Cómo formar a los ciudadanos en finanzas

La CNMV y el Banco de España ultiman el nuevo Plan de Educación Financiera que pondrá el foco en los fraudes digitales entre los jóvenes

Sede de la CNMV, en Madrid.
Sede de la CNMV, en Madrid.VICTOR SAINZ

Desde 2015, el primer lunes de octubre es la fecha elegida para celebrar el Día de la Educación Financiera. El día 4 de octubre, por tanto, se celebrarán en las principales ciudades de España diferentes actos, organizados tanto por organismos públicos como empresas privadas, para recordar la importancia de la alfabetización en materia financiera.

“No sabemos si un estudiante actual de, por ejemplo, 3º de la ESO se enfrentará en un futuro a la célula o si deberá volcar sus conocimientos sobre la epidermis y su estructura, pero casi con toda seguridad en su vida se va a enfrentar a un préstamo hipotecario o a una tarjeta de crédito. Facilitar conocimientos sobre estos aspectos financieros resulta clave para cualquier persona, más aún en los jóvenes”, destaca José Antonio Pérez, responsable de formación del Instituto BME. El gestor de la Bolsa española celebrará mañana varios ciberseminarios para aprender sobre los mercados bajo el título Empresas e inversiones: cómo apoyar un futuro sostenible con productos cotizados.

“La educación financiera es importante porque te da libertad para tomar decisiones a lo largo de tu vida”, resume Gloria Caballero, subdirectora del área de educación financiera de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El supervisor bursátil y el Banco de España (BdE) pusieron en marcha en 2008 el Plan de Educación Financiera. Desde entonces, ambas instituciones lanzan cada cuatro años un plan estratégico con iniciativas para mejorar los conocimientos de ahorradores e inversores. Ahora mismo está negociando la hoja de ruta para el periodo 2022-2025, cuyos detalles se darán a conocer antes de que finalice el año.

“Aunque faltan por cerrar los últimos detalles, una de las líneas estratégicas del nuevo plan será reformar la colaboración con las asociaciones y los colaboradores de la CNMV y del BdE porque son ellos los que nos permiten llegar a toda la población y detectar sus necesidades”, señala Caballero. “Queremos también extender la formación a la educación primaria y tener mayor presencia en las universidades, además de firmar convenios para acercar la formación a los colectivos más vulnerables”.

La digitalización y los confinamientos impuestos por la pandemia han acercado a muchos jóvenes a los mercados financieros. El uso de redes sociales para compartir información, la proliferación de intermediarios financieros de bajo coste y el acceso directo que ofrecen los teléfonos móviles a cualquier Bolsa del mundo a cualquier hora del día facilitan el bautismo de muchos inversores, pero también tienen riesgos como la proliferación de fraudes financieros. “El nuevo plan de educación financiera también va a tener una atención especial a los fraudes financieros”, avanza Caballero.

Una vieja aspiración

En 2016 se realizó la primera encuesta de competencias financieras, que sirvió para tener datos sobre los conocimientos financieros de los españoles y detectar cuáles eran las necesidades más importantes y los colectivos sobre los que actuar (jóvenes, personas mayores y grupos de bajos ingresos). Está previsto que en 2022 se realice la segunda edición de la encuesta y será entonces cuando se pueda medir con cifras si durante estos años la preparación de la población sobre temas de ahorro e inversión ha mejorado. Los últimos datos (2018) sobre esta materia del informe del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) señalan que España está por debajo de la media de los países de la OCDE en términos de cultura financiera. Nos aventajan países como Portugal o Rusia, mientras que estamos por delante de eslovacos e italianos.

La gran aspiración de la ­CNMV y del BdE siempre ha sido incluir la asignatura de educación financiera en el currículo escolar. Sin embargo, las competencias en materia educativa las tienen las comunidades autónomas, mientras que los continuos cambios en el marco normativo tampoco ayudan. Con el anterior Gobierno (PP) lograron introducir algunas nociones en 4º de la ESO en la asignatura de Economía, lo que solo afectaba a aquellos estudiantes que cursaban la rama de Ciencias Sociales. Ahora, con la enésima reforma de la ley de educación (en tramitación parlamentaria), los supervisores han trasladado de nuevo al Ejecutivo la necesidad de avanzar en esta materia.

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS