso encima de la mesa la necesidad de gravar los impuestos extraordinarios a energéticas y banca”, ha señalado la titular de Hacienda. “Posteriormente, este debate también se abrió camino en Europa y hubo una resolución en la que se reconoce el impuesto español, pero con algunos ajustes que es el que hemos incorporado con la ayuda del PNV”.

Bruselas propone que el gravamen a las energéticas se aplique a los beneficios extraordinarios que el sector ha obtenido gracias al repunte de los precios de la energía. El gravamen diseñado por el Gobierno español, en cambio, gravará a un 1,2% la cifra neta de negocios de aquellas compañías con facturación superior a los 1.000 millones y que sean consideradas operadores principales por Competencia. También en el caso de la banca, el impuesto no se aplicará a las ganancias, sino a la suma de intereses y comisiones netas.

Este diseño ha recibido críticas tanto internas como de organismos internacionales, entre ellos el BCE. Montero ha replicado que en ningún momento se ha recomendado la paralización de los impuestos. “Cada uno tenemos nuestras tareas. El Gobierno tiene que proteger a la ciudadanía, a la mayoría social de este país, y el BCE tiene como competencia fundamental proteger a las entidades financieras. En ese equilibrio es donde los Gobiernos tienen que decidir cómo y de qué manera son capaces de asegurar que no haya ningún problema en las cuentas de resultados de los bancos, pero que aporten más, justamente ahora que están repartiendo dividendos y están en cifras históricas”.

La ministra también ha criticado el veto del PP a las nuevas figuras, que irán a financiar las medidas anticrisis. “No sabe cómo explicar que en este momento se reparta de forma distinta la carga de la crisis”, ha lamentado. “Creo que estamos demostrando que el Gobierno se ha preocupado desde el primer día por proteger a los ciudadanos y porque ellos fueran al centro de la política. A cambio, han tenido que ser las energéticas y la banca las que aporten. Y es de justicia, y de forma temporal hasta que sorteemos esta situación”.

Presupuestos

Montero ha expresado su satisfacción por el primer que han recibido en el Congreso los terceros Presupuestos de la legislatura. Alegó que demuestran “estabilidad”, pero a la vez ha descartado que haya unos cuartos. “El final de la legislatura estará en el entorno del mes de diciembre, y, por tanto, es de cortesía que cuando están tan cerca unas elecciones les corresponde al Ejecutivo entrante”, ha dicho, antes de añadir que confía en que el PSOE vuelva a gobernar.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS