Guerra galletera: el hijo díscolo de Gullón hace la competencia a su familia

Félix Gullón abandona el grupo familiar y adquiere la fábrica de Jaén para crear Family Biscuits, con una apuesta clara por las marcas propias

Félix Gullón, creador de Family Biscuits.
Félix Gullón, creador de Family Biscuits.

Félix Gullón Rodríguez, el hermano varón menor de una familia que da apellido a uno de los grandes grupos galleteros españoles, ha quedado señalado como el díscolo de esta saga tras iniciar su camino en solitario. “Es cierto que había diferencias con los actuales gestores de Gullón, el proyecto ya no me entusiasmaba y por eso decidí dar un paso al lado y emprender nuevos retos”, asegura este empresario, que desde 2003 ha pasado por los principales puestos directivos de Gullón, desde jefe de ventas a director general o responsable de desarrollo internacional de la compañía de la que sigue siendo accionista, su último cargo.

Más información

En febrero pasado se hizo con la factoría Cerealto Siro en Jaén y creó Family Biscuits, que mantiene el negocio galletero como eje. Su aspiración es colocarse en los próximos años en el grupo de cabeza del sector, con una capacidad de producción de 30 millones de kilos. De momento, estima que cerrará su primer ejercicio con una producción de entre 18 y 20 millones de kilos, y una facturación superior a 20 millones de euros. Desde febrero ya han sido capaces de desarrollar una docena de nuevas referencias bajo la marca Family Biscuits, que elevarán a 20 antes del final de este año. El objetivo es que sus marcas propias representen el 50% de la producción en el primer semestre de 2022.

“Queremos revolucionar el mercado de las galletas, y lo queremos hacer desde la sostenibilidad y con ingredientes naturales de las zonas donde estamos ubicados”, indica Gullón, que en junio pasado presentó al mercado su producto estrella: María del Sur, la primera galleta fabricada con un 12% de aceite de oliva virgen extra, endulzada con miel, canela, fibra de manzana y matalahúva. Con ella completa el catálogo formado por galletas tradicionales, gama Petit y las de avena NaturFun, elaboradas con etiqueta limpia, sostenibilidad y kilómetro cero.

Más información

En este medio año al frente de la empresa ha implantado una estructura comercial con los mejores distribuidores nacionales e internacionales, como Bandama en Canarias, Biscuits Galicia en Galicia, Productos Blanco en Asturias, Productos Cartujano en Andalucía o Pascoma en Madrid, Reverte en Alicante, Comercial A. Puchol en Valencia, entre otros. “A través de ellos queremos que las galletas de Family Biscuits lleguen a todos los supermercados nacionales”, apunta. Hoy, el 50% de la producción va al mercado nacional y la otra mitad se dedica a la exportación, especialmente en el norte de África, Europa y Caribe. Su objetivo aquí es que en tres años el 50% del negocio venga por este canal.

No obstante, ahora el grueso de la producción corresponde a la herencia dejada por la antigua galletera Siro. El acuerdo de compra de la fábrica prevé para Family Biscuits 15 millones de kilos de producción de galletas de marca blanca, una cifra que el año que viene se reducirá a la mitad. Por eso ahora la estrategia del grupo liderado por Félix Gullón pasa por acelerar la presencia de sus marcas propias en los lineales.

Con la pandemia, los hábitos alimentarios se han modificado: “El consumo ha crecido más en los hogares y se ha reducido en la hostelería, pero el mercado de la galleta está en continua evolución, ya que los clientes exigen cada vez productos más naturales”. Con 140 trabajadores en la fábrica jienense, Gullón pondrá en marcha un plan de inversión de más de 500.000 euros para modernizar las instalaciones.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción