Christel Heydemann (Orange): “Con la fusión vamos a crear en España un competidor más fuerte para Telefónica”

La consejera delegada de Orange defiende que la unión con MásMóvil fortalecerá la competencia, garantizará la inversión y será beneficioso para el cliente

Christel Heydemann, consejera delegada de Orange.
Christel Heydemann, consejera delegada de Orange.JUAN BARBOSA

Christel Heydemann fue nombrada consejera delegada de Orange el pasado mes de abril, siendo una de las pocas mujeres que toma las riendas de una multinacional francesa y la única que dirige un gran operador de telecomunicaciones. Desde su puesto, debe pilotar el proceso de fusión entre la filial española de Orange y MásMóvil, que está siendo examinada por las autoridades de Competencia europeas. La máxima ejecutiva de Orange, en su primera entrevista a un medio en España, se muestra convencida de que la operación fortalecerá la competencia, garantizará la inversión en las nuevas redes de fibra óptica y 5G y será beneficiosa para los clientes

Pregunta. Lleva casi seis meses al frente de Orange. ¿Cómo ve la compañía? ¿Y el mercado español?

Respuesta. Orange cuenta con grandes activos que le permitirán enfrentar los desafíos del entorno macroeconómico actual mientras busca oportunidades de crecimiento y se centra en la satisfacción del cliente. Por supuesto, España es nuestro mayor mercado en términos de ingresos fuera de Francia y, junto con Polonia, contribuyen a nuestra posición de liderazgo en Europa. Obviamente, el mercado español de telecomunicaciones está bajo una presión considerable en este momento. Pero hoy, gracias a la mejora de nuestro desempeño financiero, tenemos una clara oportunidad para fortalecer nuestra posición tanto en términos de rendimiento comercial como de calidad de la red.

P. Es usted la única mujer al mando de una gran operadora europea. ¿Qué siente cuando se reúne con sus colegas?

R. Veo que la brecha de género también afecta al tipo de preguntas [sonrisas]. A mis colegas no se les preguntaba cómo se sentían en las reuniones donde solo había hombres. Soy consciente de que muchas personas pueden verme como un modelo a seguir. Es cierto que hay muy pocas mujeres al frente de las principales empresas europeas, y menos aún en el sector de las telecomunicaciones. La diversidad y la igualdad de género siempre han sido importantes para mí. Siento que una combinación de talentos es un factor esencial para el éxito, y una parte esencial para comprender las necesidades de nuestros clientes y el mundo en el que vivimos. A un nivel más personal, siento lo mismo que he sentido en mis últimos 25 años de carrera, y espero ser reconocida primero y ante todo, por mi papel como consejera delegada de Orange.

P. Orange está en proceso de fusión con MásMóvil. ¿Cuál es el objetivo final de la operación?

R. España es líder en Europa en lo que se refiere a redes de banda ancha de alta velocidad, especialmente en el despliegue de fibra. Si como país quiere mantener este liderazgo, aportando más capilaridad a sus redes de fibra y a través de un despliegue más rápido del 5G, necesita operadores con suficiente escala y capacidad financiera para invertir. Por supuesto, contar con actores fuertes en el sector digital también es necesario para la recuperación y modernización de la economía española.

Orange ha invertido cerca de 35.000 millones de euros a lo largo de sus más de 24 años de presencia en España. Empleamos directamente a más de 6.600 profesionales y nuestras operaciones en España generan también empleo indirecto para otras 30.000 personas. Seguiremos invirtiendo en España y generando empleo y, claramente, la joint venture entre Orange y MásMóvil creará un actor sostenible con una capacidad financiera y operativa mucho mayor de la que cualquiera de las compañías podría mantener individualmente. En consecuencia, ambas partes estamos convencidas de que la joint venture será generadora de valor y beneficiosa para todos los consumidores españoles, manteniendo una fuerte estructura competitiva del mercado en España.

P. ¿Teme que Bruselas ponga muchas condiciones (remedies) que limiten la efectividad de la operación? ¿Para cuándo está previsto que sea una realidad?

R. Este es ahora un proceso en manos de la Comisión Europea que analizará esta transacción con la autoridad reguladora española muy cerca, y por respeto a esta institución, prefiero no especular sobre la decisión a la que llegará la Comisión. Simplemente puedo decir que estamos convencidos de que la escala y la fuerza combinadas de Orange y MásMóvil serán beneficiosas para los clientes y mejorarán la competencia. El mercado español es hoy uno de los más competitivos y convergentes de Europa, con multitud de operadores fijos y móviles. Pero a largo plazo la capacidad de los operadores para seguir invirtiendo está sufriendo. Creemos firmemente que la creación de esta empresa conjunta conducirá a una inversión adicional en infraestructura y, por lo tanto, a una competencia más efectiva que las dos compañías no habrían podido lograr de forma independiente. Pero corresponderá a la autoridad de Competencia decidir si se requiere algún compromiso.

El papel de Bruselas

P. Se dice que uno de los objetivos de la fusión es frenar la caída de los ingresos. Pero cuando Orange compró Jazztel en 2015, tuvo que ceder activos a MásMóvil por exigencias de Bruselas y siguieron cayendo los ingresos. ¿No teme que se repita la historia y surja un cuarto operador poderoso como Digi y se mantenga la pérdida de clientes e ingresos?

R. Hoy es demasiado pronto para hablar de la evaluación que hará la Comisión Europea con respecto a nuestro acuerdo con MásMóvil. Por lo tanto, la cuestión de si es necesario algún compromiso es hipotética en esta etapa. Solo puedo repetir nuestra firme convicción de que la joint venture conducirá a una competencia más efectiva en comparación con la situación actual, particularmente en términos de infraestructuras, donde la inversión se facilitará gracias a las sinergias resultantes de nuestra capacidad combinada. Sólo podemos esperar que el proceso de autorización de la fusión tenga en cuenta las características específicas de la competencia existente mercado español que es altamente competitivo.

P. La operación va a dejar grandes plusvalías a los fondos que dueños de MásMóvil gracias al dividendo extraordinario que se repartirá tras la fusión. ¿No es un poco discutible este dividendo teniendo en cuenta que el Estado francés, es decir, el contribuyente, es el principal accionista de Orange?

R. Para crear una empresa conjunta al 50%, necesitábamos equilibrar el valor y el endeudamiento respectivos de cada una de las dos compañías. Por nuestra parte, Orange España no tiene deuda y sí dispone de considerables activos, sus infraestructuras. Como resultado, la transacción final dará lugar a un pago único a favor del grupo Orange para compensar este desequilibrio. La empresa conjunta resultante se financiará en su totalidad para crear un jugador español fuerte que sea plenamente capaz de sustentar sus propias necesidades de inversión. En lo que respecta al grupo Orange, España sigue siendo un mercado clave en nuestra visión estratégica a largo plazo y seguiremos apostando fuerte por el país, como venimos haciendo desde hace 24 años.

P. Cuando se cierre la operación, la deuda de la sociedad conjunta se disparará hasta los 12.000 millones. ¿Cómo se va a digerir este nivel de endeudamiento?

R. El apalancamiento financiero de la compañía conjunta estará en línea con el apalancamiento actual de MásMóvil. Gracias al Ebitda combinado y la generación de caja de Orange España y MásMóvil, la nueva compañía tendrá una gran fortaleza financiera. La compañía también se autofinanciará completamente con suficiente liquidez para satisfacer sus necesidades de inversión de forma autónoma, especialmente para el mayor despliegue de fibra y 5G. De cara al futuro, el acuerdo de accionistas incluye un objetivo para reducir el apalancamiento a 3,5 veces el Ebitda, lo que permitirá una posible salida a Bolsa en el futuro. Para alcanzar este objetivo, tenemos que lograr un crecimiento del Ebitda impulsado en parte, por las sinergias propias del proyecto y por la reinversión de los beneficios en la propia empresa.

P. ¿Tendrá una buena acogida una futura salida a Bolsa de Orange/MásMóvil? ¿Cuál de las dos mandará al final del proceso?

R. El acuerdo al que hemos llegado tras las negociaciones desarrolladas en los últimos meses implicaría que cualquiera de los socios podrá activar una salida a Bolsa dos años después de la integración, es decir, no antes de mediados de 2025. Además, si la compañía cotiza en Bolsa, como parte del acuerdo, Orange tendrá la posibilidad de comprar una participación de capital adicional que le permitirá tomar una participación de control en la futura compañía.

P. Los ingresos y beneficios de Orange España han caído en los últimos años. Pese a ello, ¿van a mantener su compromiso con el país?

R. Obviamente, la respuesta es sí. Si hemos emprendido una operación tan ambiciosa como la joint venture con MásMóvil, está claro que nuestra intención no es solo mantener, sino profundizar en nuestro compromiso con este país. España es uno de los países más grandes del grupo y una parte importante de nuestra estrategia europea. Y a través de esta joint venture estamos creando en España un competidor más fuerte para Telefónica.

P. El mercado español está orientado cada vez más al low cost. De hecho, el operador que más crece es Digi gracias a su política de precios bajos. ¿Cómo van a combatir esta tendencia en un escenario de crisis económica como el que estamos viviendo? ¿Van a mantener todas las marcas?

R. Orange seguirá siendo la marca estratégica que está operando en el segmento de alto valor. Es el único operador que hoy compite con el operador incumbente [Telefónica] en la oferta de paquetes convergentes que incluyen el acceso completo al fútbol. La empresa conjunta nos permitirá competir de manera más efectiva en este segmento, en particular gracias a un despliegue más rápido de fibra y 5G, así como a una mayor inversión en contenidos. Y gracias a esta mayor inversión, también se dará un impulso al mercado mayorista. Es importante recordar que el mercado mayorista ya es muy competitivo en España. Como resultado, la combinación con MásMóvil continuará apoyando el dinamismo y la sostenibilidad del segmento del mercado mayorista y minorista.

Por último, como menciona, pretendemos gestionar un amplio portfolio de marcas que den respuesta a todas las necesidades de los clientes. La cartera combinada de ofertas disponibles a través de Orange y MásMóvil hoy cubre ampliamente todos los segmentos del mercado.

Christel Heydemann, consejera delegada de Orange.
Christel Heydemann, consejera delegada de Orange.JUAN BARBOSA

¿Subirán las tarifas?

P. El sector de las telecomunicaciones en España es uno de los pocos deflacionarios pese al incremento de los costes. Vodafone ya ha avisado que subirá las tarifas cada año en función de la inflación. ¿Se plantean un movimiento similar?

R. Como todos los sectores, el mercado de las telecomunicaciones se ve afectado por el aumento de los costos debido a la inflación y la escasez de materias primas. Esto incluye, por supuesto, energía, pero también equipamiento técnico y otros recursos. En el incierto entorno actual, seguimos muy atentos a la evolución de la economía en general y de nuestro sector en particular. De todos modos, puedo asegurar que la competitividad y estructura del mercado español garantiza las mejores condiciones posibles en términos de servicio y tarifas para los clientes españoles.

P. Ya a escala general, ¿es necesario un proceso de consolidación del sector de las telecomunicaciones en Europa? ¿Se lo plantea Orange en algún otro mercado que no sea el español?

R. Es cierto que Europa es un mercado excesivamente fragmentado, con varios cientos de operadores que compiten entre sí bajo marcos jurídicos y reglamentarios ligeramente diferentes. Para la misma población o espacio territorial, los mercados estadounidenses o chinos tienen solo un puñado de operadores. Esto claramente deja a Europa en desventaja. Carecemos de la escala y la capacidad para poder competir a un nivel verdaderamente global. Este es un problema, por ejemplo, que afecta a nuestra capacidad de negociar con los seis principales proveedores de contenidos, que representan el 55% del tráfico de red y, sin embargo, no pagan prácticamente nada. La consolidación a escala europea no está realmente sobre la mesa hoy en día y no existe una política industrial a escala continental que lo haga posible. A pesar de que se están haciendo algunos progresos en Bruselas, por ahora, cada país opera de forma independiente. A nivel de países, analizamos las oportunidades a medida que surgen, y esto es lo que sucedió en España. La regla de oro es siempre crear valor para el grupo y para nuestros clientes.

P. Orange ha creado su empresa de torres Totem, como han hecho otras operadoras. ¿Qué objetivo hay detrás de este tipo de empresas de infraestructuras? ¿Por qué esas compañías de redes valen cada vez más en Bolsa y los operadores están en mínimos?

R. Totem es la towerco europea del grupo Orange que reúne nuestros activos de infraestructura móvil pasiva -alrededor de 26.000 emplazamientos- en España y Francia bajo una sola entidad. La compañía se lanzó en noviembre de 2021 y tiene como objetivo convertirse en un jugador líder en el mercado europeo de infraestructuras. La compañía tiene dos grandes ambiciones. En primer lugar, proporcionar una nueva fuente de ingresos para el grupo maximizando las oportunidades comerciales que se obtendrán de nuestra infraestructura pasiva y proporcionando soluciones de conectividad mutualizada en lugares específicos como las líneas de metro. Además, al llevar Totem a una empresa independiente, también estaremos bien posicionados ante la posible consolidación futura del mercado, sin perder el control de nuestros activos de red.

P. Primero los operadores vendieron los edificios, luego externalizaron los servicios como atención al cliente, las instalaciones o el servicio técnico, y ahora están vendiendo las redes. ¿No corren el riesgo de convertirse en un cascarón vacío, en una marca comercial? ¿En qué puede notar un cliente la diferencia entre una compañía u otra si todo está externalizado?

R. Bueno, esto no es exactamente cierto. Nuestros principales centros de llamadas en España son propiedad de Orange, y cuentan con empleados de Orange en Oviedo y Guadalajara. Continuamos manteniendo el control de nuestros activos estratégicos, como las redes. Como se ha mencionado anteriormente, hemos escindido ciertos activos de red en una empresa separada con el fin de crear el espacio adecuado para un mejor enfoque de gestión que aflore el valor real de esos activos.

En cuanto a la satisfacción del cliente, la progresión de nuestras cifras de NPS [Net Promoter Score, un índice que mide la satisfacción de los clientes] muestra claramente que nuestros clientes pueden ver la diferencia en la atención y el servicio que ofrece Orange. El enfoque en la satisfacción del cliente es un pilar de nuestra estrategia en España.

P. Los operadores se han lanzado a comercializar nuevas líneas de negocio como alarmas o energía, y, en el caso de Orange, bancos y seguros. ¿No es un poco irse del negocio principal?

R. En Orange, nuestro enfoque para cualquier forma de diversificación que esté fuera de lo que es nuestra actividad principal de telecomunicaciones siempre se centra en algunas preguntas clave. ¿Cómo puede esta actividad aprovechar nuestro papel como operador de telecomunicaciones y como proveedor de servicios en el espacio digital? ¿Crea una mejor experiencia para el cliente? Y, en general, ¿crea valor para el grupo? Todos nuestros negocios no esenciales se evalúan bajo este prisma y todos nuestros esfuerzos se moverán en esta dirección.

P. Los gigantes de Internet como Google o Facebook siguen viviendo sin reglas, fuera de los límites de las regulaciones europeas. Casi no pagan impuestos. Y tienen un monopolio en muchos segmentos del mercado. Los operadores llevan años quejándose, pero ¿qué tiene que pasar para que esto cambie?

R. Básicamente, tenemos que aplicar las mismas reglas a todos los jugadores que compiten en el mismo terreno de juego. En otras palabras, debemos avanzar en una regulación europea que garantice que estos grandes actores tecnológicos, que basan sus negocios en el uso de nuestras redes, contribuyan a los costes de red que generan. Además, las normas deben ser las mismas para todos, tanto en términos de protección de los consumidores como en el ámbito de las obligaciones. Se está avanzando en esta dirección tanto a nivel de la Comisión Europea como a nivel nacional, pero es un proceso lento y el mercado se está moviendo mucho más rápido. Tras la consulta que el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton anunció para principios de 2023, ahora esperamos que la Comisión Europea presente rápidamente una nueva iniciativa para abordar el desequilibrio actual.

P. ¿Qué opina de la gestión de MásMóvil?

R. Obviamente, y a la vista de los resultados que han obtenido, no puedo decir otra cosa sino que ¡son un formidable competidor!

P. ¿Cómo ve España y su economía? ¿Es un país en el que invertir?

R. Orange ha invertido más de 35.000 millones de euros en España y seguiremos invirtiendo. Nos hemos embarcado en esta apasionante aventura para convertirnos en el mayor operador español por número de clientes. La incertidumbre sobre la situación macroeconómica afecta a todos los países, no solo a España. Pero confiamos en el dinamismo y el potencial de este gran país, por eso permaneceremos aquí, y por eso estamos comprometidos con el futuro del grupo Orange en España.

Sigue la información de Negocios en Twitter, Facebook o en nuestra newsletter semanal

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS