Las redes agitan el debate sobre un nuevo producto de Mercadona: huevos a la plancha envasados

La cadena defiende que es innovador. Para algunos usuarios es cómodo y más accesible para las personas discapacitas, mientras otros opinan que es poco sostenible.

Tienda de Mercadona en el centro de Bilbao.
Tienda de Mercadona en el centro de Bilbao.

El último producto de la cadena de supermercados Mercadona ha causado gran revuelo en las redes sociales: dos huevos a la plancha envasados por 1,80 euros. Basta con calentarlos entre 30 y 40 segundos al microondas y servirlos, según consta en la etiqueta. Los que defienden la utilidad de este nuevo productos consideran que es un útil para personas con poco tiempo o con alguna discapacidad física. Mientras, los que lo critican alegan que es una muestra de la vagancia de los que lo compran y del poco tiempo que se dedica a cocinar, en este caso algo tan simple como un huevo a la plancha, además del impacto ecológico que tiene por estar el artículo envuelto en plástico. Desde Mercadona señalan que se trata de un producto innovador.

La polémica saltó a las redes el viernes pasado cuando Elena Casado, una usuaria con más de 70.000 seguidores en Twitter, publicó una foto del producto, en la que aparecen los dos huevos a la plancha en un envoltorio de plástico. El tuit tiene más de 14.000 reacciones. “A lo mejor le va bien a gente que coma en el trabajo, se los calientan en el microondas y ya está. Ahora, cómo estén, ni idea”, le responde otra usuaria. Sin embargo, el tono de la mayoría de las respuestas es de indignación. Unos, porque les parece innecesario vender un producto cocinado de elaboración tan fácil: ”¿Es que no vamos a tener tiempo ni para freír un huevo?”. Otros, porque les parece que el precio, de 1,80 euros —la docena de huevos camperos en Mercadona está a 2,85—, es demasiado alto. Tampoco faltan los que consideran que el uso de un embalaje de plástico para un producto así es poco sostenible.

Fuentes de Mercadona afirman que “se trata de un producto innovador en la distribución fruto de la investigación y desarrollo del proveedor guipuzcoano Lagumar Seas” y que están probando a venderlo en algunas tiendas, de cara a su implementación en toda la cadena. Desde la empresa señalan que “estos huevos plancha están listos para calentar en el microondas y comer solos o como acompañamiento de otros platos como hamburguesas o sándwiches”.

Con todo, un buen número de reacciones defiende la pertinencia de la venta de huevos a la plancha envasados. Argumentan que, para aquellos que tienen poco tiempo o que deben comer en el trabajo, es una buena opción. La mayoría de opiniones en defensa del polémico producto, sin embargo, tienen que ver con la accesibilidad. Este artículo, argumentan, permite a personas con discapacidades físicas que les impiden cocinar poder comerse un huevo a la plancha sin tener que ir a un restaurante.

Desde la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) defienden que están a favor de “todo lo que favorezca el acceso a la alimentación de forma autónoma de las personas con movilidad reducida o con cualquier tipo de discapacidad”. Eso sí, apuntan, “siempre que se garanticen unos criterios de calidad, se realicen con productos saludables y que sus envases sigan las normas específicas en esta materia, sean sostenibles y por supuesto respetuosos con el medioambiente”.

Más que el artículo en sí, lo que suele generar críticas es el embalaje de este tipo de productos. Aunque este producto es fresco, y debe ir embalado, muchos usuarios han respondido con fotos de mandarinas o plátanos pelados y embalados en plástico, que suelen suscitar la indignación popular cada cierto tempo. En España, la venta de frutas y verduras en envoltorios de plástico estará prohibida a partir del 2023. Francia, por su lado, aprobó en 2020 una ley “antidesperdicio”, que busca la eliminación total de embalajes de plástico de un solo uso “inútiles” para 2025.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS