Los jueces devuelven la semana de vacaciones de noviembre a las escuelas de Cantabria

La semana no lectiva comenzó el lunes 2 pero los niños han ido a clase porque un decreto de la consejería de Educación anulaba el descanso. Los sindicatos se encerraron en la consejería el viernes pasado para protestar contra la decisión del Gobierno

Más de un millar de personas, según los sindicatos, se concentraron el viernes ante la consejería de Educación de Cantabria para protestar por la suspensión de la semana de vacaciones.
Más de un millar de personas, según los sindicatos, se concentraron el viernes ante la consejería de Educación de Cantabria para protestar por la suspensión de la semana de vacaciones.

Los escolares y centros educativos cántabros han visto en los últimos cuatro días cómo el Gobierno autonómico les cancelaba su semana de vacaciones de noviembre, se reanudaban las clases y, al día siguiente, los jueces les volvían a devolver su periodo no lectivo.

“Esto es un despropósito. Los directores estamos como locos convocando claustros online para tratar de avisar a todo el alumnado de que mañana no hay clase. Yo no voy a dudar de la buena fe de las decisiones políticas, pero se han equivocado de pleno, y las familias y los centros somos los que pagamos las consecuencias”. Así resume Luis Celis, director del IES Vega de Toranzo de Cantabria, el desconcierto de la comunidad educativa que ha llevado a la Junta de Personal Docente a pedir la dimisión de la consejera de Educación, Marina Lombó, después de que los jueces rechazaran su cancelación de las vacaciones. Lo hicieron en unas medidas cautelares solicitadas por el sindicato CCOO.

El Gobierno de Cantabria ha emitido una nota en la que asegura que acata el auto y que no lo recurrirá “por responsabilidad y para evitar una mayor incertidumbre a las familias”. El Ejecutivo asegura que si optaran por recurrir, “podría suponer el retorno a las aulas al final de esta misma semana”. También ha recordado que optaron con suspender las vacaciones "para frenar la expansión del coronavirus. Se consideró que podría reducir los desplazamientos dentro de la Comunidad Autónoma”, afirma el Gobierno. Y confirma que este miércoles, jueves y viernes de esta semana serán no lectivos para todos los estudiantes no universitarios de Cantabria. Cantabria permite la libertad de movimiento entre municipios, lo que podría favorecer la movilidad ante una semana de vacaciones, ya que solo tiene establecido el confinamiento perimetral de la comunidad autónoma.

Conflicto desde el miércoles

El conflicto comenzó el pasado miércoles. La consejera de Educación convocó tanto a los sindicatos como a las familias para notificarles que se anulaban las vacaciones previstas para la semana del 2 al 8 de noviembre. “Nos dijeron que lo hacían por motivos sanitarios, porque tenían informes que recomendaban que los niños continuaran con las clases para respetar los grupos burbuja y las familias no tuvieran que recurrir a los abuelos”, explica Leticia Cardenal, presidenta de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Cantabria. “Nos avisaron con dos días de margen, y nos desmontaban todos los planes de conciliación que las familias habíamos previsto”, explica Cardenal. “Nos dijeron que era absurdo que se fueran de vacaciones y que a la vuelta ante un mayor número de contagios tuvieran que cerrar las escuelas”, añade Cardenal.

El mismo viernes los sindicatos de la Junta de Personal Docente mostraron su oposición a la medida. “No nos explicó en qué basaban la decisión, y no nos pareció que estuviera suficientemente argumentada y que no se hubiera contado con nosotros para nada”, explica Jesús Aguayo, del sindicato STEC. El viernes, dos días después de la reunión, coincidiendo con el último día de clase antes de las vacaciones, se publicó en el boletín oficial de Cantabria la resolución con el cambio del calendario escolar. CCOO, ANPE, STEC y el sindicato TU (Trabajores Unidos) recurrieron la medida ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria por considerar que se estaba vulnerando el derecho a la libertad sindical y que no estaban suficientemente acreditados los motivos sanitarios. Además, CCOO pidió el 2 de noviembre como medida cautelar que quedara sin efectos la resolución de la consejería que anulaba las vacaciones. Y es la respuesta a esa petición de CCOO lo que ha devuelto las vacaciones a los centros educativos de Cantabria.

“Decidimos recurrirlo porque se hizo sin seguir los cauces de negociación establecidos por la ley. Además, era una decisión que no tenía nada que ver ni con lo pedagógico, ni con lo sanitario, como ha dicho el juez. No vale todo, y aquí la covid se está utilizando para justificar decisiones contradictorias. CCOO hemos plantado cara ante este atropello y la justicia nos ha dado la razón”, explica Conchi Sánchez Gutiérrez, responsable de la Federación de Enseñanza de CCOO en Cantabria.

En medio de la batalla judicial, la Junta de Personal Docente se encerró el viernes en la consejería de Educación y cerca de un millar de personas, según los sindicatos, se manifestaron ante la consejería esa tarde. Y los estudiantes de Bachillerato y Secundaria convocaron una huelga coincidiendo con el nuevo periodo lectivo.

El lunes 2 se reanudaron las clases, aunque en algunos institutos, como el Vega de Toranzo apenas acudió a clase un 7% de los estudiantes. Y al día siguiente, el martes 3 por la tarde, el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria publicaba la suspensión cautelar de la medida y la cancelación de las clases a partir de la mañana del miércoles. Entre los argumentos del juez: “La eliminación de periodos no lectivos programados previamente (...) no se encuentra entre las medidas para prevenir los riesgos de contagio”. Además, asegura que no queda amparada por el decreto de alarma del Gobierno central, ni por el protocolo de la consejería de Educación con las medidas covid.

“Ahora tenemos que volver a la casilla de salida, ya nos han descuadrado la planificación familiar dos veces. Es un papelón para el que tenga que ir a trabajar mañana a las ocho y hubiera cancelado sus vacaciones”, explica Leticia Cardenal de la federación de asociaciones de familias. Jesús Aguayo de Stec apostilla: “Las familias volviéndose locas, los profesores rehaciendo sus programaciones, los directores enloquecidos tratando de localizar a sus alumnos. Todos somos víctimas de una ocurrencia”.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Fe de erratas: En la primera versión de este texto se publicó por error que en Cantabria había habido puente este fin de semana y la semana no lectiva comenzaba el martes, cuando se trataba del lunes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción