Igualdad
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Mujeres y nación emprendedora

Tenemos mujeres que son referentes en su campo y que desarrollan iniciativas transformadoras

TOMÁS ONDARRA

En 1983, el científico norteamericano David Chambers publicó un estudio que muestra hasta qué punto es cierto el aforismo: lo que no se ve, no existe. Chambers pidió a más de 5.000 niños y niñas que dibujaran a un científico. Solo 28 dibujaron a una científica. En 2018, otro científico, David Miller, retomó ese estudio y analizó 78 estudios similares realizados a lo largo de los últimos años. Sus conclusiones mostraron que no solo se mantiene ese sesgo de género, sino que a menor edad de los niños y niñas, mayor es la proporción de mujeres científicas que dibujan. O lo que es lo mismo, a medida que crecemos, mayor es el impacto de los estereotipos. Si hoy pidiéramos a niños o niñas que dibujaran a un emprendedor, seguramente este sería un hombre.

¿No hay mujeres emprendedoras en nuestro país? La respuesta es clara: sí las hay. Y muchas. Pero no ocupan el lugar que merecen en la esfera pública. Están invisibilizadas. Cuando existe desconocimiento sobre quiénes son las mujeres líderes en el emprendimiento innovador, sus historias se pasan por alto. Y así se perpetúa la falta de referentes femeninos y estas juegan en desventaja respecto a los hombres a la hora de conseguir oportunidades. Se trata de una realidad que, de nuevo, nos confirman los datos.

Si nos fijamos en las personas que fundan una start-up en España, solo el 14% son mujeres, según el Informe del emprendimiento digital femenino, del Instituto de las Mujeres, en colaboración con W ­Startup Community. Y aquellas que deciden emprender lo tienen más difícil que los hombres. El Instituto señala obstáculos como sufrir mayores dificultades de acceso a financiación para sus proyectos o también tener que asumir mayores responsabilidades domésticas y de cuidados, tareas que provocan que las mujeres dispongan de menos horas para poder desarrollar sus carreras profesionales.

Estos obstáculos generan efectos en áreas como la inversión. Según señalan diversos estudios de la Universidad de Harvard, los proyectos liderados por mujeres obtienen menor inversión que los liderados por hombres; cuando la realidad es que las empresas dirigidas por mujeres generan mejores resultados que las dirigidas por hombres, según un estudio de Boston Consulting Group. Es decir, estamos tomando malas decisiones estratégicas por un grave sesgo.

Ante esto, no vamos a quedarnos de brazos cruzados. Desde el Gobierno de España queremos terminar definitivamente con la brecha de género en el emprendimiento innovador. Tenemos claro que combatir esta brecha es urgente para que España avance porque, para prosperar, necesitamos todo nuestro talento. Necesitamos el talento de todas. Necesitamos hacer de España una nación emprendedora con las mujeres.

Para ello, desde el Alto Comisionado hemos diseñado la Estrategia España Nación Emprendedora. Esta estrategia, presentada por el presidente del Gobierno en febrero de este año, es la hoja de ruta para transformar las bases productivas del país, articu­lando un modelo económico basado en el emprendimiento innovador, en colaboración con los sectores tractores de nuestra economía y con políticas transversales para no dejar a nadie atrás.

En nuestro país, como en tantos de nuestro entorno, no es necesario hacer el test de Chambers a quienes seleccionan perfiles para espacios de participación para conocer el resultado: cuando se habla de emprendedores, parecen elegir solo a los hombres. Lo vemos en los eventos y conferencias del emprendimiento innovador, donde, en muchas ocasiones, solo encontramos paneles protagonizados por hombres. También en los reportajes que llenan las páginas de los principales medios de comunicación, donde suele aparecer una proporción mayor de hombres como fuentes consultadas.

La ausencia de mujeres no es una coincidencia: es la norma. Como Alto Comisionado, he tenido que declinar la invitación a participar en varios espacios por esta ausencia de mujeres. Quienes coordinan estos eventos se escudan en decir que es difícil encontrar mujeres. “No las encontramos”, nos dicen. Sin embargo, en España tenemos mujeres que son verdaderos referentes en su campo, que están desarrollando iniciativas transformadoras y que, si tuviesen mayor visibilidad, podrían despertar vocaciones y animar a otras mujeres a tomar cualquier rumbo que elijan para sí mismas. Por tanto, no faltan mujeres, falta visibilidad.

Para dar solución a esta cuestión, hemos puesto en marcha la medida 33 de la Estrategia España Nación Emprendedora, que insta a las administraciones públicas a hacer un esfuerzo para promover la presencia igualitaria en actos. Y para cumplir con esta medida hemos lanzado la guía Mujeres referentes del emprendimiento innovador en España.

La guía pretende visibilizar a las mujeres para que no haya más excusas sobre su ausencia en los espacios de participación. Identifica los perfiles de las mujeres referentes en el emprendimiento innovador, desde emprendedoras hasta las consejeras delegadas de las start-ups y scale-ups más potentes de nuestro país, pasando por directivas de grandes corporaciones, inversoras o agentes de la administración pública. Mujeres que son verdaderas referentes y que pueden inspirar a otras a seguir su ejemplo.

En el marco de la presentación de esta guía, una emprendedora, Mariel Díaz, nombró a Valentina Tereshkova como la mujer que la inspiró. Esta astronauta fue la primera mujer que conquistó el espacio, un hito que capturó la imaginación de miles de mujeres y niñas en todo el mundo. Entre ellas, la de esta emprendedora, que gracias a Tereshkova se interesó desde pequeña por las vocaciones STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas). Una decisión clave para que Mariel terminara fundando su propia start-up, una innovadora compañía que hoy es una empresa líder internacional de la fabricación aditiva industrial desde Asturias.

Que Mariel eligiera a la astronauta es la excepción que confirma la regla. Porque si hubiera habido siempre mujeres referentes, al preguntar a los niños y las niñas por una persona que los ha inspirado, no dibujarían solo a hombres. No pensarían solo en hombres.

Esta guía es un paso más. Pero un paso decisivo, como tantos otros, para que todas las mujeres ocupen el lugar que merecen dentro del emprendimiento innovador: un espacio de protagonismo en igualdad. Una meta que nos permitirá alcanzar una nación emprendedora donde habrá mayores porcentajes de capital invertido en start-ups fundadas por mujeres, más mujeres ocupando puestos de poder en las empresas y donde las mujeres sean quienes, en igualdad con los hombres, estén al frente de las compañías que desde España van a dar forma al futuro.

Hoy tenemos 276 perfiles identificados en la guía, pero en el futuro serán muchas más. Si seguimos trabajando por la igualdad, tendremos más referentes y nuevas generaciones de mujeres liderarán el emprendimiento innovador de nuestro país. Y en definitiva, esto es necesario porque solamente con la participación de las mujeres podremos hacer de España la nación emprendedora con mayor impacto social de la historia.

Francisco Polo es Alto Comisionado para España Nación Emprendedora.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS