Si quiere trabajar en un puesto técnico no le queda más remedio que saber inglés

La transformación digital obliga al manejo de idiomas incluso para comunicarse internamente en empresas que tienen su sede en España

Un programador durante su trabajo.
Un programador durante su trabajo.DragonImages (Getty Images/iStockphoto)

Claudia Ardeleanu (24 años) es responsable de Tecnología de la Información en una multinacional de publicidad. Para ella, las reuniones en inglés se han convertido en el pan de cada día. Desde que la contrataron en 2018, el uso de idiomas ha aumentado en su rutina diaria: “Me paso la jornada hablando con las filiales de la empresa en varios países para coordinar proyectos. Cada vez he ido asimilando más y no hay ninguno totalmente en español”. Ignacio Olivares (27 años) firmó hace dos meses su contrato como programador web en una consultora tecnológica, aunque no es su primera experiencia en el sector. En la entrevista le exigieron un nivel B2 (medio-alto) de inglés y considera que para muchas empresas su conocimiento no es un plus, sino una forma de cribar a los candidatos. “Muchas firmas prefieren gestionar la comunicación interna en inglés, aunque no sea la lengua original de la zona. Es una práctica que viene de países como Alemania y Holanda, aunque se está extendiendo también en España”, apunta.

A lo largo de los años, las categorías profesionales han conservado el estatus de cuanto mayor es el cargo, más aumentan las especificaciones. Sin embargo, parece que este paradigma comienza a flaquear. Según el último informe de empleabilidad elaborado por Adecco e Infoempleo, los puestos técnicos (ingenieros, desarrolladores informáticos, analistas de datos, etcétera) se presentan como la categoría en la que hay más ofertas que requieren del conocimiento de idiomas (19%), superando incluso a los puestos directivos (15%). Con el avance de la globalización y de la transformación digital, los expertos de recursos humanos aseguran que el manejo de los idiomas para facilitar la interacción entre equipos de distintos países ya no es baladí en las ocupaciones técnicas. Se considera, al revés, un requisito fundamental que complementa las competencias específicas necesarias para el desarrollo de estas labores.

Las estadísticas del portal de empleo Infojobs apuntan a que la programación destaca entre las ramas profesionales en auge en las que aumenta la demanda de lenguas extranjeras (el 24% de las vacantes de este sector en 2018 requería este idioma, por el 34% de 2021). “Las competencias lingüísticas que más valoran las compañías son las habladas. Cada vez más, las organizaciones cuentan con equipos de trabajo multiculturales, localizados en una misma sede local o en diferentes oficinas repartidas a nivel internacional. A partir de aquí, las competencias escritas y de escucha van cobrando mayor importancia”, asegura Mónica Pérez, directora de Comunicación y Estudios de la plataforma. Según Alberto Gavilán, director de talento de Adecco, en las tecnologías de la información se ha deslocalizado mucha actividad en los últimos años, con motivo también del auge del teletrabajo. “A estos trabajadores se les piden los idiomas, porque la demanda supera la oferta, por tanto, las empresas a veces deben contratarlos desde fuera”, advierte.

Adrián Riesco, profesor de Informática de la Universidad Complutense de Madrid, considera que el conocimiento del inglés es un requisito imprescindible para asomarse a cualquier documentación en este ámbito. “Es impensable esperarse un lenguaje de programación en español. Obligamos a los alumnos a que escriban y presenten parte del trabajo de fin de grado en inglés. Es un primer paso para que entiendan lo que les espera cuando salgan de la carrera”, afirma.

La compañía tecnológica IBM requiere el inglés de forma generalizada en todos los puestos, ya sea arquitecto, consultor, director o posición de soporte. “El idioma de la tecnología y la consultoría tecnológica es el inglés. Todos los empleados lo utilizamos a diario”, comunican fuentes de la firma. Además, en Madrid IBM cuenta con un centro internacional de soporte para Europa, donde se exige, además del inglés, al menos un segundo idioma, dependiendo del país para el que se proporcionan servicios. Desde la consultora tecnológica Indra coinciden en que las lenguas son indispensables para realizar proyectos internacionales e interactuar con las compañías a nivel global, más aún en un entorno de trabajo en remoto. “Todos los profesionales júnior con carrera universitaria realizan una prueba online de conocimientos escritos y auditivos para confirmar que su nivel mínimo sea B2. Si se requiere un nivel superior, se añade una entrevista en inglés”, anota Santiago Huertas Chacón, director de Captación de Talento de la empresa.

Cambio en puestos directivos

Mayte Guillén, coordinadora de estudios en Infoempleo, vislumbra dos razones detrás de la mayor demanda de idiomas para los puestos técnicos que para los directivos: “Por un lado, la oferta de empleo en los cargos ejecutivos es menor. Por otro, existe una tendencia a asumir que esa formación ya la tienen”, apunta. Hays Executive, división del grupo especializada en la búsqueda y selección de perfiles ejecutivos, concuerda en que en los puestos directivos los idiomas tienen menos protagonismo que hace años y a veces pasan a segundo plano respecto a otras habilidades como la creatividad, el trabajo en equipo, y la resiliencia. “Pero eso no invalida que la posición no requiera saber inglés, simplemente se da por hecho en numerosas ocasiones”, anota Juan José Jiménez Benavent, socio director de la firma.

Para Ángel Sáenz de Cenzano, director general de Linkedin España y Portugal, la explicitación de los idiomas como requisito en los puestos técnicos puede ser una muestra de la necesidad de recurrir a profesionales transversales que cuenten con claras habilidades de comunicación, más allá de sus conocimientos técnicos. “Lo que antes solo se demandaba a los cargos ejecutivos, ahora trasciende a todos los niveles”, añade.

Aunque la de los puestos técnicos es la categoría profesional que más requiere el conocimiento de idiomas, las ofertas de empleo con este requisito en el mercado laboral han caído un 21% con respecto a 2019. Según el estudio de Adecco e Infoempleo, en 2020 solo el 12,6% de las vacantes en España solicitaba otras lenguas distintas del castellano, la cifra más baja en los últimos doce años. Los principales portales de empleo consideran que la pérdida de peso de los idiomas en los anuncios de empleo es una situación coyuntural debida a las consecuencias de la crisis sanitaria. Guillén señala que el primer responsable es el batacazo sin precedentes infligido al turismo, que es precisamente el sector que más ofertas genera que requieren idiomas.

Infojobs detectó un hundimiento de las ofertas del 46% entre 2019 y 2020. Una caída que, según la plataforma, golpeó sobre todo a los puestos de trabajo que requerían una cualificación y una formación media, en los que los idiomas no eran el primer requisito. De igual manera, la recuperación que vivió el mercado laboral en 2021 atañó a los mismos empleos que durante la pandemia se habían dejado de contratar. “Ahora encuentras muchas más ofertas para un comercial, un mozo de almacén o un conductor. Es como un péndulo. Al haber sido la parte del mercado laboral más afectada, es la que muestra la mayor recuperación. En cambio, todos los puestos vinculados con el sector digital e ingenierías, donde las lenguas están en primer plano, se han mostrado más resilientes”, apunta Pérez.

Sin embargo, Adecco e Infoempleo advierten de que uno de los sectores donde más se ha notado un aumento de la demanda de idiomas en las ofertas de empleo es el multimedia, que engloba todos aquellos puestos relacionados con la creación de contenido para internet. “Si hay algo que no ha apagado sus motores es el comercio electrónico en todas sus facetas”, zanja Guillén. Tras el paréntesis de la pandemia, en un entorno cada vez más globalizado, todo apunta a que los idiomas seguirán siendo un as bajo la manga para aquellos candidatos que quieren dejar huella en su carrera profesional. Sobre todo, en las profesiones vinculadas a la tecnología y que previsiblemente dominarán en el mercado de mañana.

La demanda de francés y chino crece ligeramente

Según señala InfoJobs, el francés y el chino vienen cobrando una mayor importancia en el panorama profesional en los últimos años, a pesar de la pandemia y el efecto que esta ha tenido en el turismo. En 2019, un 3,2% de las vacantes que se publicaron en la plataforma requerían francés. En 2020, este porcentaje fue del 4,2%; mientras que en 2021 subió al 4,5%. Gavilán matiza que es un idioma que no tiene tanto foco en el turismo en comparación con el inglés. "Las empresas multinacionales que solicitan perfiles que hablen francés es porque tienen una filial en Francia. Por tanto, era una necesidad seguir con estos negocios incluso durante la pandemia", apunta. Con respecto al chino, el escenario es similar. En 2019, apenas un 0,3% de las vacantes en InfoJobs solicitaba esta lengua, por el 1,2% de 2020. El año pasado, el porcentaje de puestos de trabajo que requerían chino era del 0,8%. "Son números bajos, pero si se considera que antes de la pandemia Infojobs se estaba acercando a los 3 millones de vacantes publicadas en un año, no son porcentajes tan desdeñables", asegura Pérez.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS