Robots para reclutar nuevo talento

Hr Bot Factory recurre a la inteligencia artificial para automatizar las primeras fases del proceso de selección de candidatos en grandes empresas

Jon Gonzalo y Antonio Corral, fundadores de Hr Bot Factory.
Jon Gonzalo y Antonio Corral, fundadores de Hr Bot Factory.ROBER SOLSONA

Los candidatos a una oferta de empleo ya no deben sorprenderse si durante una entrevista de trabajo quién lee su currículo es un robot. Antonio Corral y Jon Gonzalo, tras veinte años en los departamentos de recursos humanos de grandes empresas —Vips, Cortefiel e Inditex, entre otras—, percibieron que las primeras fases del proceso de selección se desarrollaban de la misma forma en todos los países. “Mucho papeleo y poca eficiencia. Como mínimo, para revisar un currículo necesitas entre uno y dos minutos. Si se multiplica este número por mil, es prácticamente imposible ver a todos los aplicantes”, señala Corral. Tirando de los ahorros que habían acumulado durante su trayectoria laboral, en 2019 pusieron en marcha Hr Bot Factory, una startup que aspira a agilizar la incorporación de nuevo talento en grandes empresas con el auxilio de un asistente virtual y de la inteligencia artificial.

La firma cuenta con un sistema informático que aglutina los diferentes canales a través de los cuales una compañía puede captar candidatos, como la propia página web, las redes sociales, los correos. Nada más el aspirante pincha en una oferta, comienza la conversación con el chatbot, que suele durar una decena de minutos. El robot se presenta, le proporciona más información sobre el empleo, le pide sus datos personales y le hace preguntas, poniéndole en una situación concreta de su puesto de trabajo futuro y dándole diferentes opciones de reacción para trazar su perfil. “Es como chatear por WhatsApp con un reclutador que para evaluarte te plantea una serie de juegos”, agrega Corral.

Al final de la entrevista, los algoritmos del programa convierten las respuestas del candidato en una puntuación que mide la concordancia entre sus habilidades y el perfil ideal del puesto de trabajo para el que aplica. A partir de ahí, la compañía se encarga de buscar a los solicitantes que más encajan con sus necesidades mediante filtros (la formación, los años de experiencia, los idiomas conocidos, etc.) y seguirán con las siguientes fases del proceso de selección. “Les damos una caña para pescar muy rápido, pero los peces los escogen ellos”, asegura Corral.

Gonzalo matiza que el chatbot permite optimizar el tiempo e ir directamente a por candidatos estrellas, aunque es solo el primer elemento de la cadena. “Es el filtro que separa el grano de la paja. No queremos dejar de lado al elemento humano. La labor de los reclutadores es fundamental a la hora de elegir a quién contratar, pero la inteligencia artificial puede ayudar en ello”, subraya. Para el desarrollo del software, los dos emprendedores se apoyaron inicialmente en la consultora tecnológica Cloud District. Sin embargo, tras mover los primeros pasos, optaron por incorporar a ingenieros en su equipo, que se encargan de elaborar soluciones para optimizar su funcionamiento.

El asistente virtual está dotado de una personalidad: tiene un nombre y una cara. Los diálogos también son muy cuidados para que el candidato empatice con él y sea más fácil romper el hielo. Gonzalo recalca que el perfil medio de los candidatos que suelen aplicarse a las ofertas de empleo de sus clientes es de cualificación media y tiene entre 20 y 40 años: “Están acostumbrados a estar con el móvil en la mano, por lo que hacer una entrevista con un chatbot no supone una barrera para ellos”. Además, al terminar la conversación, el robot le envía un primer feedback sobre el estado de su candidatura para que se sienta acompañado durante el proceso.

Los emprendedores aseguran que su tecnología está teniendo una buena acogida incluso entre las compañías, aunque supone una manera diferente de trabajar. “Al principio algunas mostraban resistencias, pero con la pandemia hemos ganado varios años en términos de digitalización y ahora están más abiertas para automatizar algunos procesos”, añade Corral. Todos sus clientes son grandes corporaciones y entre ellas están McDonald’s, Prosegur, Quirónsalud, y algunas cadenas españolas de supermercados y de almacenes.

La firma, cuya plantilla consta de una quincena de empleados, fue seleccionada el año pasado por Lanzadera, la aceleradora de startup creada por el presidente de Mercadona, Juan Roig. Tras facturar 250.000 euros en 2021, se ha marcado este año el objetivo de alcanzar el millón de euros. En diciembre cerró una ronda de financiación de 650.000 euros, subvencionada por Dozen, una plataforma de inversión en empresas emergentes, y por el venture capital Draper B1, un fondo internacional que tiene amplia presencia en Estados Unidos. Es justo hacia este mercado donde Corral y Gonzalo centran su mirada para la expansión de su negocio a corto plazo, que acaba de aterrizar también en Latinoamérica.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS